Prologo



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reencuentro ║ Adam
Miér Jun 19, 2013 12:47 am por Amanda L. Dawson

» Stay for a while [ Svetlana ]
Lun Jun 10, 2013 2:39 pm por Lovisa Hellberg

» #Registro de PB
Dom Jun 09, 2013 4:22 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Identidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Facultad y Carrera
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Fraternidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» ¡Pide Rol!
Dom Jun 09, 2013 9:15 am por Kirsten Dürren

» @AMPROCK°
Jue Jun 06, 2013 9:48 pm por Adam Phoenix

» Cerveza gratis [1-1]
Jue Jun 06, 2013 9:40 pm por Adam Phoenix

Administración



NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL



El tiempo




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Vie Oct 28, 2016 11:46 am.
Créditos



Todos los derechos reservados bajo la propiedad de creative commons.
Historia y descripción de grupos a cargo de ALIDEY D. PAIKANOVA.
Skin & gráficos diseñados por LISSET I. PAIKANOVA.
PERSONAJES CANON CREADOS POR SASCHA E. NOLVAK.



Afiliados


Titulo aquí
I
II
III
IV
V
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Cabron 2
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
lalala
Aquí contenido de la pestaña 5

Días de Trueno (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Dom Mar 31, 2013 9:02 pm

Sube el cierre de la chaqueta hasta topar la barbilla. Se sienta en la orilla de una banqueta y patea una piedra. Trueno. Es una palabra. Pero una palabra con un significado peculiar. Su vehículo. Deus! Siempre le pasan cosas. Y no se lamenta. Recuerda cuando se quedó tirada en una carretera en Touluse en medio de la nada, en una villa llena de viñedos. Tuvo que dormir entre rocas frías y comió uvas acidas por dos días. La vida es así y hay que sonreír. Es el lema de los cuatro. Se le retuerce las entrañas al pensar que ya no son cuatro. Los cuatro están más lejos y no puede ni siquiera verlos de frente. Niega y se pone de pie, revisa su motocicleta sin saber mucho. Nunca se le dio muy bien la mecánica. Le gustan las motocicletas y siempre tiene un mecánico de cabecera. En esta ciudad no conoce ni siquiera quien vive en su propia casa. Es una mierda. Le da trabajo comunicarse con la gente, el idioma es muy difícil para la pequeña C.
- Je ne sais pas qu'il pass avec toi. - Le dice a la motocicleta y se monta en ella y vuelve a intentar arrancarla - Explique-moi qui je peux faire! Sil vous plâit! -Suspira y vuelve a bajar de la moto, verifica el aceite, la gas. Todo está bien. -Je ne veux pas l'appeler. Je ne sais pas qui faire maintenant.

Sus manos están inquietas. Se coloca un cigarro en la boca, sus labios están muy rojos. Sus anteojos se corren sobre el puente de la nariz y brillan los cristales cuando enciende el tubo cancerígeno. No sabe a quién llamar y no quiere llamar a nadie. No está segura de poder verlos de nuevo. Registra en sus bolsillos y no encuentra su teléfono celular. Lo justo que falta, no tener un móvil. Un sonido llama su atención. Es pequeña como una muñequita gótica de cabello oscuro y ojos claros. Le hace una seña a una persona y le habla:
-Hola, hola… Pare! ¿Tiene un teléfono? –le dice con un ruso bastante mediocre.

Se ríe porque quien sabe si la persona le entiende. C es encantadora con su mirada tranquila y su ropa de motera, botas sacadas de una revista cara con decoraciones plateadas y cintos que brillan como si fuesen pequeñas dagas de diamante. Sus pantalones de cuero se ajustan a sus piernas torneadas y una camiseta color rojo sale debajo de su chaqueta de cuero forrada con lana:
-¿Entiende Inglés? –Su cigarro cae al suelo y lo apaga con el tacón de la bota- Se descompuso mi motocicleta y no sé cómo arreglarla. Un mecánico. Necesito un mecánico, no estoy segura si cerca hay alguno–Empieza con un discurso en inglés que habla perfectamente, sin tener ninguna mezcla de acentos - Iba a la plaza roja, la maquina se volvió loca, creo que está en huelga, quiere arruinarme. Piensa que la llevaré al chatarrero, pero ya le dije que no es así, que se quedará y será siempre consentida aunque llegue su compañera…-se dio cuenta que está hablando muy rápido y mira a la persona- ¿Tiene un teléfono?
avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Lun Abr 01, 2013 3:55 pm


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

Últimamente la rutina se había vuelto tediosa, más de lo normal. Le jodía seguir al rebaño y era justo lo que estaba haciendo. Clases, entrenamiento, entrenamiento clases. Ya no se reconocía. Necesitaba salirse del círculo vicioso una vez más. Sabía que volvería a caer y así hasta que pudiera comenzar un nuevo circulo. Sentía como si las paredes de una caja comenzaran a cerrarse poco a poco y el estando dentro no podía hacer nada para combatir la sensación de encierro, mucho menos parar a la oscuridad que se lo estaba comiendo. Apenas salió de la penúltima clase, sus piernas lo sacaron de las cercanías de la universidad. Caminar le serviría para no colapsar en medio de la última clase.

Fuera le esperaba un típico día Ruso. No se había hecho ilusiones de ver sol en las calles. El viento que corrió hiso que se abrochara su chaqueta. En el estacionamiento estaba su auto, pero quería caminar, necesitaba al menos crear la ilusión que dejaba detrás suyo la universidad y un par de cosas más que de hace días rondaba su cabeza. Mientras se alejaba de todo, sacó un cigarro de su chaqueta y lo dejó en sus labios, demorando en encenderlo, disfrutando de esa sensación de anticipación. Cuando finalmente se rindió a su vicio, encendió el cigarro y absorbió de él como si fuera morfina y él un enfermo terminal. Su paso fue lento y seguro, sin rumbo planeado ni tampoco regreso estimado. No era del tipo que estuviera acostumbrado a andar solo por ahí, la soledad no era algo que lo caracterizaba ni que el buscara, pero tampoco la despreciaba y en ese momento le estaba sentado de puta maravilla. El viento que desordenaba su corto cabello se asimilaba a una dulce caricia de la mano de una mujer, que estaba logrando calmar a la bestia. Como decía su abuelo, a veces era mejor dar unos pasos al lado para descansar y volver al camino.

