Prologo



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reencuentro ║ Adam
Miér Jun 19, 2013 12:47 am por Amanda L. Dawson

» Stay for a while [ Svetlana ]
Lun Jun 10, 2013 2:39 pm por Lovisa Hellberg

» #Registro de PB
Dom Jun 09, 2013 4:22 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Identidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Facultad y Carrera
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» #Registro de Fraternidad
Dom Jun 09, 2013 4:19 pm por Liam Lébedev

» ¡Pide Rol!
Dom Jun 09, 2013 9:15 am por Kirsten Dürren

» @AMPROCK°
Jue Jun 06, 2013 9:48 pm por Adam Phoenix

» Cerveza gratis [1-1]
Jue Jun 06, 2013 9:40 pm por Adam Phoenix

Administración



NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL

NOMBRE NOMBRE
MP △ PERFIL



El tiempo




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Vie Oct 28, 2016 11:46 am.
Créditos



Todos los derechos reservados bajo la propiedad de creative commons.
Historia y descripción de grupos a cargo de ALIDEY D. PAIKANOVA.
Skin & gráficos diseñados por LISSET I. PAIKANOVA.
PERSONAJES CANON CREADOS POR SASCHA E. NOLVAK.



Afiliados


Titulo aquí
I
II
III
IV
V
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse mattis blandit justo, at aliquam ante semper luctus. Quisque eget magna ac urna tempus feugiat. Ut id nunc id ante ultricies mollis. Nunc dignissim nisi vel lacus imperdiet sagittis. Cras id quam ante. Vestibulum eu posuere libero. Proin ut dignissim nulla. Morbi nisl neque, hendrerit et ipsum ac, sollicitudin laoreet est. Donec nec est erat. Mauris est dolor, tempus ac varius ut, vehicula ac ante. Cras in tincidunt mauris. Aenean in est nisl. Etiam a mauris sed risus laoreet molestie. Vestibulum faucibus erat sit amet odio cursus fermentum. Mauris et quam ut est tincidunt pulvinar ornare volutpat ipsum. Sed molestie leo vel eros placerat, at convallis enim sollicitudin. Donec sed ultricies orci. Etiam vehicula aliquam felis. Mauris congue consectetur est, ac lobortis dolor pharetra sed. Fusce mauris libero, ornare vel velit in, bibendum blandit tellus. Sed aliquam tellus id velit elementum scelerisque mollis sed elit. Morbi facilisis, arcu quis sollicitudin malesuada, velit libero elementum odio, eu molestie elit risus commodo sem. Vivamus commodo massa lorem, non ornare nibh porttitor ut. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. In hac habitasse platea dictumst. Morbi commodo id turpis a condimentum. Curabitur blandit sem erat, eget dapibus ligula mollis sit amet. Cras congue venenatis vulputate. Sed hendrerit venenatis tellus, ac elementum diam aliquam ac. Praesent non enim pulvinar, ullamcorper tellus quis, semper erat. Nunc scelerisque, nulla ac rutrum fringilla, justo libero condimentum tellus, nec tristique erat arcu a nulla. Sed congue aliquam turpis, vitae accumsan nisl tincidunt eu. Pellentesque in odio ut metus viverra elementum vel a est. Fusce id turpis purus.
Cabron 2
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
PREMIO
lalala
Aquí contenido de la pestaña 5

Quiet midnight (Libre)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Miér Abr 17, 2013 5:55 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El clima aquel día había decidido cambiar un poco respecto de aquella semana. Las temperaturas habían bajado nuevamente, y más aún ahora que era de noche. El castaño se encontraba sentado en el medio de la Plaza Roja. Literalmente, en el medio. Desde su posición podía ver a todas las avenidas alejarse en sus respectivas direcciones, y podía también apreciar los antiguos e importantes edificios que se encontraban a sus alrededores.

Vadim estaba sentado en el frío suelo con las piernas cruzadas, en el mismísimo centro de Rusia. La había conocido por primera vez el año anterior, apenas había llegado. Moscow sí que la conocía desde hacía años; recordaba haber participado en varios concursos de interpretación allí, pero siempre era tocar y marcharse. Era en un día parecido aquel, del año anterior, que se había sentado por primera vez a realmente admirar el lugar. Desde entonces, iba siempre que se sentía solitario. Ver a los turistas pasear y sacarse fotografías allí por la noche le servía para animarse un poco.

Vadim tenía dos cafés calientes a su costado. Tomó uno de ellos y lo revolvió suavemente con movimientos de su mano. Sacó su móvil del bolsillo de su abrigo negro, y descubrió que no tenía mensajes nuevos. Probablemente su hermano estaría ocupado a aquella hora. Quizás hasta estaba durmiendo. ¿Cuántas horas eran de diferencia ese día? ¿Cinco? ¿Dos? Vadim ya se había rendido en calcular. Misha estaba todos los días en lugares distintos, y era la razón exacta por la que a él le daban sus pequeñas crisis.

