Prologo



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reencuentro ║ Adam
Miér Jun 19, 2013 12:47 am por Amanda L. Dawson

» Stay for a while [ Svetlana ]
Lun Jun 10, 2013 2:39 pm por Lovisa Hellberg

» #Registro de PB
Dom Jun 09, 2013 4:22 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Identidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Facultad y Carrera
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Fraternidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» ¡Pide Rol!
Dom Jun 09, 2013 9:15 am por Kirsten Dürren

» @AMPROCK°
Jue Jun 06, 2013 9:48 pm por Adam Phoenix

» Cerveza gratis [1-1]
Jue Jun 06, 2013 9:40 pm por Adam Phoenix

Administración



NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL



El tiempo




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Vie Oct 28, 2016 11:46 am.
Créditos



Todos los derechos reservados bajo la propiedad de creative commons.
Historia y descripción de grupos a cargo de ALIDEY D. PAIKANOVA.
Skin & gráficos diseñados por LISSET I. PAIKANOVA.
PERSONAJES CANON CREADOS POR SASCHA E. NOLVAK.



Afiliados


Titulo aquí
I
II
III
IV
V
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Cabron 2
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
lalala
Aquí contenido de la pestaña 5

Burn My Shadow [Liam]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Mila A. Lébedev el Jue Mar 28, 2013 1:18 am

Burn My Shadow

La sala estaba a oscuras. No podía ver nada más que lo que la luz de la luna que se filtraba por la ventana le permitía. No necesitaba ver nada más que las siluetas de las cosas como para saber que no estaba dormida y con los ojos cerrados. Pero no, no estaba durmiendo, estaba sentada en uno de los sillones de su casa, con un cigarro de marihuana en sus manos. La casa estaba en completo silencio, tanto que podía escuchar el latir de su corazón en sus oídos. Solo estaba ella y la enorme casa. Sus padres habían salido a cenar y no volverían hasta unas horas, sus hermanos como siempre salían o dormían en sus habitaciones en sus fraternidades. Ella… ella había decidido ir a casa a pasar el rato y se encontró la grata sorpresa de quedarse sola. No se le pasó otra cosa por la cabeza que prender uno de sus cigarros de hierba y disfrutar esa soledad que siempre la hundía, pero que disfrutaba esa sensación de estar cayendo en el vacio para nunca volver. Puro y santo masoquismo. El cigarro no ayudaba mucho a tener los pies sobre la tierra y dejar de sentir esa terrible necesidad de gritar y pedir ayuda.

Una punzada en su estomago le hizo saber que ya era hora o de prender la luz o de romper el silencio. La angustia le estaba mareando. Tomó su teléfono celular y busco una canción en su interminable lista de música. Una de Deftones, Lucky you fue la elegida. Sintió como de a poco fue tomando noción de que no estaba en un pozo sin fondo sino en su casa. El humo delante de sus ojos no ayudaba mucho a crear un mundo real frente a sus ojos. Cerró los ojos sintiendo la música en sus venas. No había elegido la mejor música como para salir de un momento como ese. ¿Pero qué monto era ese? No estaba triste, ni feliz ni enojada. Estaba en ese punto en el cual no sentía absolutamente nada, lo cual era mil veces peor que estar sufriendo por alguna estupidez típica en la vida de toda mujer con hormonas que controlaban tu cuerpo.

La rubia se enderezó agudizando el oído cuando escuchó un sonido que no pertenecía a la música que estaba escuchando. La puerta. Se extraño al pensar que eran sus padres ya que ellos llegarían en algunas horas más. Oh, pero como olvidar que en esa casa vivían más de ocho personas sin contar con los invitados constantes que tenían hasta llave. Estiró la mano hasta la derecha, encontrando después de un tanteo ciego, el encendedor de una lámpara. La luz le molestó de sobremanera después de tanto rato de oscuridad.

- ¿Quién está ahí?- preguntó al recién llegado. Por un momento se sintió en una película de terror en donde después de preguntar ¿Quién está ahí?, terminas muerta y chorreando tu sangre por las paredes- ¿Irina, se te olvidó algo? – quizás era su nana la cual se había ido pocos minutos antes. Dejó el cigarro sobre el cenicero esperando respuesta.



Liam | Casa Lebédev| 00:49 Euphoria




mono *-*:

Esto va a pasar con cada uno de tus cigarros
¬¬ Cada vez que jodas, mono


avatar
Mila A. Lébedev

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 05/03/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Liam Lébedev el Vie Mar 29, 2013 4:35 am


Burn My Shadow
00:49AM | Casa Lébedev | Mila
La cabeza ya le daba vueltas, no quería moverse demasiado del banco por el miedo de no encontrar el suelo y caer, eso si que sería algo vergonzoso así que cerró los ojos con fuerza y se inclinó hacia adelante en la barra. Luego de unos minutos volvió a abrir los ojos, no se encontraba mejor, pero tampoco estaba tan mareado como un momento antes. Miro hacía abajo donde reposaba su vaso de licor, aún estaba por la mitad pero sabía concretamente que no era ni el primero ni el último de aquella noche, no, Aquella noche había bebido tanto que había perdido la cuenta, y no sólo eso sino que había hecho mezclas lo cuál le había caído peor. En cierto modo no le molestaba, después de todo se sentía mejor ahora, mucho mejor que aquel día de mierda.