El humo que salió de su boca nubló un poco su vista, por lo menos hasta que el viento hiciera de las suyas y alejara hasta sus pensamientos. No quería ir a Texas en ese momento. Un idioma más parecido para él llegó a sus oídos dándole una bocarada de nostalgia. De pura curiosidad miró la graciosa escena. Le parecía familiar, a él le había pasado lo mismo cuando apenas había llegado a Rusia. Hablarle a un ruso en ingles era como mezclar agua y aceite. Se quedó parado ahí mirando y oyendo la conversación. No era de su incumbencia pero el se metía en todo. Así era y no cambiaria.

- Dudo que ella sepa hablar ingles.-dijo el pecoso con en su idioma natal, notándose más que nunca su acento texano. Solo cuando estaba con sus hermanos desempolvaba su lengua de nacimiento. Sus labios se curvaron en una sonrisa entre burlona y de pura y sana diversión. Se acercó a la chica que parecía sacada de un catalogo de Suicide girls y se deleitó mirando su máquina - ¿Qué le pasó a esta preciosura? Acaso tu dueña no te ha consentido como debería últimamente- dijo lo ultimo dirigiéndose a la maquina. Sin ambos estaban locos y hablaban como si la moto estuviera viva, pero aquello era su pasión y tan cual su hermana lo hacía con los animales, él le hablaba a todo lo que tuviera motor.



I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Lun Abr 01, 2013 8:35 pm

No tuvo suerte. Al hombre que le pidió ayuda mueve las manos en negación. No comprende lo que C le dice y en sus ojos azules se nota una veta de frustración. El hombre se marcha y lo ve andar hacia la salida del estacionamiento. Suelta dos palabrotas en francés y patea el piso. Su cabeza se llena de nebulosas que pueden acabar con un país entero y está a punto de irse caminado. Se detiene al escuchar una nueva voz, tiene un acento extraño, americano pero no un americano común. Levanta la mirada y observa a un chico. Lo primero que nota son sus pecas sobre la nariz. Lo cual le hace sonreír. Los pensamientos que cruzan por su mente no son sanos y lo repasa de arriba abajo sin premura y sin pudor:

-Lo noté- y agradece que alguien le hable en inglés, un idioma que es familiar para ella. –Solo sabe francés…- se refiere a la motocicleta, una motocicleta que le regaló su verdadero padre cuando cumplió dieciséis (Una Ducati 916, hecha a su medida. Más baja que una común). Fue el mismo año que… Aleja todos los malos pensamientos y manotea el aire como si estuviese espantando los recuerdos a su alrededor:
–No quiere andar. Su último mantenimiento fue hace quince días antes de venir aquí. Tal vez le paso algo en el viaje. Estuvo funcionando bien esta semana. Hoy simplemente no quiso andar.

C nota que está hablando con un extraño y no sabe quién coños es. Y el extraño le está hablando a su máquina. Le causa gracia y ella sabe reconocer unos ojos cuando tienen pasión en ellos. El joven con el culo bonito le parece que sabe de estas cosas.
-Oye guapo… ¿Qué sabes tú de arreglar motos? –La pequeña Cloe se acerca hasta donde está el joven desconocido y la diferencia de estaturas es evidente. C es diminuta. Se le planta en frente. Mete las manos en sus bolsillos de su chaqueta y su mirada a través de sus lunetas hace que parezcan sus ojos de un azul oscuro parecido a un color primario:
–No lo intimides. Ha sido mi compañero desde hace tres años y le tengo mucho cariño.

No anexa que compitió con esa motocicleta cinco veces y solo una quedó en segundo lugar. A estas alturas Cloe sabe cuándo algo están haciendo bien o algo mal en su motocicleta. Nunca se interesó en la mecánica, solo le gusta sentir la adrenalina y la velocidad. El peligro para ella era una escapatoria por todo lo mal que lo había pasado desde que nació. Se queda mirando al joven de cabello cobrizo. La luz en donde están es bastante opaca:
-Cloe –se presenta alargando la mano, tiene tatuajes en los dedos y en el dorso – Él es trueno. Podemos quedar en algún acuerdo si sabes cómo repararla.
avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Mar Abr 02, 2013 12:07 am


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

Recorrió con la mirada a la moto, fijándose en las hermosas terminaciones de ese modelo. No era un hombre de motos aunque sabía manejarlas, el iba más por los autos, pero una mujer motociclista siempre era algo que apreciar, mas cuando en Rusia escaseaban. Tomó el cigarro que había descansado en su boca mientras contemplaba a la belleza roja. Botó el humo hacia otro lado donde no les callera a ambos en la cara. Sin darse cuenta esa sensación de querer suicidarse o matar a alguien habían mermado. Motores, eh ahí la solución a casi todos sus jodidos problemas.
- Tú y tu moto deberían aprender nuevos idiomas.- dijo con un aire de diversión aunque sus labios estaba curvados como siempre. Tomó otra calada y se agacho a un lado de la moto, tratando de ver el motor por entre la tapa. No tenía sus cosas a mano como para usurpar su anatomía en ese momento. – Quizás es Rusia. De seguro tu moto extraña Francia.