Era el segundo año desde que los gemelos estaban separados. Él había ido a pasar las fiestas con su familia, pero su hermano no había podido por su gira. Siempre habían sido cercanos -lo cual era estupendo, porque de lo contrario probablemente habría sido una maldición la mayor parte de su infancia-, a un nivel que quizás sólo aquellos que tuvieran a un gemelo podrían entender. Todavía no conseguía acostumbrarse a la idea de ser uno solo, luego de haber estado toda su vida pensando por dos. Dos entradas para el cine, dos para los conciertos, dos uniformes.

Y ahora tenía dos cafés con él, y uno intacto en el suelo. - Para no perder la costumbre - Se dijo a sí mismo antes de darle un trago al café que tenía en la mano. Él esperaba que la separación no fuera permanente, porque ya le era difícil mantener el contacto por simples llamadas y mensajes cortos. Casi nunca tenían demasiado tiempo para ello; o Vadim tenía que correr a una clase, o Misha estaba a cinco minutos de salir al escenario. Pero él bien sabía que tenía que comenzar a asumirlo, aunque no quería hacerlo.

Volvió a mirar el café a su lado y se preguntó internamente cuántas personas pensarían que lo habían dejado plantado. Él no se iba a tomar los dos solo, y a decir verdad, tampoco quería que el segundo se perdiera. Ya lo había comprado pensando en su hermano, no tenía sentido dejar que se enfriara allí. Tenía que dejarlo ir. Tomó una bocanada de aire, y llevó por reflejo una de sus manos al costado de su boca, como si aquello fuera a amplificar el sonido - ¡REGALO UN CAPUCCINO! - Exclamó tan fuerte como sus pulmones le dejaron hacerlo, y acto seguido se quedó mirando uno de los faroles cercanos. Ya tendría la oportunidad de comprarle uno a su hermano en algún momento; sólo tendría que ser lo suficientemente paciente para esperarla.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Freyja A. Milošević el Lun Abr 22, 2013 7:49 pm

QUIET MIDNIGHT
LA PLAZA ROJA; NOCHE; VADIM
Era como hundirse en lo más hondo de las oscuras aguas. Como si su aliento fuese robado. Cada mañana sus ojos se abrían y lo primero que veían abruptamente era el techo pintado de un blanco hueso. Su cuerpo siempre terminaba jadeante, acalorado aún cuando era invierno. Tal vez debido a las pesadillas, o debido a la ansiedad de un nuevo día. Aún así, su diminuto cuerpo guardaba la compostura tan pronto sus pies tocaban la alfombra y ella se repetía el sutra matutino "Hoy será como ayer, pero diez veces mejor". Y así seguía cada día, intentando sobrevivir en un mundo de arpías y de gente escasa que le haría sonreír. Para alguien como Freyja, que meditaba siempre lo que iría a decir, haber dejado salir algo imprudente y ciertamente estúpido, estaba fuera de sus planes, fuera de ella. Tal vez era producto de que hace mucho no estaba tan relajada, o la falta de sueño. Como fuese, ella solo deseaba ser agradecida y callarse, dejar su boca con el pegamento del silencio y caminar sin decir nada. ¿Acaso era mucho pedir?. Para alguien que había perdido el freno, lo era. Ella estaba siendo derribada por un desconocido. El mundo daba vueltas y nuevamente deseo ser una mota de polvo y pulular por el viento, sin nada que la abrume.

- ¡ No lo estoy ! Pe-pero... - Tartamudeó ¿Qué le diría?. ¿Que no podía confiar en las palabras de un hombre?. Eso sonaría incluso más extraño y daría pie a muchas conjeturas que Freyja no querría desenredar. Sus labios se callaron entre un suave trémulo y los mordió suavemente, dejando que se humedecieran y no que agrietasen por el frío seco. Y nuevamente empezó a buscar excusas para que él entrase en razón, pero no encontró ninguna. ¿No sería mejor decirle que no confiaba porque siempre le habían traicionado?. No, porque esa no era una excusa, la morena sabía que no se podía etiquetar a todas las personas por la falla de una, eso sería egoísta, y Freyja estaba lejos de serlo, o al menos, lejos de ser una persona que señalase con el dedo. Aún así, allí estaba, dudando de sus palabras solo por ser un hombre... No, dudando porque era demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué respondería a eso?. ¿Se reiría de ella? ¿La consideraría patética?. Joder, ella estaba conteniendo sus lágrimas y se las tragaba haciendo que se marease ¿Acaso él no se daba cuenta?. Esperaba que no, porque sería demasiado vergonzoso para alguien con cierto orgullo como la nórdica.

