Prologo



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reencuentro ║ Adam
Miér Jun 19, 2013 12:47 am por Amanda L. Dawson

» Stay for a while [ Svetlana ]
Lun Jun 10, 2013 2:39 pm por Lovisa Hellberg

» #Registro de PB
Dom Jun 09, 2013 4:22 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Identidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Facultad y Carrera
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Fraternidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» ¡Pide Rol!
Dom Jun 09, 2013 9:15 am por Kirsten Dürren

» @AMPROCK°
Jue Jun 06, 2013 9:48 pm por Adam Phoenix

» Cerveza gratis [1-1]
Jue Jun 06, 2013 9:40 pm por Adam Phoenix

Administración



NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL



El tiempo




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Vie Oct 28, 2016 11:46 am.
Créditos



Todos los derechos reservados bajo la propiedad de creative commons.
Historia y descripción de grupos a cargo de ALIDEY D. PAIKANOVA.
Skin & gráficos diseñados por LISSET I. PAIKANOVA.
PERSONAJES CANON CREADOS POR SASCHA E. NOLVAK.



Afiliados


Titulo aquí
I
II
III
IV
V
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Cabron 2
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
lalala
Aquí contenido de la pestaña 5

Por debajo de la mesa.(Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Jue Mar 14, 2013 3:21 pm

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix
Parte del día me la había pasado haciendo tareas que tenía atrasadas desde hace tiempo. Tener a los profesores preguntaran en dónde estaban mis trabajos ya era un fastidio tener que soportarlos las horas para retenerte después de las mismas para saber por qué el retraso. Ahora me faltaban unos cuantos libros de la clase de ayer.

Estando ya en la biblioteca dejé mis cosas sobre una mesa, alzando la mirada por los estantes buscando un mueble por el cual comenzar la búsqueda de mi libro, deje que mis labios soltaran un largo suspiro. Caminé hacia los grandes pasillos paseando mi dedo incide por los títulos de los libros queriendo que apareciera el maldito titulo para acabar de una vez y tener mi noche libre. Pero no, el jodido libro no decidía aparecer. Mis tacones siguieron al siguiente pasillo con pasos casi arrastrados por las ganas de salir de ahí. Otro pasillo, demonios, días como estos maldecía el porque tenia que ser tan extensa la biblioteca.

Salí de esa sección y cruce la zona de mesas de madera para el otro lado de grandes estantes, me adentré a seguir para recargar mi frente al estante viendo hacia el piso, un cigarrillo echo en casa me desestresaria sin duda alguna, se me hizo agua la boca, lamí mis labios y me incorporé moviendo mi cabeza de un lado al otro hasta que oí el crujir de alguna vertebra. Al tiempo que cerraba mis ojos respirando hondo, mi diestra enseguida se fue a sobar atrás de mi hombro deteniendo el codo de este brazo con la izquierda, termina para irte a relajar Svet. Y qué sorpresa al abrir mis ojos cuando...

Por debajo de la mesa.




My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Vie Mar 15, 2013 6:03 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Ese día, se unió a un nuevo club, al club de aquellos que iban de noche a la biblioteca. En su texana cabeza, la noche aun la asociaba con cosas como fiestas, alcohol y en último lugar dormir, pero la universidad le había enseñado una gran lección, los profesores se olvidaban de que era ser joven. Si, quizás era su error dar por sentado que sus estudios se limitaban al día y era esa noche cuando comenzó a pagar la factura. En un par de días debía entregar un trabajo y quería tenerlo listo esa misma noche. Tampoco era un HDP despreocupado con sus estudios. El tenia ese hermosos súper poder de ir de fiesta todas las benditas noches y al día siguiente estar en clases a primera hora con una enorme sonrisa en los labios. Se vería como los mil demonios, si. Parecería que alguien hubiera abusado de él constantemente, si, pero ahí estaría y tomando apuntes.

Luego del entrenamiento de Lacrosse que se extendió más de la cuenta, tomó un baño, largo, largo baño. Sus compañeros tenían la extraña visión de compañerismo y dejar al capitán molido como una manzana en la mochila de un niño de primaria, era su manera de expresarle su cariño. Tomó un cuaderno y un par de lápices y se encaminó hacia la biblioteca. Fuera hacia frio. Que sorpresa. El dios del clima amaba Rusia. Se tomó su tiempo para recorrer la universidad y fumarse un cigarro antes de penetrar en el lugar lleno de sabiduría y con olor a viejo. Sentía como si fuera a entrar a la iglesia y todos sus demonios fueran a ser exorcizados de su cuerpo. Solo le quedaba el consuelo que al salir de la biblioteca seguiría siendo el mismo de siempre.

Con resignación, botó la colilla del cigarro al suelo y la pisó. Miró a su alrededor a la poca gente que transcurría a esa hora. Entró de una jodida vez por todas al lugar. Había muy poca gente. Unos desparramados por aquí y otros por allá. No le prestó mucha atención a nadie, solo fue hacia una mesa desocupada y dejó ahí sus escuetas cosas. Sabía de memoria el libro de mecánica que debía pedir. Esa era su biblia, aparte de la revista Playboy. Salió de la sección de las mesas y fue hacia los enormes estantes de libros. Solo para sacar la vuelta y evitar ese momento en el cual tendría que concentrarse, hiso la vuelta larga hacia el lado donde estaban sus temas. Sus pasos eran silenciosos y lentos, más firmes y vagos. Se sentía en el jodido mundo de Narnia. Un sonido llamó su atención. Bueno, en ese lugar hasta las moscas llamaban su atención y se convertían en los seres más atractivos del mundo. ¿Era sonido de tacones? Claro, no faltaba la que llevaba de esas cosas en lugares donde el silencio era alabado con velas y oraciones. Personalmente a él le daba lo mismo ya que al meterse en el libro, todo el mundo desaparecía. Solo por mera curiosidad, avanzó hacia el siguiente estante donde sabía que estaba la fuente del sonido. Que sorpresa o mejor dicho que pequeño era el mundo. Con la cabeza apoyada en el librero estaba Svetlana. No sabía si seguir avanzando o preguntarle qué demonios le pasaba, por lo que se quedó mirándola un segundo. Se frotó uno de sus ojos con la diestra al escuchar ese crujido características la de vertebras cervicales. “Que torpe”, pensó con cierta diversión y una pisca, solo una pisca de preocupación.

- ¿Necesitas ayuda hermanita?- avanzó un par de pasos más adentrándose en el pasillo que creaban dos estantes paralelos. Parecía un mundo diferente cada uno de esos enormes pasillos gracias a lo alto de los estantes. Se apoyó en el contrario del que estaba ella y cruzó sus brazos, con esa típica sonrisa de niño brillante que se lo sabía todo- ¿Un masaje quizás? Dicen que soy muy bueno con las manos.






I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Miér Mar 20, 2013 1:48 am

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

-Mi hermano preferido... -Abrí mis ojos sin voltearlo a ver, de reojo ví como se iba acercando hacia a mí.( Y con mis palabras no hacia broma alguna, de los nuevos hermanos él era con el que mejor me llevaba, con los otros dos era una convivencia mas incomoda, complicada, etc… pero con Danny la cosa era tan compleja como sencilla y era exquisito.)Quedó fuera de mi parámetro visual, fue entonces cuando giré sonriendo despreocupada. No pensaba encontrármelo aquí de ninguna forma menos a esta hora ya casi anochecía y pues ni yo querría estar aquí ahora. -Ya hay alguna especie de fiesta en la biblioteca a la cual no estoy invitada, espero que no… No éramos de estar aquí pero tampoco me consideraba irresponsable.