También había perdido noción del tiempo por lo que no tenía idea la hora que sería, si ya era pasada la madrugada o si sólo habían pasado una o dos horas desde que había decidió ahogarse en su fiel amigo. Pestañeó un par de veces para despabilarse por lo menos un poco y luego vació su vaso, ya ni le importaba tomar bien ya que sintió un poco de líquido deslizarse por la comisura terminando en su mentón. Se limpió y buscó al encargado de aquella barra, ya era suficiente por esa noche. Pagó lo que había consumido y haciéndose de su habilidad buscó la estabilidad necesaria para salir del lugar a una noche fría, donde el viento pegaba fuerte, que si hubiera bebido un poco menos le hubiese ayudado para despertarse, pero en ese momento no era así, intentó recordar donde había dejado el coche y murmurando estupideces se subió para emprender la vuelta a casa. Solía ser bastante precavido para manejar cuando se encontraba en aquel estado, por otro lado no le importaba si le pasaba algo, de todas formas no se daría cuenta de nada. Finalmente y ya un poco más lúcido llegó a la entrada de su casa, el vecindario descansaba en un total silencio solo interrumpido por el motor en movimiento que cuando lo apagó volvió inmediatamente aquel silencio.

Subió los escalones de a dos y se detuvo frente a la puerta principal un momento, solo se quedó allí inmóvil, pensando, deseando que nadie estuviera levantado, no se sentía psicológicamente fuerte como para dar explicación, no estaba psicológicamente apto. Tras no oír ningún sonido proveniente del interior buscó en su pantalón las llaves y se puso a buscar el ojo de la cerradura, era cierto lo complicado de aquella hazaña cuando tu cabeza esta desconectada. Siguió intentándolo durante un momento más hasta que finalmente pudo girar la llave y abrió cuidadosamente la puerta, el pasillo estaba totalmente oscuro. Aquello no le agradaba nada, significaba que debería andar a tientas para no chocarse nada pero lo intentó, se inclinó hacia adelante y comenzó a mover los brazos en todas direcciones buscando algún obstáculo al cual esquivar. Todo parecía ir perfectamente hasta que olvidó que delante había una pequeña mesa ratona, fue demasiado tarde, su pie había chocado con ella haciendo que un par de cosas metálicas que había sobre ella cayeran al suelo produciendo un sonido tan evidente para alertar a cualquier persona que se encontrara en cualquier parte de la inmensa casa.

Cuando se agachó para levantar lo que había tirado y evitar que siguiera haciendo ruido una luz se encendió al final del pasillo, levantó rápidamente la cabeza algo asustado y luego de tragar saliva se volvió a poner de pie, se acomodó la ropa sin apartar la mirada del lugar donde provenía la luz, al parecer venía de la sala de estar pero no tuvo tiempo de indagar mas sobre el origen de aquella luz ya que una voz sonó fuerte y clara "¿Quién está ahí? ¿Irina, se te olvidó algo?" A pesar de la confusión que reinaba en su cabeza pudo distinguir aquella voz como la de su hermana Mila. Lo había escuchado! No podía permitir que viera a su hermano en aquel estado, no podía mostrarse de aquella forma frente a su hermanita. Desesperado por pensar en que hacer caminó hacia la luz y antes de doblar en la esquina e ingresar a la sala se detuvo y respiró suavemente, luego actuando de la forma mas sobria que le era posible siguió caminando, se encontró frente a Mila que estaba sentada en uno de los sillones, aunque ahora estaba inclinada hacia adelante con la mano en la llave del velador de su lado y una cara de susto impresionante.-Mila..la!-Dijo sonriendole y en un tono cercano al susurro por temor a despertar a alguien mas.-Quie es lo que haces aquí a estas horas?..anda vea descan..sar-. Le dijo aunque se escuchó raro en la voz, era un estúpido se notaba en su voz, se daría cuenta..


Última edición por Liam Lébedev el Sáb Mar 30, 2013 1:39 am, editado 1 vez
avatar
Liam Lébedev

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 09/03/2013
Edad : 27
Localización : Moscú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Mila A. Lébedev el Vie Mar 29, 2013 3:31 pm

Burn My Shadow

La rubia esperó con calma que alguien le respondiera. Si no era Irina, podían existir miles de opciones de quien estaba entrando por aquella puerta. No estaba preocupada por ninguna de ellas. Lo peor que le podría pasar es que fuera Phoebe y se pusieran a pelear sin ningún testigo presente. La calma literalmente se le fue a la mierda cuando escuchó un estruendo detrás de la pared que separaba a la entrada de la sala. ¿Y si era un ladrón? En ese momento maldijo haberse fumado a la mitad el porro ya que no estaba reaccionando como debería. Tenía el teléfono cerca o podría salir corriendo por la puerta de la cocina, pero no, se quedó sentada esperando a ver qué demonios estaba pasando.