El pecoso se paró, limpiándose las manos en sus pantalones. A ojo no podía deducir perfectamente que era. Iba a necesitar sacar una de las tapas laterales para ver el motor de una mejor manera. Le dio la última calada al cigarro y lo tiró al suelo, pisándolo luego para apagar por completo su vicio. Su pregunta le hiZo sonreír de manera natural.
- ¿Y tú que sabes de tatuajes?- le preguntó. Fue su manera de responderle a su pregunta y por lo poco que podía ver de la menuda muchacha es que ambos dirían si a sus respectivas preguntas. – Estudio ingeniería mecánica y pasé gran parte de mi vida arreglando tractores. Te sorprenderías al saber que el tractor es el primo gordo y grande de una moto. – el castaño como acto reflejo hiso lo mismo que ella y metió las manos en su chaqueta. Hacia frio y su cuerpo buscaba calor como fuera, aunque los bolsillos fuera un pobre remplazo del calor humano o de una taza de café cargado. – Si no te intimido a ti, menos le haré es a la moto. Sacó una mano de su chaqueta y tomó la de ella respondiendo su saludo. -Danny- respondió a la rutina de saludos. No era tan salvaje como para no conocerla. Se quedó un poco mas con su mano y sin disimularlo se quedó examinando su mano, viendo los tatuajes- Lindos- dijo soltando finalmente su mano. Volvió a guardar su mano en su chaqueta. Miró hacia atrás viendo cuanta distancia había de ahí a su camioneta donde tenía sus herramientas. La volvió a mirar sonriendo como siempre- Dejémoslo en que si logro arreglártela me invitas una cerveza. Tengo mi camioneta a un par de metros de aquí, ahí tengo mis cosas. Vamos- Ni esperó por la confirmación, quería ponerle las manos encima a aquella moto. – Te ayudo. - Le dijo tomando la moto y haciendo que anduviera con el motor apagado. Ella se veía como alguien que podía cargarla sola, pero lamentablemente él era texano y ahí te enseñaban a ser un caballero a palos. Su CAMIONETA se veia desde ahí ya que era enorme. Tenía la palabra Texas metafóricamente escrita por todos lados. – Dime, ¿ibas a algún lado? ¿Vas a dejar a alguien esperándote?




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Mar Abr 02, 2013 3:57 am

-Se nos dificulta el ruso, es más fácil el italiano o el japonés- Cloe se queda mirando con detenimiento al joven, nota como se mueven sus músculos bajo la chaqueta. No piensa si es deportista o le gusta hacer ejercicio. Solo piensa que se ve ardiente cuando mira a su Trueno:
–Aprenderemos.

Tiene quince días en ese lugar y ha pasado los últimos días sin comer mucho. Recuerda el ridículo que pasó al sentarse en un comedor de un restaurant y no entiendieron su pedido. Así pasado en los siguientes restaurantes. Lo sigue intentando. Mientras se abastece de lo que puede en el supermercado y se lo come en su habitación.
-No, no extraña Francia. No la extrañamos. Extrañamos…-No termina la frase, se traga las palabras porque extraña Londres, a su familia adoptiva, a sus hermanos y sus padres hasta que lo suelta –... Londres. Ahora estamos aquí. Y nos quedaremos aquí un tiempo.

Tocar temas delicados la hace vulnerable y no le gusta que la vean así. Mucho menos alguien que no conoce. Vuelve a observar, pega su cabeza al hombro y se pone de cuclillas para mirar la tapa del motor, las ruedas. Mira las pecas del muchacho, tiene una mandíbula fuerte y cuando habla se nota que hay pasión en sus palabras. Es resuelta y muy extrovertida. Solo que esta vez la tienen en un mal día.
-Si sabe de mecánica como yo sé de tatuajes, entonces quiero apostar que podemos entendernos.


Su acento le parece gracioso. Es un acento muy americano. C habla inglés sin acento alguno aunque vivió muchos años en Londres donde creció. Un asentimiento aparece y de pie deja colgar un cigarro en sus labios que son de un color cereza intenso. No enciende el cigarro, está pensativa y escucha al muchacho de ojos avellana. Al menos eso le parece ver a simple vista. Se corre los anteojos sobre el puente de la nariz, son unos lentes con puntas felinas. C, se pregunta porque debe intimidarse. Ha visto hombres gigantescos frente a ella. Los ha vestido, bailado, follado.

Danny es amable, al menos eso le hace creer a la pequeña C. Piensa si Danny es un nick de Daniel. Se saca de la boca el cigarro y se lo pone en la oreja.
-Gracias, me los hicieron en Japón –se levanta la manga de la chaqueta para mostrar el dorso donde está un pez koi en todo su resplandor. Hay más que un solo pez koi, tiene tantos tatuajes que poco le falta para cubrir todo su cuerpo. Es adictivo. Alucinante: -¿Está rayado? –Cloe sonríe por esa frase. Al dar dos cortos pasos hacia su moto. Danny se adelanta toma a Trueno por el manubrio y la destranca para avanzar hacia donde está la camioneta.
-Gracias por ayudar a Trueno- ve la camioneta, parece un monster truck, a comparación con su estatura, piensa que necesita una escalera para subir al asiento. Se ríe melodiosamente- Si logra que Trueno ruja, te invitaré no solo a una cerveza, te deberé la vida. Danny...