Al oír sus siguientes palabras alcé mis cejas fingiendo sorpresa en mi expresión-¡Oh! ¿Enserio, y quiénes dicen eso? No, olvídalo no me contestes..-Fui caminando a su dirección los pasillos no eran tan amplios así que no tardé en quedar cara a cara con el. Me hice un poco hacia delante para dejar mis labios al costado de su oído susurrando después.-Mmmmm sí yo creo que sí-Me incorporé para dar una media vuelta así de cerca de él echando a un lado mi cabello.Puedes empezar, Danny- No me haría nada mal un buen masaje que el presumía poder darme y la verdad no lo dudaba ni un segundo teniendo esos brazos, ese cuerpo, ese rostro y esa picardía perdería la cuenta de a cuantas chicas seguramente ya habían tenido ese “privilegio”.

-Si me gusta, te pago, sino me tendrás que compensar de alguna manera- Bromé con él riendo un poco-Quiero encontrar un libro, terminar mi ensayo de una vez y largarme de aquí…- Suspiré dejando todo el peso de mi cuerpo en una pierna dejando mi cadera descansar al costado.


Por debajo de la mesa.










My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Miér Mar 20, 2013 2:26 am


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

- Quien más que yo- dijo sonriendo de medio lado. Se mantuvo quieto, sereno, imperturbable, como siempre, pareciendo dueño de la situación y de su propio cuerpo. No siempre era así, habían veces que dejaba que su lado más animal lo controlara. Pero en ese momento estaba jugando al juego del hermanastro y la hermanastra, uno de sus juegos favoritos. Contempló la espalda de la rubia hasta que ella se giró, haciéndole sonreír por completo. Había que admitir algo que de seguro ella sabia jodidamente bien, ella era hermosa, quizás una de las más atractivas mujeres que él conocía. pero vamos, no era solo por ese par de grandes atributos que ella no disimulaba tener o por esas dos largas piernas en las cuales te perdías al seguir el recorrido, no, eran esos dos ojos azules. Esos ojos podían comerte vivo o hacerte nadar en un dulce y cálido mar. Todo su poder estaba en ese par de profundas lagunas. No sabía si ella era consciente del hecho de que ella era más que un cuerpo en el querrías introducirte hasta conocer cada rincón, pero el había captado la esencia de la rubia hace mucho, mucho tiempo. – Donde yo valla hay fiesta. Podríamos naufragar en una isla desierta y créeme que te divertirías más que nunca.

Dejó su ego a un lado, solo por un segundo ya que este estuvo a punto de salir al formular ella aquella pregunta. Quedó con las palabras en la boca ya que ella cortó inmediatamente la pregunta. Frunció el ceño viendo que se traía la rubia esta vez. Sus ojos no se despegaron de ella ni al tenerla casi pegado a él. Su sonrisa lobuna recibió a ella y su cercanía.
- ¿Tú crees o tú sabes? No es primera vez que te voy a tocar, Svetlana. ¿Sufres de Alzheimer o eres de estas personas que solo recuerdan lo que les conviene? – preguntó observando su cuello listo para el justo en frente de él. frotó un par de veces sus manos para calentarlas, luego sus manos se posaron sobre su cuello, moviéndose lentamente, generando un poco de presión sobre los músculos. Sus pulgares se fueron directamente a su nuca, acariciando la sensible área mientras el resto de sus dedos hacían los suyo. – No tienes que pagar, todo queda en familia-le murmuró cerca de la piel de su cuello, dejando su cálido aliento ahí. Sus manos se desviaron un poco de su cuello y avanzaron hasta sus hombros, volviendo nuevamente– Con razón tienes tantos nudos, necesitas relajarte un poco. – dijo mientras sus manos se cambiaban de posición de nuevo, esta vez yendo hacia adelante, deteniéndose a la altura de sus clavículas. Bajó sus labios hasta su nuca, rozando sus labios en su piel, haciéndole notar la sonrisa que comenzaba a formarse en sus labios y el movimiento de estos al hablar- ¿Cómo va todo ahí adelante? ¿Voy bien?- preguntó con cierto aire de falsa inocencia que en el sonaba mas a perversión pura. El podía recitar el rosario en medio de una iglesia y de todos modos sonar a una propuesta indecente. Dejó un rápido beso en su nuca antes de erguirse nuevamente y seguir con el masaje.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Jue Mar 21, 2013 1:27 am

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

-Más que esa noche en la por mera casualidad los dos tuvimos que ir temprano a la “escuela”-Remarcando esa ultima palabra en forma de comillas con mis dedos- O mejor dicho a esa cabaña que nadie de la familia tiene conocimiento, buen jacuzzi…- Bajé la voz en esa última oración, casi en susurros-Porque si lo es, hermano, llévame a esa isla… Sus tibias manos comenzaron a hacer contacto con mi piel, con presión pero siempre delicado conmigo. Independientemente de las maravillas que hacia con sus manos, él hacia que su presencia fuera realmente algo que yo apreciara, su manera de ser sin ningúna intención de esconderla, o agradarle a alguien solo estaba satisfecho con lo que él era, para él y nadie mas.

-Digamos que es amnesia selectiva, por el lugar, no quieres que ponga a recordarte cosas… la situación se tornará algo tensa…-Cada paseo de sus manos sobre mi cuello hacia que mis brazos cayeran a los costados quedándose flojos, podría sentir casi tomo mi cuerpo a punto de flotar. Mis ojos se fueron cerrando al tiempo que respiraba hondo.
-Te haré mi masajista personal, Danny… tus manos… mmm-Sus manos ya no era lo único que yo sentía esa textura suave era de sus labios, como confundirlos, habló sobre mi piel y mis vellos de punta. Solté un suspiro leve de satisfacción asintiendo con la cabeza- Todo va bastante bien… vas por muy buen camino-Mordí mi labio inferior soltándolo poco a poco con una amplia sonrisa de agradecimiento, no se me olvidaba que era bastante bueno en esto pero una que otra demostración de vez en cuando, no estaba mal.

-Yo también soy buena con las manos, hermano, cuando quieras te masajeo a ti… Abrí despacio los ojos, como por arte de magia ahí estaba el estúpido libro dos libros a la izquierda, me alegré estar encerrada aquí cambiaria pronto
-¿Tú piensas tardar en lo que viniste a hacer..? Te invito un trago o lo que sea, cambiaste mi humor nocturno con el que entre por esas puertas, gracias..- Pero por favor, que no se detenga, dos minutos más y terminaría rendida en sus brazos completamente relajada.


Por debajo de la mesa.






