Prologo



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reencuentro ║ Adam
Miér Jun 19, 2013 12:47 am por Amanda L. Dawson

» Stay for a while [ Svetlana ]
Lun Jun 10, 2013 2:39 pm por Lovisa Hellberg

» #Registro de PB
Dom Jun 09, 2013 4:22 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Identidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Facultad y Carrera
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Fraternidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» ¡Pide Rol!
Dom Jun 09, 2013 9:15 am por Kirsten Dürren

» @AMPROCK°
Jue Jun 06, 2013 9:48 pm por Adam Phoenix

» Cerveza gratis [1-1]
Jue Jun 06, 2013 9:40 pm por Adam Phoenix

Administración



NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL



El tiempo




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Vie Oct 28, 2016 11:46 am.
Créditos



Todos los derechos reservados bajo la propiedad de creative commons.
Historia y descripción de grupos a cargo de ALIDEY D. PAIKANOVA.
Skin & gráficos diseñados por LISSET I. PAIKANOVA.
PERSONAJES CANON CREADOS POR SASCHA E. NOLVAK.



Afiliados


Titulo aquí
I
II
III
IV
V
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Cabron 2
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
lalala
Aquí contenido de la pestaña 5

En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Efthemia J. Varennikova el Miér Abr 03, 2013 1:22 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
20:00, Biblioteca - Efthemia & Andrey

-Shhh

La biblioteca se sume en el silencio. Un silencio cortante y etéreo que hace vibrar de placer el cuerpo de Efthemia. Un silencio tan duro que se puede aspirar su perfume de libros y madera. Aunque la morena no gire su cabeza, siente que detrás suya, a unos metros, la bibliotecaria manda silencio con un conjunto de siseos muy serios hacia el grupo de jóvenes que hay al fondo. Ese sonido bajo y molesto de los hombres se mete en la cabeza de Efthemia como mil demonios que intentan penetrar su mente, la mente de una enferma loca.

Pero a pesar de todos los males, la joven tiene un libro entre sus manos y éste la posee completamente, atendiendo a cada letra, cada palabra y cada frase. No hay ruido en el mundo que la pueda separar de un libro que la oprime a su lado como una enredadera. A los ojos de cualquier humano, no es más que un par de tapas viejas y blandas con muchas hojas amarillentas por enmedio. Valientes los que se atreven a decirlo ante los ojos del demonio moreno que aquí reside, entre las páginas.

¡Oh mi Calisto y mi señor! ¡Mi dulce y suave alegría! Si tu corazón siente lo que ahora el mío, maravillada estoy cómo la absencia te consiente vivir. !

Una vez lee la frase de la página 111, cierra el ejemplar de La Celestina, un libro que compró en España y que ha leído más de veinte veces, y apoya los codos con fuerza sobre la madera de la mesa abarrotada en la que está, para poder poner sus manos debajo del mentón. ¡Hace dos segundos no había nadie!. El silencio se disipa y el bullicio de los jóvenes del fondo hace todavía más acto de presencia, tornando los ojos de este pequeño demonio de un azul más oscuro y abismal que solo consiguen que sus voces se despierten del descanso que se habían tomado desde hacía un par de días en los que Efthemia parecía una joven normal, triste y abstraída. No le gusta la gente, y ahora está rodeada, así que tiene que controlar su cabeza e intentar salir de allí sin matar a nadie. Difícil, murmura para sí misma, repitiendo lo que le ha dicho una voz femenina dentro suya, con toda la razón del mundo, escrutando los ojos de cada presente de su mesa, como una leona se agacha para observar la cebra más perdida del grupo.

Pero no va a matar a nadie, ¿Verdad? No, claro que no. Tensa los músculos para quedarse rígida y no poder moverse, no poder cometer ninguna locura. Nunca se ha atrevido a matar a ningún humano. Menos él, susurra, recordando el funeral de su padre. Maldito capullo. ¡Él no era ningún humano! Así que a su parecer, la estadística de asesinatos estaba intacta. Hay personas a las cuales sus ojos le imploran matarlas. Y eso no es asesinato. ¿Verdad?