Ciertamente ¿Qué haría esa persona preciada en esos momentos?. No lo sabía, ciertamente, tampoco podría ponerse en los zapatos de otro porque ella era ella, y aunque en un principio Freyja había propuesto ser la suplente de su hermano, ella no podría suplir a nadie, porque las personas importantes nunca tendrían sustitutos. Y entonces una punzada le abrumó haciendo que su rostro se volviera suavemente melancólico, tal vez, volvía al rostro de siempre, pensativo, taciturno, porque así era ella, muchas veces comparada como un ser del bosque, siempre con ese semblante de añoranza ¿Pero qué añoraba ella?. ¿Libertad?. No, ella añoraba algo más, algo que la sintiese llena, tal vez el ser importante para alguien, o simplemente extender sus alas y salir del rango posesivo de su hermano. Quien sabe, ella después de tantos años, aún no encontraba la respuesta. - Realmente me han dado ganas de conocerlo... - Susurró, sonriendo de forma tímida, aunque más que una sonrisa, parecía ser una mueca forzada y torpe.

Detrás de tanta maraña oscura, entre cada brecha que sus hebras castañas formaban, ella podía ver el rostro serio de Vadim. Por algún motivo, le había recordado a... ¿quién?. A nadie, porque nadie había sido tan directo y sincero. Recibir algo a cambio, descanso, seguridad, amabilidad. ¿Cuánto más cabría en el castaño?. No lo entendía, y tal vez eso le asustaba, porque lo que no tenía explicación le aterraba, porque siempre terminaba haciéndose ideas en la cabeza, siempre buscando una respuesta que nunca llegaba. Porque cuando de personas se trataba, ella era una tonta ignorante. Aún así, sonrió suavemente, aunque todo desapareció cuando el ruso señaló con la cabeza al hombre, y ella se congeló, alzó la mirada y se irguió dejando la pose semi curva que llevaba. Su sangre se le fue a los talones y sintió un frío que le recorrió la espalda. Lo más probable es que ahora pareciese un poco mayor, totalmente asustada. Y en su cabeza vinieron imágenes de una infancia oscura que intentaba borrar. Ella se quedó estática, blanca, tan pálida que todo rastro de rubor se había ido de su mágico rostro. - Va- - La voz no le salía y ella comenzaba a perder el aliento. Miró la tarjeta y luego a Vadim, entonces la tomó y lo agarró de la manga - ¡ Vayámonos entonces! - Dijo, casi en un masculleo, y para seros sincera, tal vez y lo dijo en su idioma natal y no de forma que él le entendiese. Aún así, lo jaló, torpemente, con las manos temblorosas. Pasó la tarjeta por la máquina nuevamente jalando al dueño con cierta ansiedad. - Yo... lo odio... realmente lo odio... - Su cabeza estaba gacha mientras y mano libre abrazaba su cuerpo y sus dedos se engarrotaban en la manga de Vadim - Porque la gente quiere hacer daño... no lo entiendo... y lo odio... - Musitó, casi en lágrimas amargas que caían delicadamente por su rostro. Ella tenía miedo, ella estaba asustada, ella simplemente hablaba para sí, intentando buscar una respuesta a tantas incógnitas y lo único que quería era cerrar los ojos y esperar a retroceder el tiempo y volver a la plaza, bajar con él en la parada justa y darle una sentido gracias.





avatar
Freyja A. Milošević

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Mar Abr 23, 2013 6:11 pm

Vadim la miró un momento, haciendo girar la tarjeta en su mano mientras esperaba su respuesta. Y sinceramente, el castaño no se esperó aquella reacción. Las palabras que pronunció le sonaron tan extrañas que pensó que las había inventado, cuando en realidad era el idioma natal de Freyja. -¿Ah? - Fué lo único que atinó a decir, antes de sentir que le agarraba fuertemente de la manga del abrigo. Bien, se había decidido. Una sonrisa de victoria apareció en su rostro, y le dirigió una mirada enojada al sujeto sentado más allá, para dejarle en claro que sabía exactamente lo que estaba haciendo. La mayoría desistía cuando se daban cuenta de que los habían pillado.

Trastabilló un poco al ser halado por ella, y atravesó la máquina justo antes de que se cerraran las puertas. Y tenía razón, ella podía ser bastante decidida cuando se lo proponía, porque ahora le estaba obligando a seguirle el paso con una fuerza que él no habría creído posible. Comenzó a caminar a su lado, observando cómo se aferraba a su manga de una manera que él creía, era probablemente incómoda. La miró sin entender al escuchar sus palabras, y se lo pensó un momento, mientras salían de la estación de metro.