Verlo mover a trueno se le hacía realmente sensual, sus músculos se apretaban al realizar fuerza al sostener el vehículo– No, no iba a ningún lado en específico–Las palabras se le atragantan y no puede decir que sus hermanos y ella tienen un vicio. El recorrer calles y calles:
–No conozco a muchos por aquí–Hace una pausa mientras ve el camión y gira un encendedor entre sus dedos. Enciende su cigarro y echa el humo despacio, la humarada se disuelva en el aire.
- Tiene un acento extraño ¿De dónde es? – Se siente rara de no poder ir a ver a sus hermanos y tampoco ir con su familia adoptiva. Es un pensamiento le perfora el estómago. – ¿La arreglará aquí ó la montarás en ese camión para llevar a Trueno algún taller?
avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Vie Abr 05, 2013 1:06 am


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

Miró por unos momentos detenidamente a la chica. Oh vale, eso lo conocía, esa mirada, la habia visto antes y la seguía viendo cada vez que se levantaba por las mañanas. En el espejo, en su reflejo. Nostalgia mezclada con tristeza. Como no distinguirla si el tenia esa mirada desde que su madre había muerto, mas cuando hace un año habían llegado a Rusia y habían perdido todo lo que le recordaba a ella. El frio no era algo que pudiera ser asociado con su madre. Ella era cálida, con una sonrisa enorme en los labios a cada segundo, con ojos brillantes, llenos de amor. Rusia… Rusia no era ella y le jodía. Por un momento pensó que largándose de Texas podría olvidar esa pena que se había ido a vivir en su pecho, pero no, era peor.
- Tú extrañas Londres. Yo extraño Estados Unidos- dijo con un intento fallido de sonrisa. Sabía que Londres y Texas tenían nombres de persona, pero la tristeza le ponía nombres de lugares a los seres extrañados cuando se estaba lejos de casa. Se dio un sacudón mental para irse de ahí. Miró a la diminuta mujer y a su moto. Tenía distracción de sobra para no querer que su mente se fuera a su nación. – No nos llevamos bien, ya somos amigos, pequeña. Me ganaste con tu moto y por que eres medio enana

Negó con la cabeza y siguió avanzando con la moto. Solo se detuvo unos instantes para contemplar los tatuajes de ella. Estaban muy bien hechos y no parecían estos típicos que se hace la gente solo porque si, sino que parecía que cada uno tuviera una historia y un significado. Le daba la impresión que ella se llevaría de maravilla con Adam.
- Ese espacio de ahí no, no está tan rayado- dijo con media sonrisa apuntando con el mentón un espacio sin tatuar. – No lo agradezcas aun. Si la jodo tendré que vender mi pulmón derecho para pagarte.- soltó un par de carcajadas un tanto roncas. Confiaba en sus habilidades y era el peor egocéntrico del mundo, pero la mecánica era su hijo favorito y ahí no jugaba ni a dárselas de superman. – Apenas puedo con mi vida, tu quédate la tuya y así podrás invitarme esa cerveza.

La camioneta estaba ya a la vista. A algunos le parecía exagerado el tamaño y la calidad de su 4x4 para vivir en un lugar donde no iba a necesitar tanta potencia, pero aun pensaba como americano y tenían esa costumbre de que lo grande era lo mejor. Miró por sobre el hombro a la chica para asegurarse que le siguiera el paso. Se topó con su mirada que había cambiado su brillo. Ya no había tristeza ahí, eso lo sabía porque joder, ese brillo lo veía en los de el cada vez que la tristeza se alejaba. Solo tenía dos estados, melancólico o caliente. Tan simple como eso.
-Por mirarme así cobro aparte, así que cuidado- le dijo mirando hacia delante de nuevo, viendo que ya estaban detrás del auto. Dejó la moto ahí y fue hacia la segunda puerta de la camioneta, donde tenía su caja de herramientas. – Ya conoces a alguien más. – le responde tomando la caja y dejándola a un lado de la moto. – Soy de Texas, baby. Todo un caballero sureño.- negó sonriendo por la estupidez que acababa de decir, pero aunque no se notada, tenía esa nostalgia de los antiguos texanos. Machistas, caballeros y dominantes. El castaño se sacó la chaqueta de cuero que traía y se la puso sobre los hombros a la chica. Se sentó en el suelo y casó un destornillador para quitar la tapa lateral y poder ver mejor el motor- Aquí, no creo que sea mucho. Anda, cuéntame que tal la vida en la fría Rusia hasta el momento. Yo viví de vodka hasta los 5 meses cuando llegue. Cuando aprendí a decir hamburguesa con queso y papas fritas, recuperé los 5 kilos que bajé.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Sáb Abr 06, 2013 3:49 pm

C esta callada con las manos en los bolsillos. Sigue a Trueno y a su acompañante. Cuando el menciona Estados Unidos, entiende el acento. Sonríe con una línea recta en sus labios cereza y sus pestañas se levantan para mirarlo. Él es alto casi igual que su hermano y en esos momentos se pregunta sí práctica algún tipo de deporte.
-¿Medio enana? –Se ríe haciendo sonoro el eco en el estacionamiento. Un amigo. Hace mucho que no tiene amigos. Le gusta la compañía. No es una persona que le guste estar sola- Eres gracioso.

Sus hombros se mueven cuando suspira y observa sus botas, los brillantes adornos que parecen dagas de diamante resplandecen. Levanta la mirada y le dice:
-Venga, amigos entonces ¿Con beneficios? debo sacarle provecho a esto– una sonrisa maliciosa se delinea en su boca y sus ojos chispean con diversión. Mira la motocicleta esperando la obviedad de que la motocicleta y ella, son como la misma persona y el va meterle mano. El empezó todo este juego ¿no? Tal vez ella lo mal interpretó. Se encoje de hombros.
-Puedo conseguir un hacha y hacerte una rayita- ahora le muestra los dientes como el gato Cheshire. Lo del pulmón no fue gracioso. Porque está hablando de su motocicleta que adora-pagarías más que un pulmón guapo, sé que estás de broma así que te perdono.

Se cruza de brazos en un falso enojo. Su postura parece dura y seria, puede parecer un berrinche tal vez. Se ve como una graciosa miniatura junto al joven que tiene una sonrisa radiante:
-Acostúmbrate… –Suena raro todo esto. El notó que ella lo miró con lascivia. Sabe bien que es atractivo. Se mueve con agilidad y se ve tremendo cuando toma la caja de herramientas- porque te estaré mirando todo este tiempo.