Última edición por Efthemia J. Varennikova el Miér Abr 17, 2013 2:30 pm, editado 1 vez



Knife party
AWARDS :

No me drogo, osea, para nada:

avatar
Efthemia J. Varennikova



Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 29/03/2013
Edad : 24
Localización : Entre las voces de mi cabeza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Andrey Nóvikov el Miér Abr 03, 2013 4:47 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
Efthemia & Andrey ф 3 de Abril - 20:00 hs ф Biblioteca


Every time we lie awake after every hit we take. Every feeling that I get but I haven't missed you yet. Every roommate kept awake by every sigh and scream we make. All the feelings that I get, but I still don't miss you yet. Only when I stop to think about it. I hate everything about you, Why do I love you?


Comenzaba a hacerse de noche, aquello era un misterio para el joven Nóvikov, pues como siempre, este se hallaba dentro de su cuarto con la luz apagada. Estaba sentado en su cama, en la pequeña mesa de noche se encontraban una gruesa banda de goma, una jeringa vacía y un pequeño recipiente de vidrio. No era raro verlo en aquel deplorable estado, como todo adicto a la heroína su cuerpo parecía un feto; los ojos entrecerrados, sedado hasta las entrañas.

Pasaron cerca de cinco horas desde que se había inyectado, buscando aquella chispa que tanto lo motivaba, que tan enviciado lo traía desde hace mucho tiempo. ¿Cómo este muchacho seguía vivo luego de castigar así su cuerpo por casi tres años?, esa era una pregunta que sus amigos se hacían desde hace mucho tiempo, pues al decir la verdad, cuando se trata de drogas Andrey no lleva cuidado alguno.

Conforme transcurrían los minutos, el efecto de sedado comenzaba a pasar, sus músculos volvían a estar bajo su control, de a poco comenzó a abrir sus ojos, espabilando su cuerpo. Cuando pudo ponerse de pie, estiró su espalda, la misma crujió como si de madera vieja se tratara, había estado ya mucho tiempo en aquella posición. Actualmente a pesar de que tuviera el control de su cuerpo, el Andrey de siempre no controlaba su mente, como siempre, sus oscuros pensamientos se apoderaban de él, aquello pasaba frecuentemente al estar cerca de las drogas.

-La chica; Efthemia. Me apetece ir a hacerle una pequeña visita-, dijo para sí mismo, ladeando una sonrisa oscura y tortuosa.

Caminó tranquilamente, primero saliendo de su residencia, luego por los caminos de la universidad. Sus pasos resonaban gracias a las piedras que cubrían los mismos, su mente estaba centrada en una sola cosa; la chica, la deseaba, la quería solo para él. Sabría sin duda donde encontrarla, la había seguido más de una vez desde las sombras, cosa que no solía hacer pues alguien como él siguiendo a una mujer le parecía algo absurdo, ridículo e incluso irónico.

-Ella es especial, no es como las demás, simplemente tiene ese “qué se yo”, que la hace única. Y va a ser mía, le guste o no-

Cruzó el umbral de la biblioteca a paso decidido, escudriño luego el ambiente, pasando su vista sobre cada uno de los presentes en la pequeña sala principal, donde había unas ocho mesas, varios libreros y mucha gente leyendo. Buscaba a su presa cual ave de rapiña, decidido a atacar apenas la viera, sin que ella pudiera siquiera esperárselo.

Una chica caminaba en dirección hacia la salida, donde él se encontraba parado; era ella. Sin pensarlo dos veces la abordó -Vaya, que lindo día para pasar encerrado en la biblioteca- dijo mirando a la chica con un tono seco y acido. Sus ojos recorrieron luego su alrededor, no quería que nadie estuviera vigilándolos. La tomó por el brazo sin pensarlo dos veces, un agarre férreo se precipitó contra ella, pero una sonrisa amistosa se formo en el rostro del chico.

-Ven, camina conmigo Efthe- murmuro sin más el chico, un tono cargado de falsedad acompaño la sonrisa que el muchacho le dedicó, si algo que Andrey sabía bien era como venderle algo a las demás personas, y su escena haría que ambos pasaran desapercibidos sin duda alguna.