My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Vie Mar 22, 2013 10:03 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Bajó la mirada al suelo soltando un par de carcajadas roncas. Bien, bien, la rubia tenía muchos más ejemplos de lugares donde ellos lo había pasado mejor que en aquella biblioteca que olía a muerto o en aquella imaginaria isla que aun no visitaban. Bueno, eso se debía primordialmente a que ellos no tenían una relación típica de hermanos, no si el “incesto” podría llamarse normal. Sabía que ambos no tenían la misma sangre, si fuera así la rubia tendría otro trato de parte de él, pero si ahora compartían la misma familia, cosa que le ponía un poco de pimienta a la relación de ellos. Si, era un poco de morbo mezclado con innegable atracción lo que movía a ambos a escaparse por ahí y hacer cosas que dos hermanastros no haría comúnmente. La rubia era un veneno que l no podía dejar de beber. Si su personalidad adictiva le impedía siquiera dejar de fumar, menos iba a dejar la manía de querer calentar las sabanas de la rubia.

- Creo que puedo superar esos dos ejemplos sin necesidad de ir a ninguna isla- respondió un poco distraído ya que estaba completamente concentrado en su masaje. La única razón por la que sabía de esas cosas era porque su entrenador le había enseñado como hacer que los músculos se relajaran después de un largo y agotador partido de Lacrosse. No iba de cama en cama haciendo masajes. Su ropa duraba tan poco puesta que no alcanzaba a mostrar el resto de sus talentos. – ¿Qué, la biblioteca te intimida?, ¿acaso nunca te has puesto a jugar entre los estantes?- la provocó mientras sus manos se volvían más lentas aun, haciendo más presión sobre ciertas zonas especificas de su cuello

Sus manos comenzaron a anunciar que estaban a punto de terminar su misión. Sus últimas pasadas fueron más suaves que las anteriores. Entre tanta calma y silencio, el pecoso no pudo evitar reír.

- Sabes, está muy mal que me insinúes tu habilidad con las manos y después me digas hermano. Muy mal rubia, te irás al infierno. – dijo negando con la cabeza. Su pregunta lo trajo de nuevo al mundo real. Joder, tenía que hacer aquel trabajo. En el único día que él se proponía ser un buen estudiante y dejar de lado la vida nocturna para hacer su tarea, aparece el diablo disfrazado de rubia y lo tentaba. – De nada, pero sí, creo que tengo para un rato más. Toma tu libro y acompáñame a buscar el mío. – dejó una rápida mordida en su cuello antes de soltarla y comenzar a caminar en dirección a donde él sabía que estaba su libro. No se molestó en esperarla no en asegurarse que lo siguiera, conocía a la rubia muy bien. El castaño siguió avanzado, introduciéndose en la selva de papel. Siempre había dicho que le jodia que a su sección la habían dejado para el ultimo en la biblioteca, pero a veces parecía muy conveniente estar perdido entre la nada. Giró hacia el pasillo que le correspondía y comenzó a buscar con la mirada lo que buscaba.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Dom Mar 24, 2013 4:20 am



Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

El había propuesto la idea de la isla y tal vez en algún futuro cercano, antes de enredarse y dejar sus ropas tiradas por ahí se aferraría a esa idea que no le sonó mal.-Intimidada, lo que pasa es que no son tan afortunados como para juguetear en la biblioteca…-Reí con el después de oír algo sobre el infierno ya que el mensaje estaba tan bueno que aseguraba estar en modo de zombie.-Estamos en la biblioteca no en la iglesia, Danny, de todas formas, ten por seguro que sí, y que tu te vienes conmigo. ¿O qué a ti también te da amnesia selectiva y ya te olvidaste lo que hacen mis manos?-


Maldición ya tan rápido, ya me sentía mejor que hace unos minutos atrás pero por favor un poco más. No había acabado nada mal. La mordida en su cuello fue suficiente para estirarse por el libro e ir siguiendo sus pasos atravesando parte de la biblioteca. De hacer mi trabajo o seguir al diablo pecoso al infierno y arder; la respuesta era bastante obvias, mis tacones me adentraban cada vez mas a la gran biblioteca que parecía no tener un final.

Llevando mi libro bajo el brazo, me encontraba a pocos pasos de mi apuesto hermanastro. Talvez algunos compañeros de diferentes clases o similares ya se habiam dado cuenta del juego que él y yo habíamos empezado a jugar desde hace poco menos de un año. Nos conocimos y enseguida quisimos provocarnos, pero a pesar de lo que hibiese o no pasado, tratabamos de alguna forma ser discretos aunque a ninguno de los dos se nos daba ese aspecto como ahora, hacíamos nuestra luchita; por nuestros padres y hermanos.
Subimos bajamos, sabia de memoria en donde estaba descansando entre tanto labetinto ese libro, eso era obvio no notaba sus pasos inseguros al andar sabia a donde quería ir y ahí iba yo.

-Vamos, el libro no es tan viejo, cierto? Te lo piden mucho o algo asi no te haz parado en ningún estante a verificar si vamos por el buen camino. A lo que vienes, me ecanta..- Por las ventanas grandes y una que otra del techo era apreciable que el sol ya habia dicho adios hace poco tiempo. Nos detuvimos en un estante, al parecer la busqueda había terminado y el estudio seguía..¿no?--Al fín..- después de eso salió una risilla de alivio, en esa zona de la biblioteca no habia casi nada degente y decir cási ya era bastante, los que se la vivian aquí buscaban espacios comodos con lamparas y seguir alumbrados. Aquí la situación ya no era la mas conveniente para leer un libro y quedarte.



Por debajo de la mesa.





My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Lun Mar 25, 2013 12:22 am


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

El pecoso no apartó los ojos de los libros aunque escuchó cerca de él la voz de la rubia quien le había seguido el paso a la perfección. Estaba concentrado ya que sabía que la gente sacaba los libros a su antojo y la bibliotecaria los volvía a poner pero no en el lugar exacto. Cuando encontró el libro que buscaba lo casó y comenzó a hojearlo.
- Que te puedo decir. Se lo que quiere y voy por ello- comentó un tanto distraído. Obviamente la rubia no sabía que los estantes estaba separados por secciones y el estaba un par de estantes lejos de la suya. Se había detenido un instante. – Bingo- murmuró cuando apareció la página deseada. Miró de reojo a la rubia sin esconder esa sonrisa tan clara como el agua que siempre mostraba sus intenciones. – Escucha- le dijo a la rubia pidiendo su atención. No le iba a hablar sobre mecánica, de hecho lo que tenía en la mano era una novela, pero no una común y corriente. El castaño aclaró su garganta y luego humedeció sus labios antes de comenzar a leer. - El camino completo hasta llegar al fondo de ella fue caliente, húmedo y eterno. Pareciera que nunca iba a llegar a un fin, ni tampoco quería hacerlo, su interior lo recibió como si estuviera en su hogar y siempre hubiera pertenecido ahí. Pero hubo un punto en el cual su larga longitud se enterró tan profundo en ella que pudo sentir como si su miembro tocara su alma, ahí, en lo más profundo de ella. Ella gimió, gimió como nunca el antes había escuchado y fue música para sus oídos. En ese momento perdió por completo su cabeza. Dejó de ser un hombre y pasó a ser un animal, un animal hambriento de ella, un animal al cual nunca hubieran alimentado y ahora no pudiera parar de comer aquello que le había sido negado.