Se planteó por un momento el asesinar a su hermano cuando apareció de lo más feliz. Tenía casi el corazón en la boca por su culpa. Respiró profundamente calmando su pulso, aunque dudaba que se fuera a calmar tan rápido.

- Dios, Liam, casi me matas de un susto- le reprendió tirándose hacia atrás en el sillón. – No hay nadie en la casa, estamos solos- le dijo para que hablara más fuerte y sin preocuparse. Tomó el cigarro nuevamente y le dio una larga calada. Hubiera quedado todo ahí si no fuera porque el abrió la boca de nuevo, haciendo que una alarma de incendios sonara en su cabeza. Esta vez volvió a mirarlo pero con detención. Se veía completamente horrible. Parecía que hubiera envejecido un par de años en unos segundos. Además podía notar que estaba más borracho de lo que alguna vez ella lo hubiera estado. ¿Ese era su hermano? arrugó la nariz cuando sintió el olor a alcohol desde donde estaba. Si, su hermano estaba jodido. – Liam…- dijo sintiendo por unos segundos pena por él. Aunque fuera la más rara de la familia, ella con su silencio había captado los errores de todos, ¿Cómo no hacerlo si ella era un gran error con patas? La rubia se levantó de su asiento y fue donde él. Lo tomó del brazo llevándolo a uno de los sillones más cercanos para sentarlo. Si se caía ella no iba a podérselo.- ¿Quieres que me vaya a mi habitación y pretenda no haber visto nada? Ya lo hice demasiadas veces- se sentó a su lado girándose un poco para verlo. – Siempre eh sabido que tomas, pero créeme que verlo es diferente. – murmuró tratando de peinar su cabello ahora desordenado. Era raro ver a una de las pocas figuras masculinas decente que tenía en su vida estaba frente a ella vulnerable y mostrando lo jodido que estaba. Si su madre llegara en ese momento… Esto reventaría la burbuja a la feliz pareja y verían cuan rotos estaban todos sus hijos. Cada uno de ellos tenía la soga en el cuello, pero tenía la leve esperanza de que él fuera la excepción. – Ni siquiera sé que decirte. Lo siento.



Liam | Casa Lebédev| 00:49 Euphoria




mono *-*:

Esto va a pasar con cada uno de tus cigarros
¬¬ Cada vez que jodas, mono


avatar
Mila A. Lébedev

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 05/03/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Liam Lébedev el Sáb Mar 30, 2013 2:15 am


Burn My Shadow
00:49AM | Casa Lébedev | Mila
Permaneció allí de pie frente a la figura de su hermana reposando en el sofá, al parecer le había dado un gran susto, algo que no pretendía pero era mayor el pánico que había sentido él cuando aquella luz se había encendido. Miró a su hermana aunque con los ojos entrecerrados mezcla del mareo y la penetrante luz que parecía dañar mas que de iluminar. Estar allí de pie quieto en un solo sitió le resultaba tan complicado como conducir una moto parado, era imposible equilibrar su cuerpo, el mismo se mecía de un lado al otro sin poder encontrar la estabilidad que buscaba hasta que su hermana se puso de pie, se acercó hasta él y lo llevó hasta el sofá. Liam con el brazo agradeció la intención pero era lo suficientemente capaz de ir a sentarse solo, como pretendía mostrarse ejemplar ante su hermana si no podía llegar a un sillón. Con un poco de ayuda se dejó caer como un peso muerto haciendo que el mismo sofá se quejara ante el brusco movimiento. Echó los brazos hacia el respaldar dejándolos colgados a los lados de su cabeza y mirando a su hermana que se había sentado a su lado. A pesar de que ella le había indicado que estaban solo y que podía hablar normalmente Liam no lo hizo, no supo porque pero le había agradado el hecho de susurrar sus palabras.-A que te refieres con que estamos solosss?-. Miro a todos lados asegurándose de aquella confirmación.-Si...creo que estamos solos..siempre estamos solos-.Susurró borrando su sonrisa y parpadeando intentando poder abrir mas los ojos para ver todo con mayor lucidez.

Un pequeño eructó llegó hasta su garganta el cual no dejo salir pero si liberó un fuerte olor a alcohol. Pudo ver detrás de Mila algo que humeaba lentamente, se acercó un poco y agudizando sus ojos pudo descubrir de que se trataba. Su rostro se tornó severo como nunca se había mostrado en él, y se dirigió enfadado con su hermana.-Pero que demonios haces con eso!!-.Allí fue cuando un momento de conciencia se apoderó de él.-En que se supone que estas pensando!..esa hierba va a destruirte Mila-.Cerró la mandíbula con fuerza y se golpeó la frente con fuerza.-Como es que has llegado a esto?..mañana aparecerás con que también te cortas?-. Negó con la cabeza.-No no no..que estupidez dañarse así-. Aquello pareció susurrarlo mas para si mismo y no era algo que iba directo a su hermana. Sus hombros se relajaron y bajó la cabeza, luego la levantó lentamente mirando a su hermana que estaba allí, observándolo a él.-Porque no lo sabía?-.Preguntó suavemente con tristeza en la voz. Ahora sentía una fuerte depresión.-No es como crees, solo hoy he tomado solo un poco mas de la cuenta...solo olvídalo si? ve a dormir yo me quedaré aquí-. Le sonrió como cuando eran pequeños y se había jurado protegerla toda la vida, cuando permitía que se metiera con el en la cama cuando tenía pesadillas o cuando alguien la molestaba y el se entrometía sin importarle lo que sucediera. Aquel tiempo en el que la inocencia les permitía disfrutar de la vida sin los problemas que parecía atormentarlos a todos por igual.-Lamento que tuvieras que verme de esta forma, no volverá a suceder-. Le dijo en un intento por ponerse se pie y que terminó de rodillas en el suelo.-Maldición..lo siento-. Sujetó la pierna de Mila y cerró los ojos nuevamente.-Lo siento..-.