You're like a hot revolver
Boy, you got a problem and you ain't foolin' no one, but yourself. You're like a hot revolver but you ain't killin' no one, but yourself

I love this assholes:
avatar
Andrey Nóvikov



Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Efthemia J. Varennikova el Jue Abr 04, 2013 1:08 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
20:15, Biblioteca - Efthemia & Andrey

Ya han pasado diez minutos desde que ha cerrado el libro. Lleva mucho rato observando a los presentes con un rictus en los labios, con una vocecilla en su bulbo raquídeo que canta un réquiem muy musical mientras ella balancea la cabeza de un lado a otro. Mira su reloj, y vuelve a mirarlo porque la primera vez no se ha fijado en la hora. Las 20:07, ¿Enserio? ¡Qué lentos pasan los segundos!. Se fija un rato en la manecilla de su reloj, tal vez la esté timando y vaya hacia atrás, mientras dos de las voces (las que ella denomina C y V) parecen disputar un acalorado debate sobre el tiempo y la eternidad que la confunde.

-¡Callaos!- Les grita, en medio de la biblioteca. La gente la mira con los ojos muy abiertos, y otros solo se rien. Pero C y V no se callan.

Rechina los dientes con una furia contenida, agresiva y taimada como la de bulcebú. ¡Todos son unos estúpidos, no se van de SU mesa! Así que se levanta en silencio y aunque la mirada de todos esos mortales se clave en su piel de porcelana, camina hacia la salida, tropezándose un par de veces sin cambiar su rostro serio e inexpresivo, excesivamente frío. No, no tiene mucho equilibrio. En su huida, zigzagea por las mesas, observa unos cuantos lomos de los libros y se fija en la cara de algunos presentes. Pero su marcha no cesa.

Y justo cuando se dispone a salir, escucha una voz. Y esta voz es real, así que C y V se callan para poner atención al joven. Sin duda, lo había visto alguna vez, pero no recordaba su nombre. ¿Por qué la retenia allí, cortándole el paso? ¡Era un cuerpo demasiado grande como para esquivarlo! Sin duda, se le ha cortado la respiración del susto, así que en lugar de exhalar, bufa con fuerza, como los toros. La voz del hombre es dura y su tono demasiado dictatorial. Otro escalofrío vuelve a recorrerla. A este chico lo había visto, ¿En la secta, tal vez? ¿En el club de fútbol? ¿En clase? Pero nunca podría preguntarle. Se queda quieta enfrente suya, empequeñecida.

-Concuerdo con usted, señor...- Deja un largo lapso de tiempo para que el hombre entienda que no sabía ni siquiera su nombre. ¿De donde había salido? ¿De entre las sombras?. Efthemia mira al suelo con el cuerpo rígido como una barra de hierro, y levanta el mentón para observar su rostro, sus labios, e investigar el timbre de su voz. Pero todo esto desaparece cuando el hombre la coje por el brazo, quebrantando todo espacio vital y protocolo, y C y V murmuraron muchos insultos. Efthemia forcejea contra su cuerpo, intentando apartar el brazo del hombre, pero es ridículo, es tan delicada como una muñeca. -¡Suéltame! - Grita, observando como todos los de la sala los observan, sobre todo por sus alaridos, y la encargada enarca una ceja sin despegar los ojos de ambos. La sonrisa del hombre es cruel y sangrienta, como todas las sonrisas de los humanos.

¿Que caminase con él? ¡No, claro que no, nunca! La voz C se estaba poniendo colérica, y se lo transmitía a Efthemia, que no tardaría en rugir como un león. -No, ¡Suéltame, suéltame!- Se queda sin voz por todos sus bramidos, como un pajarillo afónico al que le van a partir un ala. Se queda plantada en el suelo pero es imposible, él tiene mucha fuerza y la mueve a rastras.

¿Que le depara el futuro a un águila que descubre a un nuevo depredador? Ella ha visto muchos documentales y busca la respuesta mientras el depredador la lleva consigo.





Última edición por Efthemia J. Varennikova el Miér Abr 17, 2013 2:30 pm, editado 1 vez



Knife party
AWARDS :

No me drogo, osea, para nada:

avatar
Efthemia J. Varennikova



Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 29/03/2013
Edad : 24
Localización : Entre las voces de mi cabeza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Andrey Nóvikov el Vie Abr 05, 2013 12:00 am



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
Efthemia & Andrey ф 3 de Abril - 20:00 hs ф Biblioteca


Every time we lie awake after every hit we take. Every feeling that I get but I haven't missed you yet. Every roommate kept awake by every sigh and scream we make. All the feelings that I get, but I still don't miss you yet. Only when I stop to think about it. I hate everything about you, Why do I love you?