El castaño avanzó un par de pasos hacia ella, quedando al frente justo en el momento en el cual su ronca voz, aun con esa pizca de acento texano, dejo de retumbar en el silencioso lugar. Le quitó el libro de las manos y lo dejó en el suelo, sin tardar mucho en remplazar sus vacías y pálidas manos de mujer por el libro que el antes había tenido en sus propias manos. No lo soltó hasta que se aseguró que ella lo tuvo firme en la pagina que el había estado leyendo.
-Lee para mi, Svetlana.- le murmuró acercándose a su oído, dejando su tibio aliento en su piel. Puso sus manos en la cintura de ella, pegando su cuerpo al de él. -Quiero escucharle leer para mí. – no era una petición, era una orden y ella lo sabía. Quería escuchar lo que seguía de aquel libro a través de sus labios, con ese acento ruso que podía hacer que cualquiera se corriera de solo escucharla hablar. Hundió su rostro en su cuello, aspirando el dulce olor de su piel, moviendo su cabeza lentamente dejando con su nariz una suave caricia.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Lun Mar 25, 2013 1:41 am

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

Lo observé detenidamente, hojeo un par de veces el libro hasta que comenzó a leer fue entonces que guardé silencio por completo, esto estaba por empezar. Cada palabra despertaba cosas distintas que con él anteriormente ya había experimentado, pero ahora, sin tocarme, mis labios se abrieron apenas para dejar escapar aire, no estaba boquiabierta, pero mi boca y otras partes de mi cuerpo se habían humedecido porque tuve suficiente con el segundo punto, en el que se detuvo a respirar y seguir leyéndome. Yo era la pirómana sin un encendedor con montones de pólvora, él era ese encendedor, estaba en llamas cuando el terminó de hablar.

Toda la situación que sus labios habían dicho estaba ya en mi mente pero con diferentes anfitriones.

Se detuvo y pasé saliva, esos dos ojos verdes ya se había apoderado de mi cuerpo. Tomé el libro firmemente sin dejar de observarlo, cerrando mis labios. Oí su ronca voz, que hizo mis dientes apretarse y tensar mi mandíbula. Sinceramente no quería leer en este momento tenía más cosas en la mente pero la idea no tardo en agradarme al cien porciento. Entonces, sí, iba a leerle, me excité toda vía más cuando me tocó y me pegó a él. Mis brazos se alzaron ya que él estaba a la altura de mi cuello y así no podría leer a gusto, pasé mis brazos sobre sus hombros, con cuidado para no perder la página del libro.Relajé mi boca y relamí mis labios para bajar la mirada al libro – sin moverme tratando de parecer fuerte o con una pizca de auto-control, pero a quién demonios quería engañar, a estas alturas, era ridículo mi intento. Danny sabía como ponerme a hervir en menos de un abrir y cerrar de ojos– y comencé a leerle..-Entonces sintió su miembro salir de su calidez despacio, ella pudo ver en sus ojos, que la mirada era distinta, era una mirada feroz que le quitó el aliento en segundos pues en ese mismo instante sintió otra emboscada de placer en su alma, el vaivén estaba en acelere continuo. El pudo sentir como las uñas de su acompañante se encajaban en la piel de su espalda aferrándolo a su húmeda y salada piel que en un momento fue dulce. La puerta, ventanas, la habitación ya no existía para los dos, solo la cama que chirriaba al compas de cada embestida. Los suspiros que el le regalaba en su oído complementaban el deleite que ella ya no podía seguir reteniendo, un calor interior asfixiante, recorría su cuerpo haciendo que ella al tiempo que lo mojaba, gritara a todo pulmón. El sentía a la perfección cada contracción de ella Pero para ninguno de los dos pareció ser suficiente, sus piernas temblaban aún con él dentro de ese manantial infernal. –“Más, amor, te suplico que no pares de hacermelo”–Esas últimas palabras fueron a pocos milímetros del oído de Danny, mi pierna subió despacio por su cuerpo.-¿Danny...? tengo calor... y ganas de...
Por debajo de la mesa.









My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Mar Mar 26, 2013 2:18 am


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Hubo una sonrisa en su rostro, por unos escasos segundos al comenzar a escuchar su voz seguir lo que el había comenzado. Su voz se metió en su cabeza, tan dentro, tan profundo que sintió que era su él quien estaba profanando el cuerpo de ella en aquellas páginas. Apretó las manos en su cintura, arrugando su ropa entre sus puños. El también estaba perdiéndose, estaba comenzando a abandonar su cuerpo y dejando que esa parte suya, esa más salvaje y sedienta de su miel apareciera. Cada palabra leída, cada oración formada, cada una de ellas era una llama que comenzaba a quemarlo. Su cuerpo lo sabía y lo sentía. Quería beber de ella y saciarse.
Su mano tomó su pierna y la elevó, dándose espacio entre sus piernas. Presionó su despierta erección sobra su abdomen, haciéndole notar que producían sus palabras en el. Lentamente su cadera se movió contra la de ella, quemándolos con la fricción entre ambos. La necesitaba, tanto como necesitaba que siquiera leyendo. Sus labios fueron los únicos que saciaron su apetito, devorando su cuello con lentos besos seguido de mordidas cortas y cada vez más fuertes. Sus últimas palabras no lograron reventar esa burbuja que los encerraba a ambos y los apartaba de aquella biblioteca a sabiendas que podría aparecer alguien.

Supo el momento exacto en el cual el perdió su humanidad. Fue ella, fueron sus palabras, su petición. No iba a dejarla así, no iba a dejarla con hambre.
-Shhh, sigue leyendo-le gruñó en el oído mientras sus manos soltaban su pierna y se iban directamente a su pantalón el cual desabrochó hábilmente. Sus ojos se fueron por primera vez desde que ella comenzó a leer la buscaron y eran diferentes a los de hace un rato, ahora estaban mas oscuros, mas deseosos, como si fuera un hombre diferente. Le sonrió, pero esta sonrisa no tenía ni una pizca de humor, no, esta tenia lujuria, de la pura. Sin dejar de verla fue bajando, lentamente, hasta quedar arrodillado frente a ella - Quiero escucharte, Svetlana.- nuevamente que una orden más dura que antes que se potencio al bajarle toda la ropa hasta las rodillas. El castaño pasó las manos entre sus muslos separándole las piernas. Dejó un beso en la para interna de su muslo derecho y volvió a mirarla- Si paras, yo paro.- fue una advertencia que iba a cumplir y ella lo sabía. El pecoso dio la primera y lenta lamida a su intimidad, sintiendo lo húmeda que estaba para el ya. Se lamió los labios sin despegar la mirada de ella, modulando bien claro y firme “sigue leyendo”.





I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Lun Abr 01, 2013 3:04 pm

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

Habíamos interpretado a la perfección cada palabra de ambos. El simpre echo de sentir su erección sobre mi rozándome con mi pierna en su brazo y la lengua en mi cuello eran suficiente perdición para mi autocontrol. Mis manos estuvieron a punto de perder las paginas del libro. Pero pude dejarlo en la misma página sin dejar que este se cayese de mis manos. Ya lo habíamos perdido todo y ambos sabíamos que remediaríamos la necesidad de tener aunque fuese un poco del otro. Por ahora. No teníamos opción.

Después de oír su orden con esa voz tan dominante en mi cuerpo mi pierna cayó al suelo al igual que mi pantalón y mi pantimedia. En cuanto me miró asentí. Iba a seguir leyéndole pero ¿De pie? De eso no estaba segura. Abrí el compas de mis piernas. Parpadee un par de veces recuperando un poquito de cordura, solamente para permitirme seguir con la lectura. La poca luz que apenas entraba de una ventana fue la que enseguida llamó mi atención. Solté un bajo gemido cuando su tibia lengua mojó aún más mi intimidad. No podía quitarle la mirada de encima cuando se ponía de esa manera. Como pude me fui recargando en un estante de libros dejando mi cuerpo resbalarse hasta quedar sentada en el suelo. . Con las piernas flexionadas dejando que el regresara sus labios a mi entrepierna. Tome el libro firmemente para recuperar mi lectura.