Su sonrisa se vuelve a marcar y está mirando como promete. Toma su distancia para que D trabaje en Trueno. Le escucha, sus ojos de canicas azules le miran con un brillo perspicaz:
-Texas suena bien. Sureño, haces que sienta calor- sonríe nuevamente traviesa y saca las manos de su bolsillo para acercarse más y ver lo que pretende hacer con Trueno- No conozco Texas, solo conozco N.Y. y California. Nos gustaba surfear ahí. Iba con mi hermano y con un amigo –

Se dio cuenta que está contando algo personal a un completo extraño. No le importa compartir. Le cuesta un poquito. Se muerde los labios con nerviosismo y sorprendida por D que le coloca su chaqueta sobre los hombros, le queda graciosa y grande, responde:
-He comido galletas con mermelada. Es más frío que Londres y que Francia. Un día de estos iré a casa a comer como se debe. Me da mucho trabajo el idioma y los rusos son cara dura, me dan ganas de patearles – confiesa con resignación y se pone de cuclillas para ver que hace D con sus manos a su Trueno- Mi familia está aquí, más bien mi familia adoptiva, ellos me acogieron cuando tenía ocho años de edad. Mi padre es el Dios supremo de las comidas veganas. Extraño su comida. No sé porque te estoy contando todo esto... ¿Tú familia está en Texas? –Está confundida y se mete los dedos en su cabello de ala de cuervo. Se siente bien el decirlo. Desde que se fue de Francia en su último viaje, no hablado mucho con gente- ¿En serio bebes mucho? ¿Eres alcohólico?
avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Dom Abr 07, 2013 1:05 am


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

Sin apuro comenzó a destornillar uno por uno los tornillos de la tapa, dejando con sumo cuidado cada uno de ellos sobre su caja de herramientas para no perderlos. Sabía que le costaría caro joder la moto en cualquier sentido. Dudaba que ella conservara su amabilidad si le hacía algo a su moto. Las palabras de la chica le quitaron un par de carcajadas. Era más descarada que él y eso que él iba en son de paz hasta el momento. Se detuvo para mirarla hacia arriba, seguramente sería una de las pocas veces en las que ella tuviera más altura que el.
- Por supuesto que con beneficios. Yo no tengo de la otra clase de amigas-negó con la cabeza con diversión y siguió en lo suyo. -Mira estas sacando beneficio. Te estoy revisando a su bebé gratis. – le dijo concentrado pero siendo capaz de seguir la conversación. No era tan tonto después de todo. Sonrió a pesar que ella pudiera o no verlo desde donde estaba- Guarda tu hacha, que aun soy virgen en eso. Mi hermano es el de los tatuajes. Yo no tengo ni uno aun- comentó pensando en la colección de su hermano. el que más le gustaba era ese que se había hecho en honor a su madre, los demás los llamaba garabatos a pesar de no serlo.

Sacó la tapa de la moto con mucho cuidado. La advertencia muda de ella le había quedado más que clara. De hecho se levantó para dejar la tapa dentro de la parte trasera de la camioneta y luego volvió a sentarse al lado de la moto para examinarla. No tenía que ser un genio, ni mirarla para saber que estaba cumpliendo la promesa de mirarlo como si fuera un pedazo de carne. Hey, eso a él no le molestaba en lo más mínimo, menos cuando él hacía lo mismo con las mujeres. Texas sonaba bien, pensó para sí mismo al escuchar a la pequeña morena.
- Hey, me estas quitando el titulo de conquistador. Tu y yo vamos a tener problemas.- le dijo mirándola por sobre su hombro antes de sumergirse a revisar el interior de la moto. Sacó de su caja un paño blanco manchado con grasa y limpió un coco el motor para ver mejor. – Nadie va a Estados Unidos a visitar Texas. California suena mil veces mejor. No me sorprende que lo eligieran como destino.- rebuscó en su caja una llave a la medida que encajara con uno de las tuercas que parecía estar un tanto suelta. Tenia de todo, casi de todo y bien ordenado. Si algo le jodia era tener su caja desordenada. Era en lo único que era ordenado y normal. – Cierto, parce que tienen un palo metido en el culo. Es el frio, por lo menos con eso me convenzo para no mandarlos a la mierda.

Luego de dar un par de vueltas a la tuerca busca otra de otro tamaño para probar con la siguiente. Sus manos se movían con facilidad, como si toda su vida hubiera tenido a su lado las herramientas, cosa que era cierta. Su abuelo se había encargado de que aprendiera desde pequeño. La miró, ahora encontrándose con ella a la misma altura. No le parecía raro que se acercara a ver qué hacía con su hijo.
- ¿Comida vegana? Joder, nosotros teníamos un matadero. Creo que tu familia y la mía se llevarían jodidamente mal. Y me cuentas porque soy extremadamente encantador encantador – dijo entre risas. Solo su hermana y su madre habían practicado esa disciplina. Ambas veterinarias, que se podía esperar. Él, él era un cavernícola y si pudiera se comería hasta los huesos. –. Mis abuelos se quedaron en Texas. Mi padre y mis dos hermanos vinimos a este infierno congelado. El se casó con una rusa. – le comentó sin poner ninguna clase de emoción en sus palabras. Ni le agradaba la idea de tener nueva mamá ni le detestaba. Mientras el viejo fuera feliz… le valía. Lo último que hizo fue ponerle un poco de liquido de engrasar al motor y listo. No había nada malo en el motor aparte de un par de tuercas un poco flojas. De seguro el frio de Rusia le estaba jugando una mala pasada y la moto solo necesitaba un poco de atención. Su última pregunta hizo que le diera entre risa y una punzada en el estomago. La palabra alcohólico no era algo que pudiera ser aplicada en el, ¿cierto?- No soy adicto aun. Anda, prueba a su bebé a ver si con eso basta o tengo que llevarte al taller de la universidad- el pecoso se levantó y le hizo espacio para que ella hiciera su magia.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Lun Abr 08, 2013 2:10 am

Las pestañas de C parpadean y hace que sus ojos brillen con la escasa luz del estacionamiento. Atenta ve las manos de Danny, el cual llamo D. D parece cuidadoso con Trueno y eso le gusta a C. Le llaman los hombros del joven castaño. Sabe cuál es su talla completo, de camisa, pantalón y zapatos. El olor de la chaqueta en sus hombros le puede decir algo de su vida. No especula ninguna historia.
-Que pena- murmura con decepción. La amistad es un tema importante en su lista de prioridades. No piensa joder algo solo por un ligue. D no se sabe quién es. Lo que tiene claro es que le gustan las máquinas y no quiere estropearlo por un follón. Al escuchar lo del beneficio de la moto, su sonrisa se marca sobre sus mejillas mostrando el brillo del rojo cereza- Justo a eso me refería… mon deus, le monde est une surprise avec toi.