Se detuvo afuera, observando las calles oscuras - Puede ser porque a ellos les han hecho daño, y quieren hacer daño de vuelta, no lo sé - Respondió finalmente, observando la mano que aún estaba agarrada de su manga. El castaño la tomó con cuidado y la encajó entre su brazo y su cuerpo - A mi tampoco me gusta la gente que hace daño, pero no todos son así. Yo no soy así - Se encogió levemente de hombros, mirándola al rostro. Y sólo entonces notó las lágrimas que rodaban por sus mejillas. Ella tenía una historia, de eso estaba seguro, pero no era algo que pudiese preguntar así como así. Si le afectaba de esa manera el simple hecho de ver a una persona con malas intenciones, imaginaba que la experiencia no debía de haber sido buena para ella. Y quizás era mejor dejar las cosas así por el momento.

Él tuvo el impulso de abrazarla en aquel momento, pero se frenó al recordar que no le gustaba mucho el contacto físico. Así que estiró su mano libre y se las secó con el dorso en silencio, antes de volver a guardarla en el bolsillo de su abrigo. - Así que, ¿Hacia dónde vamos entonces? ¿Izquierda, derecha, derecho?- Le preguntó con una media sonrisa, intentando animarla un poco con la simpleza de sus acciones.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Freyja A. Milošević el Miér Abr 24, 2013 3:43 pm

QUIET MIDNIGHT
LA PLAZA ROJA; NOCHE; VADIM
Ella se convenció que no era débil y que los errores del pasado eran motivos para no volver a cometerlos. Tal vez por eso es que ella se había encerrado en una cúpula de pensamientos propios, ajenos a lo que el resto pensase o dijese. Freyja había recorrido un largo camino para llegar a donde estaba y no tenía que retroceder por la amargura del pasado. Lo hecho, hecho estaba y no tenía porqué sacarlo a colación, aún así, la morena sabía que habían cosas que no podía superarlas tan fácilmente, y aún así, intentaba evitar cualquier rastro de recuerdos que pudiesen dañarse. El rostro de Freyja se contrajo en una sorpresa cuando sintió la mano de Vadim tomarla con cuidado, y le sorprendió aún más el que no le molestase su contacto, aunque podría decirse que en ese instante, no estaba totalmente en sus cabales como para poder protestar por el más simple contacto. Tal vez si la hubiese tratado bruscamente ella hubiese entrado en modo histeria, y lo hubiese atacado irracionalmente, pero sus palabras habían calado hondo en ella y sólo conseguía más remordimiento por parte de la noruega. ¿Porqué no podía ser tan comprensiva y flexible como el nativo?. — Porque no te han dañado — Dijo sonriendo, algo aliviada, aunque aún mantenía el temor en su pecho, arañando su caja torácica en irregulares latidos. Ella sólo seguía la lógica que Vadim le había planteado, el daño lo producían para aliviar el dolor. ¿Entonces ella debería hacer el mismo daño que le hicieron?. Y el pensamiento le estremeció hasta las entrañas, ella no le desearía ese pánico, ese dolor, esa suciedad a nadie, absolutamente.

El contacto del dorso del castaño hizo que ella lo mirase detenidamente, aún con los cabellos desordenados en su rostro, que eran alejados con el roce de su piel. Extraño, tal vez si ella hubiese tenido un hermano, hubiese deseado que le protegiese, o un amigo como él, o quien sabe, tal vez también era así con Misha, era demasiado agradable y le daba una paz placentera a la morena. Mordió su labio inferior y suspiró, llevando rápidamente su mano libre hacia su mejilla, secando el resto de lágrimas y suspirando pesadamente, nerviosa. — Sólo ves mi lado vergonzoso... es... frustrante... — Confesó, sonriendo, bajando la mirada, nerviosa. Miró a ambos lados, intentando ubicar cual sería la dirección a tomar, y entonces recordó que debía decirle la verdad. Ella lo miró fijamente, como buscando la respuesta en el rostro del muchacho, y terminó por resignarse. Suavemente quitó su mano del cuerpo de Vadim y jugó con sus dedos — Krovgrek... — Murmuró y cerró los ojos, sonrojada, esperando algún regaño, o lo que fuese.

avatar
Freyja A. Milošević

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Jue Abr 25, 2013 1:35 am

Por que no te han dañado Vadim la miró por un segundo. Algo le había pasado para que se comportase de aquella manera. Las personas no eran naturalmente tímidas, no a ese extremo en aquella etapa de la vida. Pero no había nada que él pudiese hacer al respecto; no en ese momento. Sonrió al ver que ella acababa de secar sus lágrimas, pues al parecer había conseguido calmarla aunque fuese un poco. Negó con la cabeza, quitandole importancia al asunto - No es vergonzoso; es bueno desahogarse de vez en cuando - Respondió el castaño, resfregándose las manos para abrigarselas un poco.