El tranquilo y pasible ambiente de aquella biblioteca se había transformado de un momento a otro. Lo que antes parecía ser una bella pradera, donde se podía escuchar hasta los pájaros cantando, transmutó en un campo de batalla, donde el eco de los cañones invadía cada uno de los recovecos del lugar. Aquella chica había comenzado a gritar desaforadamente, moviéndose para poder zafarse, siendo lo ultimo inútil, pues no tenía nada que hacer contra el duro y musculoso brazo del hombre, que la sostenía como si de una gruesa cadena se tratara.

-Serás hija de puta- pensó Andrey cuando esta chica empezó a realizar aquel magistral escándalo, que irrumpió sin duda alguna los pensamientos de cada una de las malditas personas que se encontraban en el lugar. -Parece que esta es una perra que necesita que su amo le apriete el collar y le enseñe quien manda, mejor, así me divertiré más aún- se dijo para sí mismo el muchacho, presenciando los gritos y aullidos que soltaba la chica sin parar siquiera un segundo para mirarlo.

Sus ojos recorrieron el ambiente que ambos dos tenían alrededor, y en efecto todos los ojos estaban sobre ellos, algo que definitivamente no era bueno. Para ser sinceros, Andrey no había contado con que esta chica se desacatara de tal forma, o por lo menos que podría contenerla antes de que alguien se diera cuenta. Esto requería un rápido trabajo de inteligencia y actuación, debía hacer creer a las demás personas que solo estaban jugando, que de verdad eran dos amigos que solo se divertían juntos.

Los ojos del muchacho se clavaron en los de la castaña, una profunda mirada de rabia y odio extremo fue dedicada hacia la chica, mientras que su mente imaginaba las peores torturas y los improperios más salvajes y oscuros que ni siquiera se le podrían ocurrir a la mente mas enferma y retorcida de todo el planeta tierra. Él acercó su cuerpo al de ella todavía manteniendo aquella sonrisa y tono de voz falsos, buscando el oído de la chica, para que nadie la oyera - Te lo haré fácil- dijo el muchacho, a la vez que su mano que yacía dentro de su chaqueta, la cual sostenía una navaja, se apoyaba contra el cuerpo de la chica, para que esta pudiera sentir el filo a través de la ropa.

Estoy armado, y si no ríes y asientes con una sonrisa diciendo “Vamos Michael, solo bromeo”, no dudaré en usar esto contigo, y con quien se interponga- dijo el hombre con una voz fría y dura, como el mármol, transmitiendo una gran carga de seriedad y de energía a la situación, para que ella entendiera que no se trataba de una broma alguna, que de verdad podía salir lastimada si no cooperaba.

Su cuerpo se alejó de nuevo, dando un rápido vistazo a su alrededor, efectivamente todo el mundo seguía expectante de cada uno de sus movimientos. Sabía lo que hacía pues no era la primera vez que él manejaba un caso así, sus movimientos eran sutiles y naturales como si de verdad nada estuviera pasando. – Vamos Efthe, deja de hacerte la desentendida mujer, como si tuvieras que hacer estos jueguitos con tu hermano – dijo Andrey ladeándole una brillante sonrisa, incluso riendo por lo bajo entre las palabras, con una expresión totalmente relajada y distendida.

Las cosas iban tal y como él las había pensado, simplemente se limitó a mover su cuerpo de a poco, no notaba de verdad si ella había dejado de oponerse o no por sus movimientos, pero esperaba que por el bien de todos los presentes en aquel lugar, ella cooperara.