Clubes:

avatar
Liam Lébedev

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 09/03/2013
Edad : 27
Localización : Moscú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Mila A. Lébedev el Dom Mar 31, 2013 3:37 pm

Burn My Shadow

La rubia se quedó en silencio un momento. ¿En qué momento habían llegado tan bajo? No había notado el descenso, quizás porque cayeron de una sola vez o porque siempre estuvieron abajo. Solo estaba segura que ver a su hermano había sido la gota que rebalsó el vaso de los Lébedev. El se suponía que era el fuerte de la casa, el hombre que luego del desastre con su padre había ocupado su puesto. Se negaba a creer que el había salido justo como su padre. Una enorme decepción. Tampoco quería ser dura con él, mas cuando ella había sufrido tanto como el por aquel problema. Ser el fuerte siempre era más complicado y el había llevado ese papel por tanto tiempo que ella un no entendía como no se había desmoronado frente a todos antes. Era un sentimiento de contradicción. Lo necesitaba ver fuerte, pero también libre.

Buscó la mirada de su hermano. Tenía razón, no estaba solos solo porque nadie estuviera en la casa, el lugar podría estar lleno de gente y aun así estarían solos. Frunció el seño al ver que su hermano. Miró su cabeza viendo lo que el veía. Cerró los ojos maldiciendo su estupidez. Había olvidado totalmente que estaba fumándose un porro. Lentamente la rubia giró su rostro hacia a él, topándose con su cara de enfado. La rubia nunca había visto a su hermano así de enojado, menos con ella. Se quedó en silencio comiéndose el sermón. El alcohol lo volvía todo diferente, hasta a su hermano. Cuando por fin terminó el rostro de la rubia estaba tranquilo, lo cual estaba mal porque ella siempre estaba con algún grado de emoción en ella.

-¿Dañarme así? No seas cínico Liam. – Lo miró ahora siendo ella la que tomaba el papel de la persona enojada e indignada- Tú tienes tus propios secretos, estas mostrándome uno justo ahora. Apestas a alcohol y vienes a sermonearme por un simple porro. Escuché tu auto. Viniste manejando en este estado. ¿Dime tu quien tiene más probabilidades de morir por su vicio y descuido? - sin darse cuenta había subido el tono de su voz, casi gritándole. Respiró con calma notando su corazón acelerado. Pasó su mano por su cabello sintiendo ganas de volver en el tiempo. ¿Para qué si aunque nacieran mil veces en la misma familia todo sería igual? No quiso responder lo último ya que seria redundar en lo mismo. El estaba usando en ella un discurso que podía aplicarse a la perfección cobre él. Miró a Liam pararse frente a ella. El tono de su voz la hiso sentir culpable, más de lo que cualquier otra persona hubiera lograba hacerla sentir. - Podría hacerte la misma pregunta. ¿Por qué no lo sabía yo?

Lamentó haber estado en ese lugar para verlo de ese modo. Al parecer las cosas en esta familia funcionaran a la perfección cuando todos hacían oídos sordos a los problemas ajenos. Ella se declaraba culpable de dejar que las cosas siguieran así. Le convenía seguir libre en vez de estar de vuelta en el diván de un loquero. Pero ver a su hermano mal le daba una visión más amplia del asunto. Él le hacía sentir aun como una niña y en ocasiones le gustaba, pero ahora parecía que la quería lejos de lo que si importaba en su vida.

-Ok mira. Me iré a dormir, pero cuando llegue a mi habitación tú y tus problemas dejan de existir para mí. No puedes apartarme de tu vida solo cuando te convenga, Liam. Soy tu hermana y pedirme que ignore el hecho de que tienes un problema es como si quisieras sacarme de tu vida. – era un ultimátum, se notaba en el tono de voz. Ya no sonaba como una niña que disfrutaba rompiendo reglas y esquemas, por una vez en mucho tiempo sonaba madura, adulta. ¿Lo haría despertar con eso? Ya no estaba segura, ella no dejaría sus vicios con tanta facilidad. Los necesitaba para sobrevivir. Soltó un suspiro de entre decepción hacia sí misma y tristeza. De hace mucho que no sentía esas dos cosas.- Yo también lo siento.- murmuró bajito mirándolo, captando justo en ese momento a su hermano caer de rodillas y aferrarse a su pierna. Confirmado, su hermano estaba mal, muy mal. Se inclinó hacia él con esa mirada de preocupación también muy ajena a ella. – No tienes que pedir perdón. No es tu culpa… - le dijo acariciando su cabello. Por primera vez en su vida, vio a su hermano como si fuera él quien necesitara ser protegido. La rubia se zafó de su agarre y se arrodillo junto a él para abrazarlo, como si fuera un niño pequeño y ella la que lo consolaba de algún mal.