-Entonces no pararé nunca de hacerte mía, ni siquiera cuando me pidas que pare, sabes que después de esto no lo haré.-Fue lo que el gruño en su oreja esto se había convertido en algo más que sexo, era un juego de lujuria que no terminaría. Ella lo supo cuando le ordenó con la misma voz de animal sediento que se pusiera a gatas para el. No tardó mucho en estar preparada por que el ya la estaba viendo parado frente a la cama, acarició un par de veces sus nalgas mientras ella arrugaba las sabanas con las manos expectante..No pude evitar soltar otro gemido cuando Danny volvió a apoderarse de mi intimidad con esa lengua que me había arrancando varios orgasmos antes. Lo estaba disfrutando más que él. Tal vez. Pero lo hacía tan bien que mi mano derecha fue a su cabello enredando mis dedos en su castaña melena pegándolo más hacia a mí. La otra mano sostenía el libro. No iba a parar hasta que el me lo ordenara.-Eres una chica traviesa… ¿Sabias…?-Sin dejarle responder esa pregunta, enseguida soltó una nalgada sobre su piel mojada de la corrida de hace un rato. Ella asintió con un jadeo de sorpresa placentera. El ya tenía su miembro acariciándola encima, entro hasta el fondo sin dificultad alguna esta vez deleitándose milímetro a milímetro el recorrido instantáneo. Una mano la tomaba de la cadera mientras la otra ya estaba dejabo de su abdomen estimulándola del clítoris. Ella estaba enloqueciendo cada segundo que transcurría, el pretendía hacerla correr de nuevo. –¿Mas..?–Apenas alcanzó a oírla entre los gemidos y jadeos de ambos.–Tú me pediste más y es lo que te voy a dar, eres mía…

No sabía como me las había maniobrado o si él me había ayudado a sacarme una pierna del pantalón. Pero ya estaba más cómoda apreciando cada lengüetazo con gemidos reprimidos por estar en la biblioteca, no solté su cabello, me aferraba a el dándole a entender que no quería que parara.

Por debajo de la mesa.





My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Sáb Abr 06, 2013 4:11 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Su cuerpo se fue adaptando a ella, quedando casi echado en el suelo para poder tener más acceso a ella. Joder, su sabor, conocía ese sabor. Incontables veces lo había tenido en su boca, torturándolo por horas luego que el se alejara de ella o días después cuando anhelaba tenerlo de nuevo. Ella era pura miel y el estaba sediento por beber de ella. Con el sonido de su voz, su boca comenzó su trabajo. Su lengua la lamió por completo, sin dejar ni un centímetro sin su atención. Su boca quería más que eso, por lo que comenzó comérsela como si no hubiera hoy ni mañana. Su boca se movía con insistencia, sintiendo que de a poco se iba perdiendo mas y mas en ella, en el lugar donde estaba. Le importaba un carajo estar en un lugar público, el no terminaría de beber de ella hasta sentir hasta la última contracción de su orgasmo contra su boca. Cerró los ojos y respiró agitadamente. Se estaba comportando como una bestia con ella, pero no podía contenerse, no ahora. Cada palabra pronunciada por ella era un aliciente para no detenerse. Su voz se coló dentro de él e hiso desastres en su autocontrol. La rubia lo ponía así siempre, con libro, sin libro, con o sin ropa.

No se detuvo ni para sacar un lado de su ropa y ponerse sumergir con más facilidad en su húmedo centro. Sus gemidos era madera sobre una fogata. Lo hacían perderse, olvidarse de cualquier pisca de piedad que podría tener sobre ella. Su pulgar fue directamente hacia su clítoris, a torturarlo con suaves presiones mientras su boca no dejaba de buscar el néctar de su feminidad. Era como un animal enjaulado siendo liberado después de mucho tiempo. Su mano libre levantó una cadera para hundirse más profundo en ella. Gruñó contra su centro al sentir como su cuerpo comenzaba a volverse líquido contra su boca. Trató con todas su fuerzas de controlarse, de prolongar un poco mas ese momento, pero su conciencia estaba tapada por miles y miles de capas de lujuria, deseo. Dos de sus dedos fueron directamente hacia su intimidad y comenzaron a entrar y salir de ella a paso lento, muy, muy lento, torturándose a sí misma. Su calor y humedad eran más de lo que podía pedir. Alzó la vista a ella, sin despegar sus ojos de aquellos ojos azules. Se veía más hermosa que nunca presa de su boca y las contracciones que le provocaba a su cuerpo. Aunque quisiera detenerse no podría, ella lo estaba manejando en ese punto, no él a ella. Sus manos aferradas a él le pedían mas y el daba más. Sus dedos la buscaron con más insistencia, moviéndose con más rápido y más profundo en ella.
- Déjate ir… gime fuerte para mi, Svetlana- le dijo con la voz ronca, casi como un gruñido de un animal. Apenas se separó de sus labios para hablar, volvió a hundirse en ella sin perder tiempo. Quería escucharla, sus oídos necesitaban cada dulce gemido de ella en sus oídos. Era adictivo, el era adicto a aquel sonido que era música para sus oídos.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Jue Abr 18, 2013 9:04 pm

Biblioteca - Noche - Danny A. Phoenix
Mis gemidos se reprimían –por tratar de encubrir lo que estábamos haciendo, que nos descubrieran y nos mandaran a decir porque nos expulsaban en frente de nuestros padres, pero eso mismo era lo que completaba mi morbo y lujuria a que me tomara ahí entre los libros– me succionaba como lo hacía siempre pero siempre era un placer diferente, más intenso, mas torturante y me encantaba.

Me estaba matando y sabía a la perfección como lamer y tocar cada centímetro de mi piel, no pude leer más. Porque cuando él se aprisionó de mi clítoris mi cadera se levantaba con lentos movimientos, después el me ayudo a mantenerla arriba ejerciendo presión en mis espasmos–Otro gemido que se quedó entre mis labios porque me los mordía al punto de sentirlos palpitar como otras partes de mi cuerpo que él ya estaba encargándose de hervir– metió sus dedos a mí intimidad torturándome despacio sin despegar su boca de mi clítoris. Cerré los ojos jadeando, resistiendo. Mi mano soltó el libro dejándolo caer a un lado de nosotros, abrí de nuevo mis ojos para que con esa misma se fue directo a mi blusa con desesperación alzándola de un costado dejando ver mi sostén que moví un poco hacia abajo dejándolo ver que mis pezones ya estaban erectos, me lleve los dedos a la boca y luego los bajé al mismo lugar, humedeciendo mi redondo y sensible pezón izquierdo pellizcándolo con pulgar e índice de vez en vez que aprisionaba todo mi seno amasándolo. La mano libre seguía enredada en su cabello empujándolo con la fuerza que me quedaba en el cuerpo para que no se alejara sin pensarlo de mi piel empapada, por su saliva y mis líquidos.