You're like a hot revolver
Boy, you got a problem and you ain't foolin' no one, but yourself. You're like a hot revolver but you ain't killin' no one, but yourself

I love this assholes:
avatar
Andrey Nóvikov



Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Efthemia J. Varennikova el Vie Abr 05, 2013 3:11 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
20:25, Biblioteca - Efthemia & Andrey

No se lo merece. Ningún ser como ella se lo merece. No, es mentira, en realidad sí. Hay anticristos que merecen vivir lo que provocan al resto de la humanidad. ¿Que provoca Efthemia? Tristeza, rechazo y muertes. Y hasta ahora, no se había topado con nadie que le abriera los ojos, aunque ella los vuelva a cerrar. A ella no le importa aprender lecciones de vida, sobre todo porque no la valora. Y lo único que sabe hacer ahora mismo es gritarle y llorarle sin lágrimas al demonio implorando con rudeza que la suelte, moviéndose descontroladamente junto a su cuerpo en una danza agresivamente sexual para cualquier hombre, aunque para ella fuera agonía pura. Estira en un forcejeo abismal, intentando mover una montaña. Pero Mahoma no iba a ir a la montaña, así que la cordillera se tendría que mover a base de gritos y lucha.

La morena, muy a pesar de lo que ella quiera hacer, se queda mirando el rostro del moreno que permanece impasible con una seriedad y media falsa sonrisa que la hacen sentir una descarga eléctrica por todo lo largo de su columna, intentando leerle la mente, ella y el conjunto de voces que se posan en su encéfalo cotilleando sobre lo que el joven tiene planeado para Efthemia, riéndose de ella como si no estuviera presente. -¡Malditas!- Pronuncia en un susurro para ella misma que sin duda la proximidad con el hombre ha permitido que éste la escuche. -¡Callaos ya!.

Y ahora es cuando el hombre clava sus orbes en los de la muchacha, haciéndola pequeña y ensimismándola, pero ella no aparta la mirada, y no lo hará hasta que le lea su jodida mente indescifrable. Y es una mirada tan fría que la congela a distancia. ¿Por qué me sujeta? ¿Qué le he hecho? ¿Quien es este bicho que me mira? ¿Que quiere? ¡No he matado a nadie de su familia, supongo!. Todas las preguntas se acolpan en su garganta, pero por una extraña razón, temen salir. Y es por eso que carraspea, intentando relajarse y hablar algo más de los tartamudeos que suelta su boca en ese momento.

-¿Qu...- Pero todo se desmorona como un abismo cuando él la acerca, pegándola completamente a su cuerpo, sin ningún espacio entre ellos, y ella solo puede soltar un gemido mientras el sujeto le susurra en el oído algunas palabras que le cuestan descifrar. ¿Me lo harás facil? ¿El qué? ¿EL QUE?. Pero todas las respuestas se quedan en su cabeza y comienza a frustrarla. Oh, mierda, algo pincha. Por la zona de las costillas puede distinguir el tacto fino de algo que ella sabe perfectamente que es, pues las adora. ¡Navajas! Y por una fracción de segundo esa palabra le alegra la mente y esboza una gran sonrisa al hombre, pero al momento vuelve a poner una expresión seria y ser consciente de la situación en la que está.

¿Qué tengo que decir? ¿Michael, te llamas así?. Enarca una ceja ella sola, pensando sin pronunciar palabra alguna, y es que todo a sido un jodido monólogo del hombre. Está confundida y temblando como la gelatina. Es frágil, mucho. Las navajas no le dan miedo, es una hecho que ha conseguido tranquilizar el ritmo de su corazón. ¿Por qué? Nadie lo sabe, ni ella misma. -¿Quien eres? -Susurra, poniéndose de puntillas y tragando saliva. -¿Qué quieres de mi, Michael? ¡Qué quieres!- Esa última frase se ha elevado más de lo que quería, dejando salir por su garganta todo lo que la azoraba por dentro. -Vamos, Michael, dímelo- Rueda los ojos, pronunciando esa frase para hacer caso a su amenaza de aparentar normalidad. A medias.

Y ahora se volvía a alejar y observaba como un faro. A ella hacía rato que le habían dejado de preocupar los demás, sobre todo cuando te aborda un hombre al que no conoces. Efthe, Efthe, Efthe... ¿De qué me suena?. Curva hacia abajo las comisuras de los labios, abstraída en un mundo paralelo, en una expresión inescrutable. ¡Es mi nombre! -¿Como sabes mi nombre? - Murmura, para que solo la escuche él. -¡Tu no eres mi hermano!- Musita, con los ojos inyectados en los fuegos del inframundo, eso último no le ha gustado. Pero tan solo se resignó a seguir al hombre que comenzó a moverse de la posición en la que estaban hacia alguna dirección perdida, sin oponer resistencia.