El castaño la miró fijamente cuando ella hizo lo mismo, sin entender qué era lo que le quería decir. Levantó levemente el brazo para permitirle retirar el suyo, y la miró algo aturdido por un par de segundos cuando mencionó el nombre de la universidad. ¿Le había mentido? Se podrían haber bajado en la estación anterior, y probablemente ya estarían en el interior del recinto educacional. Oh, esperen. Eso significaba que ella era compañera suya. Tendría sus razones para haberle mentido, y se las respetaba. Él estaba entusiasmado ante la nueva revelación, y olvidó el asunto enseguida. La podría ubicar en la universidad, pues su facultad no quedaba tan lejos de la propia. No perdería el contacto.

Dió un par de pasos en dirección a una de las grandes avenidas que limitaban con la universidad, y se puso de espaldas - ¿Vienes, compañera? - Le preguntó con una amplia sonrisa, mientras comenzaba a caminar sin dejar de mirarla. Vadim no se haría problema por algo como aquello, a diferencia de ella que por su rostro podía adivinar que estaba esperando el enojo y regaño de su parte. Un par de minutos más, un par menos, ¿Qué importaba? Quizás había sido mejor así. Vadim había descubierto un par de cosas nuevas sobre ella desde el incidente de la máquina del metro hasta ese preciso momento. Según él, aquello valía mucho más que simplemente haberla dejado en la entrada de la universidad y de ahí cada uno por su lado. Ahora él quería conocerla más, porque sin duda había despertado su curiosidad.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Freyja A. Milošević el Jue Abr 25, 2013 1:14 pm

QUIET MIDNIGHT
LA PLAZA ROJA; NOCHE; VADIM
Su hermano estaba obsesionado con sus lágrimas, tal vez por eso a ella le asustaba el llorar, aunque aquel recuerdo vago lo había enclaustrado en un rincón oscuro atado con grilletes. — No con alguien que a penas conoces — Dijo, picando un poco en la herida, encogiéndose de hombros, restándole importancia a la sequedad de su comentario. Nuevamente aquella barrera se erigía, poco a poco, haciéndole una mujer dura que intentaba mantenerse en una sola pieza, después de todo, ella no podía esperar que Vadim fuese su pegamento, o su soporte, ella debía mantenerse en sus propios pies y sonreír a aquellos que apreciasen de verdad a a la morena. Freyja lo sabía, y por ende, su sonrisa la guardaba exclusivamente a aquellos que se lo merecían. Como al castaño, por ejemplo. Ella estaba segura que Astrid pegaría el grito al cielo cuando se enterase y aún más, pediría toda clase de detalles que, por supuesto, Freyja omitiría. No le hacía gracia ir contando que un desconocido, buen samaritano, terminó por ver los peores lados de ella, sería demasiado vergonzoso y recordarlo le haría sentir una gran carga en sus hombros.

¿Uh? — Ella se había quedado anonadada, tal vez confundida y con ciertas lagunas mentales, entre un debate de saber cual era la realidad y cual era el retorcido juego de su mente. Y aún así le siguió torpemente, caminando con cuidado de no enredarse con sus propios pies, como era la costumbre. Sus mejillas estaban sonrojadas y ella no paraba de mirar la espalda de Vadim, tal vez porque en ese momento se sintió protegida o porque tal vez estaba demasiado confundida por la peculiar manera de ser de él que ni siquiera se dio cuenta de que iba dando saltadas inocentes. Y afortunadamente se detuvo con una risa contenida al escuchar "compañera". Lo eran, y al menos respetó ello, al menos no se había enojado. Al menos, al menos.El alivio casi podía hacerle flotar y entonces ella sintió todo el mundo ligero, como si pudiese respirar con normalidad. Corrió con gracia hacia el lado de él, abrazándose a sí misma mientras titilaba un poco a falta de la bufanda. Ella sonrió, un poco más suelta y bajó la mirada — Siento mentir, solo no quería que... no quería que te vieras involucrado con alguien como yo... — Musitó casi en un balbuceo torpe.


avatar
Freyja A. Milošević

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Vie Abr 26, 2013 8:48 pm

Cuando vio que la castaña corría hacia él luego de la leve pausa, Vadim retomó la marcha sonriente. Él mismo sentía que se le había quitado un peso de encima, porque así era como las cosas tenían que ser. El ruso tendía a siempre imaginar las situaciones de una manera perfecta; cómo debían ocurrir las cosas para que toda la escena fuera bella. Cuando las cosas no salían como él las había imaginado, generalmente porque olvidaba el hecho de que las decisiones no dependían sólo de él, se desilusionaba. Y la vida, últimamente, había decidido que muchas cosas no salieran como se esperaba.