Liam | Casa Lebédev| 00:49 Euphoria




mono *-*:

Esto va a pasar con cada uno de tus cigarros
¬¬ Cada vez que jodas, mono


avatar
Mila A. Lébedev

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 05/03/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Liam Lébedev el Dom Abr 07, 2013 5:29 pm


Burn My Shadow
00:49AM | Casa Lébedev | Mila
La cabeza le daba vueltas constantemente y no lograba detener el mareo, aquella noche si se había excedido mas de lo de costumbre. Se le había salido fuera de control y ahora todo aquel alcohol se le había instalado en la cabeza jugando con su menta, reviviéndole recuerdos, permitiendo que se le soltara la lengua y sobre todo desmoronándose frente a la única persona que nunca se le hubiera pasado por la cabeza mostrar aquel estado de su miserable vida, de su adicción que ya lo estaba destruyendo y le era cada vez mas difícil mantener en secreto. Estaba dando un espectáculo frente a su hermana menor, aquella a la que él quería ver contenta y feliz. Mostrarle la felicidad que le transmitía a pesar de no ser del todo sincera pero que no le importaba si eso hacía sonreír a Mila, a su Mila. Hacía lo posible por mantener la mirada en su hermana pero le resultaba difícil cuando sus ojos se desviaban a otra cosa que llamaba su atención alrededor, por más que fuera un simple objeto cotidiano, un adorno o incluso el movimiento de las agujas en el reloj de pared que decoraba la sala de estar. También por momentos le era inevitable cerrar los ojos y cuando intentaba abrirlos los párpados le resultaban mas pesados. Intentó oculta aquello bajando la cabeza levemente en dirección al piso mientras oía segmentos de lo que su hermana le decía.

Cuando elevó la voz al nivel de prácticamente gritarle, éste debió arrugar el rostro ya que aquel tono de voz le era moleste casi torturador. Pero no era culpa de ella, era el dolor de cabeza que le estaba dando y que aumentaba con el paso de los minutos. Levantó la mirada buscando el rostro de su hermana y cuando dio con él prácticamente no tenía palabras para decirle, ella se había defendido tan bien, tenía fundamentos y él lo sabía. Un balde de agua fría le cayó al oír aquella determinación en sus palabras, sonaba desilusionada, lastimada, y eso a pesar del grado de lucidez que tuviera era una patada al hígado. No soportaban poner de ese modo a su hermana, simplemente le era imposible y sabía que al despertarse se arrepentiría tanto que llegaría a hacer alguna locura. Negó rotundamente con la cabeza a sus palabras y se apresuró a decir lo que fuera para que no siquiera alterándose de aquel modo.-No es un problema...te ..sseguro que no lo es-.Se acercó un poco mas a ella.-Sólo es que hoy tuve un mal día, ve..verás que mañana regresaré a la nurmalida-.Moduló lo mejor que pudo y luego asintió mostrando una sonrisa, una sonrisa que temblaba en su rostro pero que la mantendría lo mejor posible. Se dejo abrazar y hundió el rostro en su hombro volviendo a negar en silencio.

Se separó como si hubiera cambiado de estado, como si aquella melancolía que lo había abordado se hubiera desvanecido y la tomó de los hombros.-Mañana tú y yo haremos algo juntos...hace tiempo que no sali..mos a divertirnos, recuerdas aquellas salidas de hermanos? podríamos decirle a Svet..-.Aquella vez sus palabras habían salido prácticamente sin dificultad y una nueva motivación había salido de él. Se humedeció los labios ya que comenzaba a sentirse deshidratado.-Que dices?-. Sosteniéndose de los hombros de Mila se puso de pie y caminó algo inestable aún hacia uno de los muebles de la sala, buscó dentro un par de viejos vasos y en un pequeño mueble de la pared sacó un whisky añejo que solían tomar en ocasiones especiales cuando acontecía alguna buena noticia a la familia. Comenzó a vertir el líquido en los vasos, le temblaba la mano pero no le importó y continuó.-Ven..-. Invitó a su hermana sin quitar la vista de lo que hacía.




Clubes:

avatar
Liam Lébedev

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 09/03/2013
Edad : 27
Localización : Moscú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Mila A. Lébedev el Vie Abr 12, 2013 9:05 pm

Burn My Shadow

No lo culpaba, aunque quisiera encontrarle sentido a eso, no podría apuntar con el dedo a su hermano por ceder a todo y ser tan humano como debería haber sido desde el comienzo. Una cosa es que ella lo tomaba como referente de “normalidad” y otra era que el realmente estuviera bien. Su padre había destruido a cada uno de sus hijos de diferente manera, tenía la prueba de aquello en la sala. ¿Por qué no se había detenido a pensar aquello antes? Liam no fue la excepción y sabia que su hermana tampoco. Habían escondido bajo la alfombra mucho tiempo la suciedad que su progenitor había creado, que ahora estaba en frente de a cúmulos de basura que les impedía caminar si notar que ahí había debajo. Quizás ya era tiempo de dejar de pretender que nada pasaba. No quería, ella misma tenía una lista interminable de secuelas por el trato de su padre, pero no podía cerrar los ojos y pretender que nada nunca había pasado. Ver a Liam así, a ese hombre que ella tenía como si fuera su súper héroe desde péquela, siendo débil frente a ella, era algo que no podía despreciar, sería como despreciarlo a él.