Las expresiones de su rostro suelen delatarla con facilidad. Es muy expresiva y asiente. Entiende perfectamente lo que dice:
-Mi hermano tampoco tiene tatuajes, tampoco mi hermana tenía –Al mencionar su hermana se le hace un nudo en la garganta. No son sus hermanos de sangre. La situación en la que vivía y vive es como si lo fuesen- mi hermano dibuja muy bien, me hizo este que traigo aquí, antes el era un tagger. –C, se levanta la chaqueta y le muestra el vientre bajo, están coloreadas y se contrastan con su piel marmórea. –Todos tienen una manera de expresarse.

Sus cejas se ciñen y arrugan su frente. No pretende molestarlo, solo está siendo un poco juguetona.
-¿Por qué tendríamos problemas? –Tal vez le hizo sentir extraño. No lo conoce y no debe jugar así con un desconocido. Se detiene a pensar las cosas, lo cual no hace a menudo –Fue por las olas. Nos gustan mucho los deportes acuáticos y también las ruedas…

C se acerca a la caja. Sus dedos pequeños de muñeca sacan las piezas para ponerlas por tamaños y formas. Los encaja en los lugares correspondientes. Le gusta hacer esto. Con un hermano obsesivo compulsivo se acostumbró. Mira por el orificio de una llave de tuerca, un ojo azul océano mira a D que está entretenido apretando algo. Se carcajea al escuchar su teoría de los rusos y deja la llave en su lugar.
-Mi padre y yo somos veganos, mi madre y mi hermano son carnívoros.–Sus hombros se mueven dejando escapar un suspiro nostalgico. Su estómago suena al recordar la comida de su padre y se pone de pie. El hambre le traiciona siempre. –Cada quien sus gustos. No tengo problema con los carnivoros.

Su sonrisa se marca nuevamente en sus labios. Sentada en el piso del estacionamiento pega su barbilla a sus rodillas.
-Solo sé que eres amable por el momento. Lo de encantador después… -piensa que muchos encantadores se disfrazan y detrás de sus caretas son un idiota patea culos. –Mi caso es complicado. Mis verdaderos padres viven en Francia. –los cuales no extraña nunca, estar con ellos esta última temporada fue la peor idea y eso le produce una extraña sensación, hasta le duelen las tripas- Mis padres adoptivos viven aquí, mi padre abrió un negocio de comida orgánica.

Lo que hizo fue sencillo, apretar tuercas, engrasar, una posibilidad es que Trueno esté congelado hasta la madre y no quiera avanzar en el hielo. Le dio su chaqueta a D. Y de puntillas alcanza sus hombros para jalarlo hacia ella y darle un beso en la mejilla. Quiso darle una mordida o una lamida solo para comprobar si sus pecas saben igual a su aroma.
- Merci vous êtes un dieu! –Da brincos y danza como una profesional. Se monta con gracia felina. C se coloca un casco negro y levanta la visera. Gira la llave y empieza a jalar un poco. Trueno logra encender. Acelera muy fuerte sin avanzar. Hace una prueba en el estacionamiento, ida y vuelta. Frena frente donde esta D. Se baja y del asiento saca un casco rojo, selo da a D. C se vuelve a subir
-Súbete.– C espera- Sureño, serás mi guía. No sea ranchero, vamos a pagarte la deuda.
avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Jue Abr 11, 2013 6:50 pm


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

Parecía tener mucho en común con la chica, ignorando el hecho de que evidenciaba muchas diferencias muy marcadas, pero aquel toque de nostalgia que destilaba cada vez que mencionaba un asunto personal no le pasaba desapercibido y sabia que el mismo también lo tenía cada vez que su mente se iba de Rusia hacia América. El pecoso era bastante sociable, mucho para el gusto de algunos, podía estar horas hablando con un extraño y terminar siendo muy buenos amigos, no solo amigos con derecho como en broma le había mencionado y ni se molestaría en explicar ya que estaba de mas, pero nunca, nunca, abriría esa parte de él a alguien más. El era una bóveda de titanio cuando se trataba de su historia con su madre. Ahí estaba su debilidad, junto a ella y se había encargado de enterrar su memoria aquel día en el cual su cuerpo quedó seis metros abajo. Mentira, pura y jodida mentira. Su madre seguía en su corazón y de ahí no se movería, por lo que tenía que hacer esfuerzos enormes para no ceder y volver a recaer como lo había hecho antes. El alcohol, las drogas y las fiestas eran sus mejores aliados a la hora de olvidar o engañarse a si mismo y crear una fantasía en la cual el no tenia memoria. Vamos Danny, no vallas para esos lados. Se forzó a si mismo a concentrarse en la chica y en la moto.

Alzó la vista a su pequeña acompañante, observando el tatuaje que le mostraba. Su familia igual tenía artistas por ahí pero como la que se dedicaba a dibujar era hermanastra, no la presumía. La rubia era importante para él pero se negaba a admitirlo.
- Lindo- dijo sonriéndole de medio lado. Sus ojos volvieron rápido a la moto. Sinceramente la moto podía mas con el que los tatuajes. Al ver el culo estampado de su hermano cada día los tatuajes no producían tanto impacto en el. Negó con la cabeza riendo corto. ¿Problema? El nunca tenía problemas. Su sordera selectiva le permitía no tomar en serio absolutamente nada que no fuera realmente importante – Es una broma mujer, no te lo tomes todo tan en serio. – cuando estuvo listo limpió sus manos en el trapo viejo- Yo soy más de deportes de tierra. Soy capital del equipo de Lacrosse.