El me volvía loca cada que me comía de esta y mil maneras mas, pero me enloquecía aún mas separarme de su cuerpo especializado en complacer el mío y viceversa. Veía su rostro transformado por la necesidad de sentirnos de esta manera. Me excitaba de sobremanera, sus simples ojos matadores provocaban todo esto y más en mi con una simple mirada de esas que solo el sabe hacerme. Y esta era una de esas.

Pero sentí que sus dedos ya estaban contra mi humeda intimidad con más rapidez e insistencia. Lo logré oír con trabajos ya que oía mi corazón hasta los oídos del placentero infierno en el que el me mantenía.-Pero Danny… ooh Danny…-Despegar los dientes de mis labios para decir esas tres palabras no me permitieron sellarlos de nuevo, ahora gemía a los cuatro vientos sin ningún pudor, sin temor a que nos fueran a ver así. Yo podía oír mis fluidos cada que sus dedos se movían en mí los espasmos más fuertes no tardaron en aparecer recorriéndome toda la columna, el iba a logar que me corriera en la biblioteca.-Demonios… Dan harás que.. yo.. me voy a..- La mano que descansaba en mi seno apretándolo fue rápidamente a mi boca presionando al tiempo que mi cadera se movió con rapidez y presión lo sentí grité su nombre contra mi mano abriendo los ojos como platos jadeando al sentir que todo ese espasmo cargado de placer ya había salido de mi cuerpo. Las piernas me temblaban y yo me sentía en el paraíso del placer, no quite mi mano de la boca, solté su cabello que apreté con fuerza para llevarla a mi boca escondiendo mis jadeos lo mejor que pudiese, callendo rendida contra el estante sintiendo llegar al suelo con el entre mis piernas, pestañeaba lentamente tratando de recuperarme.



Por debajo de la mesa.




My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Lun Abr 22, 2013 9:11 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Aquella rubia era una fuente interminable de la cual no se cansaba de beber. Podía hacerlo mil veces o pasar toda una noche comiéndosela por horas, terminando casi al borde del suicidio, pero de su sabor, del sonido de sus gemidos al ritmo que el implantaba o de esos ojos mirándolo con deseo, nunca se cansaría. A ese punto le importaba una mierda el libro, ese que había comenzado todo ya había pasado a tercer plano, dejándola a ella en el primero, siempre. Por momentos se había metido en aquella historia, usándolos a los dos de protagonistas, pero la vida real, ese mismo momento era mil veces mejor. Podía conocer su cuerpo a la perfección, pero cada vez que volvía a varar en su puerto, había algo distinto, algo que le hacía creer que a mujeres como ella no terminabas de conocerlas nunca.

Su boca recibió cada uno de sus movimientos. No había nada mejor que obtener su respuesta liquida en su boca y el dejar que se volviera demente solo por su tacto. Nada mas importaba que el saciarse, en ese momento ella era la que estaba bajo su poder, pero no por eso el no estaba disfrutando de la vista. Le encantaba verla así, libre. Los ojos castaños del pecoso la contemplaron mientras bebía de ella. Cada acción de ella era más de lo que un condenado como el podría pedir. Recorrió con su vista la mano de ella que buscaba mas alivio. Sus manos picaban por ocupar su lugar, pero sabía que si se movía un centímetro la iba a tomar en medio del piso y hacerla suya por horas. Además su mano en su cabello le impedía hacer cualquier movimiento que no fuera devorarla. Qué demonios, otro día el resto de ella estaría bajo su boca, ahora no podía parar de tomar su miel entre sus labios.

Todo se volvió un torbellino. Sus dedos, su lengua y sus órdenes. El decía y ella tenía que hacer, así era. Orden, obediencia y recompensa. En ese momento ese lado dominante había salido a flote, presionándola a darle lo que deseaba a cambio de que él le respondiera de la misma manera. Sus gemidos fueron una dulce melodía que lo estaba torturando. Quería oír hasta el último de ellos. ¿Iba a hacer que se corriera? Joder, él quería eso y de la manera más violenta y brusca que pudiera. Quería llevarla al paraíso en un cohete, no en bicicleta. No paró hasta que escuchó su nombre salir de sus dulces labios. Sus acomedidas fueron disminuyendo de intensidad, tomando en su boca hasta la última gota de su orgasmo. Acarició sus muslos haciendo que su cuerpo tuviera algo de suavidad entre tanto caos. Dio una última larga lamida antes de separarse de su centro y quedar arrodillado entre sus piernas. Se relamió observándola rendida frente a él.
- Te ves hermosa así- Le sacó las manos de su boca y se la devoró tal cual lo había hecho con su intimidad, haciendo que ella misma se saboreara a través de él. Apoyó sus manos en el estante aprisionándola entre sus brazos. Una de sus manos bajó a su dura y jodidamente dolorosa erección. Si, sabía que estaba ese monstruo despierto allá abajo entre sus piernas y lo había ignorado tanto como había podido, pero ahora le estaba rugiendo en busca de atención. Pasó su mano de arriba hacia abajo sobre el bulto tratando de tener un poco de consuelo. Sus labios no se despegaron de ella hasta que escuchó unos pasos hacia ellos. Eran parecidos a los de ella hace unos instantes. Tacos, mujer, joder, la bibliotecaria. – Tienes que estar jodiendome- gruñó mirando por instinto hacia el pasillo. – Ven vamos, no quiero que tengas problemas- el pecoso se levantó del suelo y le ayudó a ella a pararse y a vestirse. Le hubiera gustado quedarse ahí por lo menos cinco minutos mas aunque fuera ignorando sus propias necesidades, pero estaban en un lugar público, mucha suerte ya habían tenido. Cuando ella estuvo lista jaló de su bazo y la acercó a él, volviendo a robarle un largo y tendido beso que duró hasta que alguien aclaró su garganta. Claro, era la bibliotecaria. Solo un sordo no hubiera escuchado los gemidos de la rubia. – Hey, estábamos a punto de tener sexo. ¿Quiere unirse? Adoro los tríos. – ni la encantadora sonrisa del pecoso los salvó de la mirada matadora de la mujer. – Bien, bien, si no quiere solo tiene que decirlo- el castaño recogió el libro y lo puso donde debía ir y tomó de la mano a la rubia encaminándola a la zona de las mesas. ¿era solo el o le dolía caminar? Oh, claro, había olvidado el enorme bulto que llevaba como si fuera un trofeo. Era un buen día para ser un HDP sin vergüenza e importarle una mierda que se lo vieran. – Vamos a terminar lo que vinimos a hacer y después vemos si vamos a otro lado. Cine, comer, fiesta, lo que quieras, pero ahora a terminar tu tarea, rubia. No quiero que Miska me regañe además de por comerme a su hija por bajarle las calificaciones. – le sonrió devorándose ese par de ojos azules. Se detuvo un par de segundos en uno de los estantes y tomó el libro que antes estaba buscando. Siempre estaba en el mismo lugar. Soltó a la rubia para ir a su mesa y llevar sus cosas a las de ella donde se sentó frente a ella.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Mar Abr 23, 2013 1:23 am

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

Sin despegar las manos de su boca con trabajos pudo escucharle decir unas palabras que entendió, no podía sonrojarse, ni reír, de la timidez, por haber acabado en su boca. Ya estaba bastante caliente que podía sentir una gota de sudor recorriéndole la espalda. Sus manos dejaron que escaparan jadeos de los espasmos por lo sensible que estaba ahora. Pero fueron reprimidos a los pocos segundos por la boca de él, la cual no dudé en besar, con la misma intensidad, saboreando mis propios líquidos y su saliva, lo mordisqueaba de vez en cuando cada que podía ya que estaba algo desganada en cuanto a músculos.