Mientras lo tenía entre sus brazos se preguntaba si ella podría dejar de lado sus propios vicios. La marihuana no era el peor de sus problemas, lo peor estaba en su mente. Esos ataques de pánico que después de un año había logrado controlar y esa depresión que estaba segura que había nacido con ella, eran su talón de Aquiles. No podía pasar un segundo sola si caer en un hoyo sin fondo. Necesitaba no estar sola. Eh ahí su vicio. Había destruido tanta gente, roto tantos sentimientos ajenos solo para sobrevivir ella, que creía que el alcohol no venia solamente en botellas, sino en acciones. ¿Era peor beber que ser autodestructiva emocionalmente? A su punto de vista, el estaba haciendo las dos cosas. Se separó de él mirándolo. Se sintió la persona mas cínica de este mundo. El tampoco sabía casi nada de ella. De seguro si le preguntaban algo sobre sus andanzas el no sabría ni la mitad.

-¿No es un problema? Estas roto, igual que yo, igual que Svetlana. ¿Acaso no lo ves? En esta casa estamos todos jodidos. Abre los ojos y deja de mentirme. Los únicos felices en esta casa son nuestra madre y Jhonn. Los demás somos infelices.- suspiró frotándose los ojos. Sentía que ella era la única vidente en aquel lugar y que había notado que nada estaba bien a pesar de simular ser una familia feliz cada domingo en la mesa. ¿Por qué nadie hacia nada, por qué dejaban que todos siguieran siendo miserables? Ella era parte de los que callaba para conservar su vida perfectamente jodida. Prefería seguir sintiendo que el mundo la aplastaba cada día en privado y sonreír en público. Era más fácil actuar que cambiar.- Anda, dime que eres feliz y no te molesto más sobre. Atrévete a mirarme a los ojos y mentirme, Liam

Esperaba respuestas en el, como si su solución estuviera en las manos de su hermano. ¿Si el cambiaba ella cambiaria? De solo hacerse esa pregunta comenzaba a pensar en dejarlo beber y que cada uno se fuera por su lado. ¿Tanta era su necesidad de alguien cuerdo en su vida que estaba dispuesta a hacer cambiar a su hermano y seguir ella igual? Si, era egoísta, pero si, necesitaba a su hermano cuerdo, sano. Era el quien sostenía a su familia. Darse cuenta que los cimientos ya no eran de cemento sino de madera carcomida por termitas era difícil. No podía creer lo que veía. Además tenía el descaro de servirse más alcohol frente de ella. Negó atónita. La rubia se paró y se acercó a él.

- ¿Salir? Ya no soy la niña de 5 años que se conformaba con que la llevaras al parque. Si quieres callarme vas a tener que intentarlo de otra manera. -Le arrebató la botella de las manos y el vaso que ya tenía servido. Fue hacia la cocina rápidamente y comenzó a verter el contenido de las dos cosas sobre el lavaplatos. – Quizás me odies por quitarte lo que te hace feliz, lo que te hace olvidar tus demonios, pero no puedo no hacer nada. – le dijo alzando un poco la voz para que lo escuchara. Se le estaba yendo su hermano de las manos tal cual se iba al whisky por el caño.

Liam | Casa Lebédev| 00:49 Euphoria




mono *-*:

Esto va a pasar con cada uno de tus cigarros
¬¬ Cada vez que jodas, mono


avatar
Mila A. Lébedev

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 05/03/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Liam Lébedev el Mar Abr 23, 2013 2:10 am


Burn My Shadow
00:49AM | Casa Lébedev | Mila
Sus pensamientos, sus memorias, sus acciones parecían haber comenzado a correr con rapidez por su cabeza, pasaban como ráfaga refrescandole cosas de su pasado. No entendía como era que sucedía eso, se suponía que el alcohol te hacía olvidar pero en aquel momento sucedía todo lo contrario, afloraban viejo recuerdos que incluso creía eliminados. Aquellos recuerdos que buscaba borrar estaban renaciendo en su mente como si buscara recordarle todo, como si buscara destruirlo. A pesar de mantener los ojos cerrados todos esos pensamientos no desaparecían, sino que daba la sensación de incrementarse, se volvía cada vez mas vívidos y por un momento esto asustó a Liam. Era demasiado fuerte, intentaba ignorarlo pero le resultaba difícil, tanto que ni siquiera era capaz de entender lo que su hermana le decía.