Alea iacta est, Lucifer.




Última edición por Efthemia J. Varennikova el Miér Abr 17, 2013 2:31 pm, editado 1 vez



Knife party
AWARDS :

No me drogo, osea, para nada:

avatar
Efthemia J. Varennikova



Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 29/03/2013
Edad : 24
Localización : Entre las voces de mi cabeza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Andrey Nóvikov el Dom Abr 07, 2013 7:18 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
Efthemia & Andrey ф 3 de Abril - 20:00 hs ф Biblioteca


Every time we lie awake after every hit we take. Every feeling that I get but I haven't missed you yet. Every roommate kept awake by every sigh and scream we make. All the feelings that I get, but I still don't miss you yet. Only when I stop to think about it. I hate everything about you, Why do I love you?


Su paciencia era un recurso muy limitado para decir la verdad, tal vez incluso demasiado. No habrían pasado ni cinco minutos desde que se había acercado a la chica, y esta ya estaba agotando este escaso recurso que poseía este joven. Andrey detestaba muchas cosas en este mundo, pero una de las que encabezaba su lista y que hacía que su sangre hirviera era la estúpida gente que no sabía seguir órdenes. Algo tan simple como hacer lo que se te ha ordenado, ¿por qué debería ser tan jodidamente difícil de cumplir?

-¿Esta estúpida chica es de verdad una imbécil sin cerebro?- pensó el muchacho ante los comentarios de la chica. “¿Qué quieres de mi Michael?”- vamos ingenua, ¿acaso tu retorcida mente no puede descubrirlo?, que fácil que es matar a alguien hoy en día-, se dijo para sí mismo, dejando ver una sonrisa oscura y perversa, la cual salía a la superficie mediante sus labios.

-Vamos Efthe, solo quiero hablar, ven conmigo que tu escena ya ha molestado a muchas personas hermanita- comento el muchacho amablemente, vendiéndole a todos los presentes su acto de hermano paciente y bromista. Vaya que esa era una de las partes que mas disfrutaba de esta actividad, poder jugar con las personas, mostrarles una careta totalmente falsa y ajena a la realidad, lo más gracioso de todo; esta careta era más real que su propia piel.

Él se apresuro a salir de aquella tortuosa escena con un total disimulo, sin llamar la atención de ninguno de los presentes. La chica parecía ser mas rebelde de lo que aparentaba a simple vista, un feroz lobo disfrazado con la piel de un tranquilo y manso cordero. Pero para ser honestos, aquello le encantaba, adoraba que sus víctimas fueran así, pues si ella era el lobo, Andrey era el feroz tigre, que esperaba entre las sombras, deseoso de poder medir a su presa, y demostrarle que no importaba que tan fuerte o salvaje fuera, contra el no tendrá oportunidad alguna.

Ambos caminaban a dando rápidas zancadas por los pasillos de la biblioteca, alejándose de donde estaba la gente, buscando los recovecos mas recónditos de la misma, donde nadie pueda ser testigo de lo que ahí sucedería. –¿Qué cómo se tu nombre?- preguntó el muchacho con una sonrisa tan sarcástica en su rostro, que reflejaba hasta cierta alegría – Si no es difícil encontrar a alguien en toda Rusia, mucho menos lo es encontrar a una simple chica en esta universidad- dijo reflejando misterio en su voz, debía ser más astuto que ella y no dejar que tomara el control de la situación.

Una vez el muchacho había creído que estaban suficientemente alejados de las personas, se paró en seco, apretando con mayor fuerza el brazo de la chica, suficiente como para que el dolor comenzara a apoderarse de ella.
-Ojala que lo disfrutes perra sucia, pues yo voy a gozar cada segundo de esto- dijo en su mente, viendo como el cuerpo de la chica comenzaba a tensarse mas y mas.

Llevo el dedo índice de su mano libre hasta el rostro de la chica, posándose en la sien, recorriendo lentamente el mismo hasta llegar a su boca, acariciando suavemente la comisura de sus labios. – Lo que quiero Efthemia, es muy simple. Te quiero a ti..- dijo con un tono frío y serio, aumentando la dureza de su voz en aquellas últimas cuatro palabras para que entendiera correctamente el mensaje.