Pero quería todavía que él me diera pero del lugar no estaba segura, ya había quedado claro que cualquier sitio del mundo a su lado era vivir el paraíso en carne propia. Y no dudaría en volver a hacerlo una y millones de veces más. Una de sus manos me aprisionaba la otra pude sentirla contra mi cuerpo pero no tocándome, sino a él, no lo pensé mas y mis dos manos bajaron a acariciar ese bulto que me encantaba tanto. ¡¿Pero qué carajos?! Esos tacones venían hacia nosotros, justo cuando yo ya quería sentirlo dentro. Pero no era el lugar, aunque quisiéramos, sabíamos que no era lo correcto. Abrí mis ojos y me puse de pié como por milagro ayudándome de sus brazos, jalé mi ropa hacia su lugar abotonándome el pantalón, alcé la mirada y sentí el tirón del brazo. Otra vez mis ojos se cerraron, mis labio se entreabrieron para besarlo igual que hace un rato, con un poco de más ímpetu.

Nos separamos después de la incomoda interrupción. Viendo a la bibliotecaria con ojos de inocencia, por mi parte. Luego de matarnos y enterrarnos sin dejar rosas en la lápida por la broma de Danny. Tomé mi libro fugazmente yendo detrás de él. El sexo ayuda para la garganta irritada, puedo cantarle una opera completa ahora.. Dije para mí esperando que ella no oyese.-Claro, hermano, lo que digas, vamos a que te destenses… bromé sentándome en la mesa donde ya estaban sus cosas y ví caer las de él. Le sonreí con una pizca de dulzura. Bajando la mirada a mi libro buscando las páginas que quería-Sinceramente nose si pueda concentrarme al cien… pero no te vayas. ¿Sí?No quería tenerlo lejos después de lo que acababa de pasar, mi pie busco su pierna la cual acarició un par de veces comenzando a subrayar un par de textos, sin querer mirarlo, porque apostaría que me derretiría en un dos por tres.

Por debajo de la mesa.



My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Sáb Abr 27, 2013 2:20 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

Aunque su sangre hubiera abandonado por completo su cerebro y se concentrara en otro lugar mucho más abajo, tenía que terminar el maldito trabajo para así quedar libre los demás días. Abrió su libro dando un pequeño salto sobre la silla al sentir su pie tocando su pierna. Un par de personas se voltearon a mirarlos ya que el sonido de la silla sobre el silencio del lugar había llamado la atención. Aclaró su garganta saludando con la cabeza a uno de los curiosos. Ella no debía provocarlo así, menos con el monstruo come rubias reclamando por ayuda entre sus piernas.
- No me iba a ir ni aunque me lo pidieras.- susurró inclinándose un poco hacia adelante, acercándose a ella- Pero ten cuidado porque no tengo ni un problema con ser exhibicionista y violarte sobre la mesa. – le dijo volviendo rápidamente a su posición original. Vale, no le haría aquello, ella tenía una reputación que cuidar y el… pues su reputación era re-puta-ción. De él se esperaba lo que fuera menos lo esperable. Era tan respetado como temido por sus inmoralidades. En cuanto a ella, sabía que tenía a una mujer que sabia como cuidarse, además que era sexy, sensual y todos esos calificativos que un hombre pudiera darle a una mujer hermosa para hacerla sentir deseada, pero en el fondo sabía exactamente como realmente era la rubia. No era tan fuerte como decía ya que tenía un corazón más grande de lo que podía aparentar. Y cuando tenias uno de ese tamaño te volvías tan vulnerable como pintarte en blanco de tiro en su pecho. Aunque ellos hubieran desarrollado una relación tirada al lado del sexo salvaje en una biblioteca, había captado a la perfección quien era ella. Joder, después de todo era su hermanastra. Svetlana, en el fondo quería cariño, amor, que alguien pudiera prometerle las estrellas y que terminara dándole la luna. ¿Sabía eso ella? Lo dudaba. Parecía estar inmersa en el papel de mujer fatal que embobaba a todos solo a su paso. ¿Debería abrirle los ojos?. El parecía estar inmerso en su propio mundo donde el autodestruirse parecía sensato, sería un sínico si le decía, “hey, eres mejor que esto, te mereces más que un simple polvo en una biblioteca” Quizás no sonaba tan sensato callar si lo pensaba. Ella era inteligente, quizás quería mostrar ese lado en vez de la verdadera Svetlana. Por lo menos el sabia que lo que mostraba era todo lo que podía dar, pero ella, ella tenía mucho mas, podía saborearlo. Aunque fuera un idiota podía leer bien a la gente y ella era un libro con más de 500 hojas.

Tomó uno que otro apunte en su cuaderno mientras iba pasando las hojas. Gracias a Dios la mecánica no lo ponía caliente y su cosa esa comenzaba a ceder y morir hasta un nuevo incentivo. Miró a la rubia de reojo, concentrada en lo suyo.
- ¿Está bueno o solo intentas ignorarme? – le susurró mirándola con media sonrisa de chico listo. En eso su teléfono vibró dentro de su bolsillo. Lo sacó y viendo un mensaje nuevo de llamada perdida.- Es tu madre… creo que sabe que me acabo de comer a su pequeña princesa. –una sonrisa de malos pasos fue remplazada por la anterior mientras escribía un mensaje de texto.- ¿Crees que se moleste si la felicito por haberte hecho tan bien? ¿O si le digo que su hija sabe a miel recién sacada del envase? ¿O que gime como los ángeles? – mandó el mensaje y guardó el teléfono, volviendo a mirarla con una sonrisa de satisfacción. Seguro se estaría preguntando que se traía con su madre. Pues, ahora era su familia asi que tenían asuntos entre ellos dos.





I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Svetlana Lébedev el Miér Mayo 01, 2013 7:13 pm

Biblioteca - Tarde-noche - Danny A. Phoenix

No esperaba esa reacción sobresaltada de su parte… tal vez si completamente. Lo había hecho a propósito en respuesta a eso solo solté una risilla traviesa.-Sabes que no podría pedirte que te vallas –
Muy bien Danny tus palabras solo estaban empeorando la situación entre mis piernas con rapidez cada que te lo proponías. Pero ahora no tocaba guardar la cordura, ninguno de los dos nos permitiríamos hacer eso, yo me sentiría mas que mal. El podía usar mi cuerpo pero, así, aquí, eso si ya no me gustaba nada, sentirme un objeto de satisfacción me destrozaría por completo, ya que habían varios que me veían de una forma parecida, en vedad esperdaba que él fuera la jodida excepción por alguna ilusa razón en mi cabeza. ¿Después de casi un año de llevar una relación basada en sexo, cómo carajo se suponía que yo le podía pedir más si yo misma había aceptado a ser lo que soy para el con tanto gusto y accesibilidad?
No era queja, cada que estaba con él, con o sin cama, me la pasaba de maravilla y en ocasiones fantaseaba con que él me eligiera, solo a mi. ¿Cómo pides más, de un momento a otro? Svet… eso no se hace, no es posible güera. Porque no terminas de aceptar que eres una mas a la que se ha follado y no hay un sentimiento más fuerte en ese lugar, no cabes tú. Me dije a mis adentros, dejando mi mirada en el libro que aparentaba leer, tomando notas sin querer que se diera cuenta en qué andaba mi mente ahora. Ya había durado bastante escondiéndole ese sentir a Danny y hoy no iba a ser la excepción.. Pues no tendría las palabras correctas para decirle tantas positivas como negativas que llegaban a mi mente después de que me hacía suya de cualquier manera, no quería llenarlo de presión u obligarlo a corresponderme, yo era una cobarde y eso ni a mordidas se me quitaba. Se quedarían en mi y para mi, darme un tiempo sola para saber que es lo que ocurria conmigo. Suspiré, cerré mis ojos un momento despidiéndome de mis fantasías.