En este caso, para su suerte, las cosas habían salido de una manera muy parecida a la imagen que tenía en su mente. No igual, porque el incidente de la máquina del metro no estaba en sus planes - ni la peculiar personalidad de la castaña tampoco -, pero muy parecidas. Y él estaba satisfecho y alegre de nuevo, por lo mismo. Siguió caminando en dirección a la universidad, con la mirada fija en cómo se veían las farolas a aquellas horas de la noche. Desde su punto de vista, le daban un aire misterioso a la ciudad, y le gustaba. Metido como estaba en su mundo, no notó que Freyja tiritaba levemente por el frío.

Escuchó sus palabras mientras se detenía en una esquina para esperar la luz verde que les permitiera cruzar. Fijó su mirada en los pocos automóviles que transitaban a aquellas horas - ¿Con alguien como tú? ¿A qué te refieres? - Le preguntó, observando la luz cambiar. Vadim retomó la marcha - ¿Por qué no querría involucrarme contigo? Yo creo que eres especial - Respondió con total sinceridad, escuchando el sonido de sus pisadas acompañarle. Giró el rostro para mirarla un segundo con una sonrisa en el rostro - Por ejemplo, mira eso - El castaño retiró su mano derecha del bolsillo de su abrigo, y apuntó a una mujer que se encontraba en el balcón de su departamento, fumando un cigarro con un pequeño libro en la mano - Dime qué piensas acerca de ella, y luego te diré lo que veo yo- Le dijo sin detener sus tranquilos pasos, mientras él mismo se armaba una imagen de lo que estaba viendo. El ruso no se demoró mucho en hacerlo: Se pasaba el día entretenido con esas cosas, por el simple hecho de que él siempre las veía de una manera distinta a las demás personas.

Y le gustaba ser así de distinto.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Freyja A. Milošević el Vie Abr 26, 2013 9:28 pm

QUIET MIDNIGHT
LA PLAZA ROJA; NOCHE; VADIM
El panorama que le brindaba Moscú era muy diferente al de Oslo. Normalmente, el blanco rodeaba cada tramo de las calles, aglomerándose en las esquinas, haciéndose montículos con los cuales los niños jugaban y los peatones esquivaba. Eran muy comunes las luces de las farolas, que siempre terminaban cambiando su color al reflejarse en los adoquines de las avenidas. El sonido de la gente trotar en Moscú era incluso diez veces más fuerte del que se podía apreciar en Oslo, tal vez porque en invierno, la capital del país nórdico vivía en un completo turismo andino o porque simplemente el frío era incluso más calante que el de Rusia. Como fuese, Freyja agradeció la vista que se dibujaba frente a ella, y maldijo en su fuero interno el no haber traído consigo una cámara, así, tal vez al llegar a casa podría plasmar todo en un papel, que aunque sería un dibujo amateur, aún así lo atesoraría como todo lo que ha dibujado con anterioridad. Su polaroid estaría llorando en su cajón al no haber podido captar instantáneamente todas las luces que desfilaban sin prisa con cada paso que ella daba. — Ummm... ¿sjeldne, merkelig? — Intentó recordar la palabra para describirla, pero sólo pudo soltar palabras en su idioma natal. Frunció su ceño, frustrada, intentando hacer memoria de una palabra que pudiese entenderse. Siguió pensando, retrasándose en la caminata por lo que tuvo que volver a correr para lograr ir al paso de Vadim. Piernas largos, pasos largos. Piernas cortas, pasos cortos y torpes. Ella no podría seguir notando las pequeñas diferencias que anotaría en su cuaderno y, si le daban los ánimos, podría hasta dibujarlos. Sus mejillas se sonrojaron cuando la amabilidad del ruso le golpeó de lleno y ella no supo qué contestar, por lo que bajó la mirada con timidez. Freyja no estaba acostumbrada a los elogios, ni a los cumplidos, ni siquiera a los "te ves bien". Ella nunca se preocupaba por su moda, o por su personalidad, mientras ella estuviese en paz consigo misma, nada tenía que destacar. — ¿Especial? Supongo que... debo decir... ¿gracias? — Torpemente, alzó la mirada, después de haberse quedado muda. Freyja no podía seguirle el ritmo con tanta facilidad, pero al menos, a diferencia de muchas veces, ella lo estaba intentando.