You're like a hot revolver
Boy, you got a problem and you ain't foolin' no one, but yourself. You're like a hot revolver but you ain't killin' no one, but yourself

I love this assholes:
avatar
Andrey Nóvikov



Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Efthemia J. Varennikova el Mar Abr 16, 2013 3:51 pm



En un vaso, olvidada, se desmaya una flor
20:25, Biblioteca - Efthemia & Andrey

Oh, vamos. ¿Podía ser verdad todo aquello que le sucedía? Había negado la posibilidad después de vivirlo con su padre y su tío. Sin posibilidad a dudas, ella era foco de mala suerte, el hierro candente que no puede evitar dejarse llevar por el imán, y menudo imán. No le gustaba la acción, no le gustaban las emociones, por malas o buenas que fueran, y ahora parecía estar viviendo la vida a cámara rápida.

Camina tan cerca del hombre que éste podría escuchar y sentir el latido de su corazón, que baila en un galope descontrolado. Gime, mirando sus propias piernas caminar, fijándose en el sendero que conduce a los animales a una matanza. ¡Cómo la incomoda no poder controlar el futuro ni su propia vida!. Cuando observa que la gente deja de seguírles con la mirada sedientos de un morbo que ella implora que no ocurra, se da cuenta de que cada músculo de su cuerpo está rígido y los del hombre se mueven con la gracia del que gana un asalto. -De acuerdo- Musita, bastante cansada del juego del hermano. Su voz le provoca sarpullido. Sí, es una mujer terca, pero someterse a una frase no la importa demasiado.

Otra ola a pasado, mejor o peor que la siguiente, solo su hermano lo sabe, el caso es que después de caminar a un paso que casi ella no puede seguir, se ve sola con él en un punto muerto de la biblioteca que parece incluso más sombrío y desolado que el resto, y el echo de parar la tranquiliza, aunque tan solo un par de pulsaciones. ¿Encontrar? ¿A caso me busca? -¿Y porqué soy el objeto de tu búsqueda, hermano?- Sí, ya están solos, ya nadie les observa, pero el echo de creer que habla con el de verdad la tranquiliza. Su vida, su cerebro, todo se ha forjado a través de la imaginación, de imágenes perfectas que cobran vida fotograma a fotograma mientras C y V cantan, y no le es difícil mirarle a los ojos y pensar que es su hermano el que está enfrente suya susurrándole alguna cosa que la hacían reír en la infancia. Esa sonrisa torcida, ese pelo oscuro, esos ojos azules. Es tan horrible y tan perfecto que guarden parecido, que la asusta.

Pero la presión que siente que hormiguea su brazo en forma de dolor no es más que una prueba de que la realidad es algo de lo que no se puede huir, y cada vez tiene más claro lo que va a suceder. Se endereza y le observa subiendo el mentón, haciendo alguna que otra mueca por el daño. Se retira levemente cuando el tacto frío del dedo del hombre la despierta del letargo, pero no lo suficiente como para que el contacto cese. Vuelve a sentir un escalofrío.

Nadie quiere a Efthemia, esa frase que sus voces le repiten una y otra vez mientras duerme. -¡Nadie quiere a Efthemia!- Repite, esta vez en voz alta, con una expresión seria. Cuando la yema del dedo roza su boca, tensa los muslos automáticamente. Como una señal divina. Gruñe como un lobo, por no morderle el dedo. ¿Por qué su voz era tan gélida y tan ruda? Pero no pasa nada, la de Efthemia también lo era, con ese timbre delicioso que solo saben poner las morenas locas sin darse cuenta. Camina hacia atrás con lentitud, alejándose de él, pero apenas 40 centímetros, pues la parte posterior de sus blancas piernas chocan con el borde de una mesa. Pobre princesa que está acorralada, murmura V riéndose puerilmente.





Knife party
AWARDS :

No me drogo, osea, para nada:

avatar
Efthemia J. Varennikova



Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 29/03/2013
Edad : 24
Localización : Entre las voces de mi cabeza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un vaso, olvidada, se desmaya una flor || Andrey ~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.