De reojo observa a la chica entretenerse con su caja de herramientas. No le gustaba hacerse juicios apresurados de la gente, ni tampoco tardíos, dejaba que cada uno fuera como fuera y si le jodía simplemente hasta la vista. Pero ella parecía ser un poco diferente a las mujeres que rondaban Rusia. Solo había que ver su moto y quedaba a la luz.
- No te estoy pidiendo que me digas que soy encantador. Yo se que lo soy, pequeña- y ahí estaba presentándole a su ego, cuya órbita atraía a planetas y hasta a un par de naves espaciales. Le daba lo mismo que pensaran de él, la vida era muy corta para estar esperando la aprobación ajena. Le sonrió con ese encanto sureño que solía caerle como patada en los testículos a la mayoría, razón por la cual sonreír así todo el tiempo- Tampoco es tan complicado tu caso.

El pecoso tomó su chaqueta y de sorpresa recibe un beso en la mejilla de la dueña de la moto. Agradecía recibir eso de ella y no de sus otros clientes que generalmente eran motoqueros con cara de cabrones.
- Creo que tengo que poner más seguido las manos sobre tu moto eh- dijo terminando de ponerse la chaqueta y mirando como su pequeña figura bailada de un lado a otro. Giró siguiéndola con la mirada- Además bailas. Eres una caja de sorpresas. – comentó comenzando a guardar todo menos un destornillador. Aun tenía que ponerle la tapa. La observo al sentir el rugido de la moto. Bien, solo era lo que pensaba. Rusia y su clima eran una jodida molestia. La observó manejar como una profesional la vuelta de prueba, por lo menos hasta que se detuvo delante de él- Mi padre siempre me dijo que no me montara en la moto de desconocidos. Lo bueno es que nunca le hago caso a mi padre- se adelantó y tomó el casco, pero primero fue por la tapa y la puso. Siguió ir a dejar la caja de herramientas dentro del auto y luego se puso el casco y se montó detrás de ella. – Solo para en un lugar que parezca que tienen cervezas. – rodeó la cintura de ella con sus brazos en espera de que partiera.




I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Cloe Dumont el Sáb Abr 20, 2013 10:34 pm



La mente de C está centrada en Trueno. Solo escucha el motor, su sonrisa se marca en sus labios de cereza. Dos vueltas y freno. Se detiene frente a D para que termine el trabajo. Se baja y está danzante, lleva un ritmo imaginario de hip hop. No hace ninguna acrobacia en el piso. Fue suficiente para mostrar un marcado baile, es nata haciendo esto. Se detiene de golpe dando un paso frente a Trueno con esa sonrisa fugaz y aliviada. Sus ojos destellan diversión. En marcha, espera que D se sujete de su ceñida cintura. Avanza sin más premura y su cuerpo adquiere la posición de competidora experta. No quiso distraerse en sus manos o en el aroma del joven pecoso. Tiene esa esencia a mirra con ámbar. Se tomaría tiempo para pensar en ello, para descubrir su perfume y los secretos de sus manos.

Las calles de Moscú suelen ser abrumadoras. Los automóviles, la gente. Sortea algunos coches con precisión. Sigue dando vueltas alrededor de la plaza y le pita a unos sujetos que se le atraviesan y le dicen cosas que ella no entiende. Trueno chilla con elegancia y sigue hasta que un letrero de cerveza se cruza en su camino. Se detiene con la adrenalina hasta la coronilla con la esperanza que Trueno no se ponga de nuevo frío. Espera un momento para que su acompañante se baje y luego lo hace ella.
-Esperemos que este frío no arruine el motor de Trueno- dice cuando está amarrando los cascos en la parrilla. El bar tiene puertas de cristal con un letrero de neon de una cerveza rusa -¿Estás Danny? -De un salto gimnastico se sube a la espalda del chico. Ella es así, siempre se toma más confianzas de las que debería. Su cabeza no piensa mucho en lo que va a pasar, en las situaciones o en quienes son las personas. No le gusta indagar en nada. Le gusta descubrir las cosas en el momento. Es observadora, sin embargo no cuestiona mucho. Su vida fue un poco difícil al principio. Lo está llevando de maravilla ahora y no quiere que se arruine con recuerdos que suelen ser dolorosos.

El bar está con gente, un poco aquí, otro poco allá. Nada del otro mundo, olor a cigarrillos, olor a cerveza rancia, olor a baños, un tugurio que no le importa. De un brinco ágil se baja de la espalda de D y toma un banquillo en la abarra. Le pide al hombre de la barra dos cervezas. En realidad le pide dos cabezas. Lo cual el hombre se queda mirando raro a C y mira a su acompañante unos momentos.
-¿Qué dije? -sus ojos brillan de confusión y sus mejillas se colorean de un rosa pastel, que contrasta su pálida piel. -¿No te importa este bar verdad? –ella mira al camarero y le sonríe angelical y le dice en un mal ruso que no sabe hablar ruso, discúlpeme, le guiña, luego mira a su acompañante- No te pregunté si estás ocupado. ¿Tienes tiempo para hacer esto? -Su silencio parece eterno y agrega enseguida:
-Tiene tiempo que no recorro bares. Ni bebo cerveza. Con mis hermanos hacíamos tour de cerveza. Nos deteníamos en un bar cualquiera, bebíamos una cerveza y nos movíamos al siguiente, así, un bar, diferente marca de cerveza. Así hasta que solo uno de nosotros podía conducir o ninguno. -Su sonrisa y el brillo de sus ojos hicieron que pareciera un recuerdo agradable y no quiso opacarlo para nada. Se remueve en su asiento mirando al grandulón y luego a su compañero en ese momento.