Sus ojos viajaron hacia la mujer y entonces la observó fugazmente, y volvió su mirada a Vadim. ¿Qué estaría pasando por esa mente de irlandés?, porque sí, Vadim le recordaba a esos cuenta cuentos irlandeses que vivían de las historias y el mundo les parecía tan brillante como un arcoiris, colorido y vívido. Extraño, pero ciertamente dulce. Aún así, ese pensamiento se lo guardaría para sí, odiaría ser malinterpretada nuevamente. — Umm... Una mujer... de mediana edad... ummm... — Frunció sus ojos, intentando poder ver nítidamente la imagen que él deseaba que mirase... pero era imposible, no con los ojos inútiles de Freyja. Ella mordió su labio inferior y se quedó en silencio. No podría responderle, no cuando no podía alcanzar a ver más que una silueta bizarra humeante. — Lo siento... — Se disculpó y suspiró — No puedo ver bien... así que, a breves rasgos... solo veo una mujer fumando... — Se expresó, encogiéndose de hombros, nuevamente, frustrada por mostrar esos lados vergonzosos.



avatar
Freyja A. Milošević

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Dom Abr 28, 2013 7:31 pm

Vadim continuó caminando sin detenerse, observando a las pocas personas que transitaban a esas horas por las calles. Era día de semana, así que mucha actividad tampoco habría más tarde. Volvió a meter su mano en el bolsillo de su abrigo, mientras escuchaba sus palabras - Hmm... mujer de mediana edad... sí - Comentó mientras volvía a mirar a la persona que fumaba. El castaño ciertamente veía algo distinto, y por alguna razón, había creído que quizás ella le respondería algo distinto. Pero al parecer, había una razón para su respuesta.

El castaño la miró con las cejas alzadas - ¿No ves bien? - Sí, bueno, si no veía bien tampoco podría decirle qué era exactamente lo que pensaba acerca de esa persona - ¿Y no usas lentes? - Le preguntó con curiosidad, mientras cruzaba la siguiente calle aprovechando que ningún vehículo parecía venir. Lo lógico sería que si ella no veía, utilizase lentes o bien lentillas, porque andar caminando por ahí así sin duda era peligroso. Vadim se perdió otro par de segundos en sus pensamientos, antes de darse cuenta de que él no le había dicho que veía con sus ojos.

Volvió a mirar al frente, fijándose en la entrada de la imponente universidad. Estaba abierta, con el guardia nocturno vigilando. - Yo vi también a una mujer de mediana edad fumando. Pero tenía un libro en la mano. Así que lo que en realidad vi, es quizás a una persona que disfruta de las artes y aprovecha la tranquilidad de la noche para apreciarlas mejor. Y probablemente ella vea las cosas de manera distinta a las demás personas, porque lee - Sí, el pianista le había creado toda una historia a esa persona en base a lo que había visto. Quizás estaba equivocado en todo, quizás no. Pero el punto del castaño algo tenía que ver con ello - Uno ve lo que quiere ver. Yo por ejemplo, siempre veo cosas que las demás personas quizás no ven. Y pienso que tú también las ves a veces. Por eso creo que eres especial - El ruso cruzó la calle por la mitad, pues no le veía el sentido a esperar a la siguiente esquina para el paso de peatones. No venía nadie, de todos modos.

El guardia, que ya le conocía por todas sus salidas nocturnas, le saludó con una sonrisa y un ademán de mano. Vadim hizo lo mismo y entró al campus de la universidad - Pero bueno. ¡Mira! Misión casi cumplida, bienvenida de vuelta a Krovgrekh - Anunció sonriente, con ambos brazos en el aire. Caminó un par de pasos más, hasta el punto en donde se separaban los caminos dependiendo de a qué facultad te dirigías. Vadim se detuvo una vez más, tratando de recordar a dónde era que tenía que ir ella - Humanidades... ¿Cierto? - Preguntó Vadim, mientras señalaba el camino que daba a aquella facultad.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Freyja A. Milošević el Dom Abr 28, 2013 10:39 pm

QUIET MIDNIGHT
LA PLAZA ROJA; NOCHE; VADIM
Se me han... caído.. — Explicó, concisa y sin dar más tiempo a preguntas, después de todo, ella odiaría tener que evadir las razones por las que sus lentes se habían caído. ¿Debería decirle que fue porque había huido de un depredador? No, vendrían más preguntas por sus absurdas analogías, así que lo mejor era no darle espacio, no darle yardas que zancar con preguntas. Y afortunadamente, la mente de Vadim parecía trabajar a gusto con cada respuesta de ella, o al menos, hasta el momento él no había tocado un punto de no retorno, uno de esos que mucha gente suele tocar y hacen que la morena se escabulla y termine mostrando un lado cortante, un mecanismo de defensa contra intrusos que quieren lastimarla con recuerdos que ella evita y enclaustra en su interior más oscuro.