"De pronto la sala desapareció y en su lugar apareció una completamente distinta, ya no estaba en aquella cálida sala de la casa de su madre y Jhon, no, aquella chimenea ya no ardía, de hecho ni siquiera parecía usarse, la que se encontraba allí parecía que no se usaba en años ya que estaba totalmente limpia, ni un rastro de cenizas, en su lugar la decoraban varias figuras de mármol, simples adornos. El ambiente de aquella sala incluso se percibía diferente, solo sentía un duro frío que azotaba su cuerpo hasta los huesos, fue cuando decidió mirar por la ventana y notó que ya no era pasada la medianoche, parecía ser de mañana, la luz entraba por las ventanas pero ningún rayo la atravesaba. Miró mas detalladamente y divisó un cielo totalmente nublado. ¿Donde se encontraba? Se encontraba muy confundido, no entendía que sucedía, intentaba unir cabo sueltos pero sin éxito, hasta que una voz llegó a sus oídos y lo sacó de sus pensamientos..."

Mila lo miraba fijamente en aquella sala en la que realmente estaba, parecía enfadada, quería que la mirara a los ojos, el lo hizó pero aún se encontraba confundido, no entendía que era lo que sucedía. Ella quería que le dijera que era feliz, pero eso era descabellado, él feliz? No recordaba haberlo sido jamás...pero entonces recordó el tiempo en el que sus padres se amaban, en el que ellos siendo apenas unos niños solían ir al parque, sus padres los llevaban, iban todos juntos. Alguna vez habían sido una familia, incluso un recuerdo que creyó eliminado por completo le vino a la mente, podía recordar las miradas de sus padres, se miraban de una forma peculiar. No era amor, era mas que eso. Era total entrega, en los ojos de su madre se veía su alma, podía verse su alma siendo entregada por completo a través de sus ojos a su esposo. Este parecía recibirla con serenidad, como si supiera que siempre sabía que terminaría llegando a él, como si hubiera estado preparado toda la vida para proteger a aquella mujer. Eso lo había visto Liam con a penas tan solo 8 años, quizás no lo hubiera podido expresar con las palabras exactas, pero eso era lo que aquel niño había visto al sorprender la forma en que sus padres se miraban.

Mila aún esperaba una respuesta y pestañeando un par de veces le respondió tan natural como lo sentía.-Alguna vez lo fui Mila, hace mucho tiempo-.Hizo una pausa en la que simplemente se dedicó a observar el vaso de whisky que se había servido.-...Es hasta el día de hoy que sigo buscándola, intento recuperarla-.Le dijo, ya no parecía ebrio, sentía el alcohol en su sangre pero este ya no afectaba su cabeza, parecía haberse acumulado en otro sitio.-Pero la felicidad no tiene nada que ver en este caso hermana..y no hagas lo mismo que yo, no intentes buscarla, porque no funciona así-. Cuando terminó bajo al mirada nuevamente a la bebida y esta vez tomó el vaso, se lo acercó a los labios con calma, pero no llegó siquiera a rozarcelos que el brusco movimiento de su hermana terminó quitandoselo de la mano, también la observó tomar la botella y dirigirse con determinación a la cocina. Liam suspiró, había logrado encabronar a su hermanita, no le gustaba aquella parte de ella simplemente le gustaba verla sonreír, reír. Pero en aquel momento estaba tomando el papel de su madre cuando su padre llegaba ebrio a la casa y nada podía calmarlo...

"El frío volvió a azotarlo, nuevamente la sala había cambiado y una voz se había hecho presente, sonó igual de familiar que la de su hermana pero no era de ella, era la de su madre. Una discusión parecía venir de una habitación contigua. Liam caminó suavemente en la dirección de la que creía proceder las voces, al inicio del pasillo una puerta permanecía entreabierta. Manteniendo la cautela y la curiosidad que sentía en aquel momento se colocó pegado a la pared y acerco la oreja todo lo posible. Cerró los ojos y logró distinguir convencido a su madre, sonaba alterada y cuando la risa de su padre sonó aquel recuerdo se hizo mas familiar. Un fuerte sonido lo despabiló, había sonado como una bofetada y sin pensárselo dos veces ingreso a aquel cuarto. En medio de la sala estaba su madre de espaldas y que al oírlo ingresar se giró para verlo, su padre parecía haber desaparecido en el momento en que el había entrado. Veía miedo en la mirada de su madre, parecía perpleja y cuando se retiró la mano del rostro pudo verle la mejilla totalmente encendida, allí confirmó lo que había sospechado..."

La cabeza de repente volvió a darle vueltas y apretó con fuerza los ojos, al abrirlos había regresado al presente, pero las imágenes de aquel recuerdo seguían en su mente. Cuando pudo salir de sus pensamientos el sonido del agua corriendo le recordó con quien estaba y donde estaba. Caminó apresuradamente hasta el arco de la entrada de la cocina y vio a su hermana vaciando la botella dentro del lavaplatos. Se detuvo allí apoyándose contra el marco de la puerta y recostó la cabeza.-Lo siento Mila..y no, no te odio-.Suspiró nuevamente y se separó de la puerta para caminar hasta donde se encontraba ella, la tomó del brazo obligandola a dejar la botella por allí y la acercó a él. Rodeo a Mila con un brazo y con la otra mano le quito algunos mechones que le cubrían los ojos. La miró sonriendo tiernamente y le acaricio la mejilla.-Cuando es que has crecido tanto..hemos crecido tanto?-.Le preguntó suavemente.