El bar tender espera alguna indicación. C saca un par de billetes y señala otro letrero de cerveza y lo dice en español “cerveza” luego lo dice en francés, en inglés, en japonés y termina diciéndolo en italiano, cuando lo repite en ruso lo vuelve a decir mal. Está vez su color adquirió un rojo manzana. El grandulón de la barra se ríe entendiendo y llevando las dos botellas frente a ellos.
-Moda. Estudio diseño de moda en Krovgrekh, estoy en el primer curso. Como te dije, tengo dos semanas que regresé de Francia–Se dio cuenta que le está volviendo a contar estas cosas y no debe hacer esto- Creo que esto no importa- bebe un trago de cerveza y no le parece tan mala, de hecho la mejor que ha probado ha sido la alemana y la japonesa-Te agradezco la ayuda Danny. ¿Es un diminutivo de Daniel?


avatar
Cloe Dumont

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Danny A. Phoenix el Sáb Mayo 04, 2013 12:47 am


Dias de trueno.
Tarde · Alrededores · Cloe ·

La velocidad era una de las cosas que más apreciaba. Era como correr para algunos. Esa sensación de estar huyendo de todo con el simple hecho de ganar velocidad, dejando que el auto te llevara aunque fuera un par de kilómetros lejos. Como si nada pudiera tocarte y lastimarte o lastimar a otros. Adoraba esa sensación de poder que solo tocando el volante y apretando el pedal te entregaba. Con la moto parecía tener el mismo efecto. Todo se iba quedando atrás, haciéndote olvidar que tendrías que afrontar todo apenas volvieras. Todo seguiría ahí cuando enfrentaran el viaje de regreso. Se aferró un poco más a la delgada cintura de ella, sintiendo la velocidad pasar por sobre él, aplastándolo.

El viaje fue tan rápido que estuvo a un segundo de pedir que se diera un par de vueltas más, pero debía admitir que tenía sed. Al dejar de sentir el temblor de la moto bajo sus piernas, se bajó de esta mirando hacia el lugar. Nunca había estado ahí. Ya tenía sus lugares favoritos después de un año completo de vivir en aquel refrigerador. Se quitó el casco dejándolo en la moto al igual que ella.
- No te preocupes, si se enfría le buscamos una moto sexy y hacemos que se caliente. – dijo comenzando a caminar. En eso sintió el peso de la chica en su espalda. No se lo esperaba pero la recibió bien, sujetando sus piernas para distribuir su escaso peso. Para exagerar un poco hiso que se tambaleaba- Avisa que es mucho peso para un solo hombre- dijo con cierta diversión en el tono de voz. Se adentró en el lugar que no parecía ser un completo agujero, pero tampoco le daría más de una estrella. Mientras su vaso de cerveza estuviera limpio lo demás le valía madre. Soltó las piernas de la chica dejando que se bajara. El pecoso se sentó a su lado en uno de los taburetes de la barra. Este no ocultó su risa al escucharla pedir… ¿cabezas? Joder, alguien tenía muchos problemas con el Ruso o tenia tendencias caníbales.- Dijiste cabezas- le respondió y rápidamente pidió en un perfecto ruso dos cervezas. Parecía tonto pero aprendía con rapidez. Y ver porno ruso ayudó bastante, por lo menos con los Sí y Más. La cara de perro se le quitó con rapidez al hombre ya que un par de… ojos de mujer convencían hasta al más incrédulo- ¿Por qué me molestaría el lugar?- preguntó un poco incrédulo. Tampoco es que hubiera nacido en cuna de oro. El bebía hasta de la botella. – Creo que es tarde para preguntar eso. Ya estamos aquí- dijo sonriendo a medias. – Tenia clases… pero… necesitaba dar una vuelta

No se iba a poner a explicarles sus últimas tendencias claustrofóbicas, solo había sido una enorme y grata casualidad. El quería salir y ella lo había sacado. Se quedó en silencio escuchando su historia. Parecía haberse ido hacia otro lado. No pensaba seguirla. El celaba sus recuerdos y no le era tan fácil contar de sus días en Texas, más cuando los más felices siempre la incluían a ella.
- Parecían buenos tiempos- murmuró son querer empañar su recuerdo con algún comentario inapropiado o con su silencio al no retroalimentar el momento de nostalgia. Miró al tipo frente a ellos. ¿Acaso no había entendido que quería una cerveza? Dejó que la chica manejara la situación. Miró de reojo a su pequeña acompañante que a esa altura parecía semáforo.- Creo que tendrás que terminar dándole tu numero. – murmuró tomando la cerveza y dándole un sorbo.- Si no importara no lo hubieras dicho. Solo di que estas cómoda y dices cosas que tu consiente te lo impide pero tu subconsiente necesita decir en voz alto. Yo también te he soltado un par de cosas que “no importan”- le dijo mirándola por unos segundos, desviando la vista luego para beber un poco más de cerveza.- Ya sabes que estudio yo. Llevo un largo, largo año viviendo aquí. Parece una condena completa que nunca termina- dijo sonriendo sin humor. Pensándolo mejor su estadía en Rusia no era nada con vivir en Texas. Ahí era como echarle sal a la herida noche tras noche, impidiendo que esta cicatrizara.- No agradezcas. Los motores son lo mío.- su cuerpo se tensó notoriamente cuando le dijo Daniel. Odiaba que le dijeran así. No era capricho de niño mimado, no, era por otras razones- Danny es por Danny. Solo mi madre me decía Daniel.- se terminó de un sorbo su cerveza y pidió rápidamente otra la cual el pagó. -¿Tus hermanos también está en la universidad?





I am a world before I am a man, I was a creature before I could stand. I will remember before I forget
Cool:

avatar
Danny A. Phoenix

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 06/03/2013
Localización : Entre tus piernas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Trueno (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.