Yo leo, mucho, y, ciertamente, ves las cosas desde otra perspectiva, aunque... pienso que si fumas y eres letrada, estas contradiciendo una naturaleza poco convencional... — Dijo vagamente, encogiendo sus hombros. Su hermano fumaba, y el mejor amigo de él también. Ambos eran inteligente, ambos eran reyes de los negocios, pero su salud respiratoria había decaído pese a que leían y leía, pese a que se empapaban con cualquier tema. Al menos, Nyklaus había terminado de esa forma. Si su hermano había dejado de fumar, de leer, o de quien sabe qué, ella no lo sabía y prefería no indagar en su peligrosa curiosidad. Ella había pasado de él desde hace años y las cosas seguirían así. — Supongo, aunque puedes estar equivocado. — Dijo detenidamente, sin mucho alarde. ¿Especial? ¿Ella? Nuevamente apareció esa sonrisa incrédula que ella ocultaba con el dorso frío de su mano. La Universidad ya estaba tragándolos y ella miró al guardia quien, por supuesto, no la habría reconocido, pero esa noche ella había salido corriendo, gritando al guardia que la dejase salir y entonces ella al mirarlo se ruborizó y con su mirada pidió disculpas.

¿Ah? Oh... — Reaccionó ante la voz del ruso y miró su facultad a lo lejos — Amm... en realidad... — Masculló — A los dormitorios — Corrigió — Pe-pero creo que de aquí puedo ir sola... — Tartamudeó — ... ¿Qué debo decir en estos casos?... supongo que un gracias bastaría pero... creo que no es suficiente... — Bajó la mirada ocultando su rostro bajo la cortina achocolatada y jugó con sus dedos, esperando una respuesta, ansiosa.


avatar
Freyja A. Milošević

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Vadim A. Kozlov el Miér Mayo 01, 2013 2:05 am

¿Se le habían caído? Bueno, probablemente estaría en proceso de reemplazarlos. La miró un momento, tratando de imaginar cómo se vería con lentes, pero no conseguía hacerlo. Tendría que verlo con sus propios ojos. Asintió levemente, ladeando el rostro - Pero... bueno, hay algo... no sé, algo bohemio acerca de fumar mientras lees. Yo lo encuentro artístico, pero es lo que creo yo - Sí, el castaño fumaba de vez en cuando... pero más por el hecho de que le gustaba hacer formas con el humo, más que por el hecho de disfrutarlo en sí. Cuidaba de no dañar sus vías respiratorias, pues la respiración era casi tan importante como interpretar una pieza en sí. Si no respirabas, la música no salía.

El castaño se rascó la barbilla, aún mirando las posibles direcciones. Su facultad quedaba hacia la izquierda, así que quizás la de humanidades quedaba más hacia... - ¿Hm? - Vadim la miró un momento sin entender. ¿Los dormitorios? Oh, cierto. Ella no tenía clases a esas horas, era él el caso especial. La escuchó atentamente, pues hablaba tan suavemente que a veces se le escapaban algunas palabras - ¿Segura? Bueno, ya estamos adentro de la universidad. Territorio conocido - Le sonrió, mientras se lo pensaba un momento. Para él, con que le diera las gracias estaba más que satisfecho. Su ayuda era gratis, siempre lo había sido.

Vadim le sonrió y negó suavemente con la cabeza - No es necesario nada más. Estoy contento de haberte podido traer sin... bueno, muchos contratiempos, a la universidad - Respondió sinceramente, cambiando el peso de su cuerpo de una pierna a la otra - Así que, Freyja, supongo que nos veremos por aquí. Generalmente ando de un lado para otro, así que no sería extraño que nos topáramos de nuevo. Que te vaya bien con las clases, y recuerda reponer los lentes - Dijo el castaño a modo de despedida con una amplia sonrisa, mientras comenzaba a retroceder lentamente. Miró el reloj de la universidad rápidamente, y sonrió de nuevo. Estaba justo a tiempo para su siguiente ensayo.

Alzó su mano en el aire y la sacudió para despedirse una última vez, antes de irse caminando rápidamente hacia su facultad. Le esperaba toda una madrugada de ensayo, pero ya se haría el tiempo para juntarse con Freyja después. Total, tenía su... no. Se frenó. No le había pedido el número, lo había olvidado. Volteó el rostro para ver si seguía allí, pero no tenía tiempo de devolverse. Se maldijo internamente, ¿Cómo se le podía haber olvidado algo como aquello? Suspiró resignado, y retomó la marcha.

Ahora tendría que encontrarla si es que quería volver a hablar con ella.



Vadim Kozlov
×
FichaRelacionesCronología

avatar
Vadim A. Kozlov

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 23
Localización : En ningún lugar y más allá(?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiet midnight (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.