Clubes:

avatar
Liam Lébedev

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 09/03/2013
Edad : 27
Localización : Moscú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Mila A. Lébedev el Lun Abr 29, 2013 12:54 pm

Burn My Shadow

Podía repasar uno por uno sus pasos, sus días uno por uno hasta convertirlos en semanas, meses, años, pero nunca entendería bien en qué momento su hermano había pasado a ser aquel ser que tenia frente a ella. ¿Qué se necesitaba para romper al hombre?, a uno que parecía hecho de titanio y que ahora solo parecía ser madera húmeda y carcomida por las termitas. No necesitaba dedos adicionales a los suyos para sacar cuentas propias. La rubia había nacido con este bichito raro que la hacía diferente al resto. Su padre, un narcisista encubierto no había tenido reparos en recordarle en varias ocasiones que rompía el molde de la hija que él quería, a diferencia de su primogénito, quien era una viva imagen del padre, claro, que sin esa suciedad que le pudría el corazón de un color negro petróleo. Nunca le tuvo envidia ni celos. Estaba tan orgullosa de caer haber caído tan lejos del árbol de su padre y tan cerca del de su madre, que cada palabra malintencionada de su padre con el fin de taladrar su orgullo, la volvía una medalla de oro alrededor de su cuello mostrando que nunca, NUNCA, sería como él. ¿Había llegado a pensar que Liam se convertiría en su padre? No, tenia fe en que su hermano nunca siguiera sus pasos, cruzaba los dedos porque su deseo se cumpliera, pero ahora, en ese punto, teniéndolo frente a ella comenzaba a tener miedo.

Sintió una fuerte punzada en su estomago al escucharlo hablar de ese modo. Oh si, recordaba aquellos días en los cuales esa felicidad era más fuerte que los cimientos de esa enorme casa. Su padre era mejor actor que su madre que tenía esa función como profesión. Bajó la mirada, siéndole imposible mirarle a los ojos. Una cosa era no saber absolutamente nada de aquello y otra, intuirlo y no hacer nada al respecto. Ella iba en el último grupo. Había estado tan preocupada en su autocompasión que no había mirado hacia un lado y notar que a pesar de saber que todos estaban más que jodidos, las cosas no se debían dejar pasar.

- ¿La buscas en una botella?- murmuró apenas, sintiendo que todo se estaba comenzando a poner mas y mas real. El efecto del alcohol se esfumaba en él y el de la hierba en ella. Ahí estaba la razón de todo. Se refugiaban en sus vicios para que todo esto fuera lo menos real posible. Una especie de carcajada sin humor y sin ánimo abandonó su cuerpo- No te preocupes que yo la felicidad nunca la busqué.- respondió sintiendo que esa noche ambos cambiarían por completo la imagen que tenían del otro.

Por muchas botellas que vaciara sobre el lavaplatos, no podría deshacer todas esas que ya habían pasado por su cuerpo. Si el hiciera lo mismo con sus vicios, estaba más que segura que las mismas palabras que él le daba, ella las diría. “No es un problema”, “no volverá a suceder”. Se sentía cínica, pero a la vez impotente por no poder hacer mucho. Había dejado que todo pasara bajo el puente sin siquiera acercarse a ver como pasaba el agua. El licor bajando por el desagua no remplazaba lo que ya había dejado pasar.

- No me odias pero si te uniste al nuevo sistema de esta familia. Simplemente vivir una mentira y dejar que el resto también lo haga. – dijo sintiendo un nudo en su garganta. Vamos, ella no era una llorona, no en público, pero sentía que todo estaba peor de lo que aparentaba. Se resistió un poco a soltar la botella, luego lo dejó hacer como su realmente ella fuera una pequeña y el su hermano mayor. Y se sintió mas como tal al sentirse abrazada por él. Escondió su rostro de el al sentir que un par de lagrimas habían cedido. – No lo sé- dijo apartando las lagrimas de sus ojos con brusquedad y mirándolo con media sonrisa que la de el había contagiado. – Todo pasó tan rápido- puso una mano en la mejilla de él, tratando de pensar el momento exacto en el que había comenzado el torbellino. – Ven, te voy a servir una taza de café y algo para comer. No quiero que llegue mamá y te vea así. – le dejó un suave beso en su mejilla y se apartó moviéndose dentro de la cocina para poner a calentar agua y buscar que servirle. No tardó en dejar dos tazas sobre la mesa y dos trozos de pastel de durazno en sus respectivos platos. – ¿Crees que es mejor simplemente… no volver a hablar de estas cosas?.- preguntó la rubia sentándose delante de una de las tazas, aun a la espera de que el agua estuviera lista. Se sirvió los complementos del agua, café y mucha azúcar, mientras se respondía ella misma la pregunta.


Liam | Casa Lebédev| 00:49 Euphoria




mono *-*:

Esto va a pasar con cada uno de tus cigarros
¬¬ Cada vez que jodas, mono


avatar
Mila A. Lébedev

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 05/03/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burn My Shadow [Liam]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.