-Está aburrido, solo quiero acabar para salir de aquí, huele feo.. Le susurre aarugando la nariz, atreviéndome a verlo con otros ojos, no de hermanastra incestuosa sexual. Con unos distintos, con los de mis fantasías amorosas, sin darme cuenta imité su acción mordiéndome los labios con fuerza, reprimiendo esas cosas que para mi no se darían, no veía ni una señal de aquello. La puerta a esa dimensión se cerró sin más al verlo contestar el mensaje, el dolor que mis dientes habían provocado sobre mi labio inferior fue disminuyendo. Y dando portazo en la cara al oír lo que me dijo después.

-Creeme no quieres que se entere nunca, bro. Seguí con su humor escribiendo en la libreta con rapidez, callendo de nalgas en el mundo real dándole vistazos fugaces al libro que había subrayado con un lápiz. Apenas visible ya que el libro era de aquí y no mío.-Puedes intentar preguntarle, hermano, pero de lo que pase después yo no estoy dispuesta a ayudarte , estás solo en eso. Ví que acabo de escribir. El mundo real era así, donde lo deseaba como el alcohólico a una sola gota de ron, tequila, lo que fuera pero lo deseaba de esa manera tan enferma que no terminaría de aceptar por completo porque yo terminaría cavando mi propia tumba. Cada que balbuceaba sobre un posible “el y yo” con alguien me respondían con un “¿Qué no tiene algo con Sia?” Otro portazo. ¿Cómo quería poner en la balanza una relación basada en sexo con la mujer sintiendo cosas diferentes por el, y del otro lado una amistad basada en cariño, respeto, abrazos, ternura y cosas que yo pedía en medio del desierto? Estaba más que claro de que lado de la balanza estaba todo el peso.Me dolía como nadie tenía idea, pero el nudo en la garganta siempre terminaba pasandomelo con un vaso de lo que fuera. –Aunque puedo darte la llave de la torre donde Misha me encerraría… Para que me lleves de comer-¿Y qué se traían ellos dos? ¿Ya había tanta confianza? No sabía si alegrarme o asustarme sobre ese mensaje.
-En verdad espero que no le hallas mandado eso Danny, te mato.. Trate de sonar seria, era una amenaza que obviamente jamás cumpliría, reí después de unos segundos.-No quiero que me pregunte por que sabes todo eso y yo tenga que decirle que tienes la lengua de un Dios sexual que me tiene encadenada a sus poderes de tal manera que le dejo probar mis mieles hasta en una biblioteca que huele a muerto…-Le guiñé el ojo relamiéndome los labios, cerré mí libreta y el libro, para guardar mis cosas.[color=salmon]-¿Terminaste? ¿Te ayudo?- Por debajo de la mesa mi pie volvió a tocar su pierna sobre el pantalón. Sonreí con amabilidad, hasta con inocencia, viéndolo hacer lo suyo. Sin dejar de susurrar, no quería que la bibliotecaria viniera a regalarnos otro momento incomodo ventilado nuestras cosas.

Por debajo de la mesa.




My cupcake best friend :
Mis bebes *-*:


^Coco para los amigos, sino, cosiderate su bocadillo.


^Pulga

^Krasivy
avatar
Svetlana Lébedev



Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Sáb Mayo 25, 2013 11:39 pm


Por debajo de la mesa.
Tarde-Noche · Biblioteca · Svetlana ·

La miró por unos instantes chocando con sus ojos. Si le decía hermano una vez más tendría que salir de ahí directo a una iglesia y pedir por su alma. Si bien no era sangre de su sangre, ya después de un año se suponía que eran familia y con la familia no se jodía, en ninguno de los dos sentidos. Sacudió la cabeza sacándose cualquier tipo de culpa, cosa que él sabía alejar tan bien como si él fuera aceite y lo demás agua.
- No te preocupes no se va a enterar. De mi boca no va a salir nada. – hiso como si cerrara su boca con una llave. Aquello no era algo que deseara que se supiera. Su padre le cortaría las pelotas por meterse con una de las princesas de Miska. Sabía que debía cortar por lo sano y dejar aquellos encuentros, pero conociendo de verdad a Svetlana, sabía que pronto aparecería un hombre digno de ella y aquellas reuniones familiares privadas deberían terminar. No era tan… cuerdo o tonto, aun no definía bien la palabra, pero no era tan aquello como para terminar por su voluntad. Aunque solo había sexo de por medio, mas no podía darle ni aunque se esforzara con fuerza, pero no era como el resto. El no se repetía el plato seguido, era más fácil ya que las mujeres tendían a involucrar sentimientos a largo plazo. No era ser machista, habían hombres que también terminaban involucrándose, pero todos ellos tenían algo que él no… sentimientos- No creas, que al que van a encerrar es a mí. Sabes, cuando nos mudamos a tu casa mi padre me dijo; Yo nunca te he prohibido estar con una mujer, pero ahora te pondré tres grandes excepciones. Tú propia hermana, Mila y Svetlana. Creo que ya entiendes porque mi padre cree que soy una enorme decepción.

Volvió a teclear otro mensaje mientras se las elaboraba para escuchar a la rubia, mirarla y escribir lo que debía en su teléfono. Si confundía las cosas estaría J-O-D-I-D-O.
- Ahora le digo lo que me dices. Eso del dios sexual está para una camiseta- dijo en tono burlón mandándole el nuevo mensaje. Dejó a un lado el teléfono y siguió con lo suyo- Si ya casi…- no terminó su frase ya que ella volvió a pillarlo desapercibido. Se comió el gruñido para no tener a la bibliotecaria encima suyo nuevamente- Me queda poco, puedo solo. – le murmuró mirándola como si la estuviera desnudando solo con la mirada. Cuando estaba a punto de terminar la última página levantó la vista buscando el reloj del lugar. Se extraño por la hora y volvió a sacar su teléfono. Claro, la hora de su teléfono estaba mal.- Joder, estoy atrasado. Se suponía que debía juntarme con tu madre hace 5 minutos.- sin dar más explicaciones, ya que sabía que ella tendría varias preguntas por hacerle, ordenó sus cosas. – Lo siento rubia, pero no quiero que tu madre espere mas.- Se espiró hacia ella y le deja un beso en su mejilla, alargándolo un poco antes de enderezarse.- Otro día podemos hacer algo más que… tú ya sabes. – le sonríe y se da media vuelta en dirección a la salida, no sin antes registrar el libro o le darían una multa de aquellas.





I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por debajo de la mesa.(Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.